exclusiva: la nueva colección cápsula de msgm

Hablamos con el diseñador Massimo Giorgetti sobre MSGM p.m., una colección cápsula que recuerda las raíces de la marca.

por Clementine de Pressigny
|
15 Diciembre 2016, 11:05pm

Massimo Giorgetti es la prueba de que construir una carrera exitosa en lo que estás destinado a hacer no siempre tiene que ser por la ruta convencional. El diseñador de 38 años, que aprendió por su cuenta, detrás de la marca súper exitosa con base en Milán, MSGM —y el Director Creativo más reciente de Pucci— empezó estudiando contaduría hasta que la atracción por la moda se hizo imposible de ignorar. Ésta lo llevó a trabajar en el piso de una boutique de ropa, lo que le asentó un entendimiento muy práctico sobre lo que los clientes querían usar. Pronto, su amor y talento natural por el diseño era muy evidente, y eso, combinado con el espíritu emprendedor de Massimo, lo llevaron a una alianza con el Paoloni Group en 2008 para crear MSGM. La marca comenzó, convirtiéndose rápidamente en un éxito mundial que no muestra signos de dejar de crecer.

Massimo siempre es atrevido en su enfoque y no piensa disculparse por ello —en cuanto al negocio y el diseño— y cree que el disfrutar lo que hace es esencial para el éxito de la marca. Por lo que cuando tuvo el capricho de crear una colección cápsula, así lo hizo, y MSGM p.m. nació rápidamente. Massimo no es alguien que posponga las cosas. Hablando por teléfono desde su locación actual en Nueva York, explica, "Decidí hacer la cápsula en poco tiempo —en dos semanas, y creamos la colección en cuatro semanas". Manteniéndose fiel a su carácter distintivo de encontrar algo divertido en el trabajo, dejó que el proceso fuera uno juguetón. "¡Realmente me divertí! Pasé un buen momento al trabajar en esta colección", dice. "A veces los diseñadores, incluyéndome, nos tomamos mucho tiempo para pensar y pensamos demasiado sobre cada colección, por lo que puedo decir que no tuve que pensar mucho con esta colección, fue muy divertida y orgánica".

La buena vibra natural del diseñador puede ser atribuida a su crianza en Rímini, en la maravillosa Costa Adriática en Italia. "De donde vengo, todo es sobre el positivismo. Siempre que regreso a Rímini y Riccione —ahora vivo en Milán— es realmente diferente, las personas son felices, positivas, disfrutan la vida", dice Massimo. "Amo mis orígenes porque son sobre simplicidad y alegría, hay una actitud de comodidad —las personas ahí realmente aman divertirse, comer, beber. ¡Nos gusta todo!".

Eran recuerdos de noches que pasó en bares y clubes de su ciudad natal los que le dieron a Massimo la banda sonora de la colección cápsula. La música siempre ha sido algo importante en su proceso de diseñar, y MSGM p.m. no fue la excepción. "Claro que la música es el primer aspecto importante —realmente me ayuda a relajarme y liberar mi mente, y para esta colección pensé mucho en las salidas nocturnas de cuando tenía 20 años, cuando vivía en Rímini", dice. "Recuerdo que pasé noches asombrosas oyendo a Basement Jaxx, los Chemical Brothers —particularmente la canción Hey Boy Hey Girl, ese es el estado anímico.

Durante los pasados seis años de colecciones, la chica MSGM claramente ha pasado por una evolución, pero esta nueva cápsula fue una oportunidad para que Massimo regresara a las raíces de la marca. "Las primeras colecciones eran sobre vestidos muy cortos y faldas, y creo que eso va acompañado de mucha actitud", dice. "Las colecciones más recientes han sido más masculinas, y no quería cambiar la progresión de MSGM porque me encanta la evolución, por lo que decidí traer de nuevo este tipo de actitud en una cápsula que está más enfocada en las prendas para la tarde y la noche —pero no todo es para usarse en la alfombra roja".

¿Dónde pasa el rato la chica MSGM p.m.? "Está en el teatro, podría ir a un restaurante, a un club —disfrutar de un buen cóctel. Me encanta el Duke Hotel —podría estar ahí. Pero de igual manera ella va a pasar el rato en casa de su amiga. Ella es segura, despreocupada". Un brindis por eso.

Credits


Texto Clementine de Pressigny
Fotografía Stefano Galuzzo