Publicidad

conoce a los 'third culture kids' de australia

La fotógrafa Atong Atem habla con i-D sobre los hijos de los migrantes africanos que viven en Australia sobre confrontar su identidad como un 'otro'.

por Emma Do
|
25 Mayo 2016, 10:20pm

Photo by Atong Atem

Atong Atem es una estudiante de artes que vive en Melbourne y toma fotos explorando las identidades culturales de migrantes africanos de primera y segunda generación en Australia. Sus imágenes se enfocan en Third Culture Kids, quienes han crecido en una crisis de identidad perpetua. i-D habló con ella sobre vivir entre dos culturas, y desenmarañar las historias coloniales complejas de su hogar.

¿Cuándo incluiste en tu trabajo la identidad cultural y racial?
Siempre he estado haciendo arte centrado en lo africano, o con la mirada hacia el colonialismo, la raza y el género. Me interesé en eso desde muy joven por haber venido a Australia como migrante. Estás obligado a confrontar tu identidad como "otro" casi desde el principio. Soy del Sudán del Sur, pero mi familia migró como refugiados por Etiopía cuando yo tenía seis años, vivimos en un campo de refugiados en Kenia. 

Recuerdo haber dibujado retratos de mi familia en la primaria. Todos los demás usaban el crayón color durazno pastel, así que yo también usaba ese. No fue sino hasta que una maestra me confrontó y me preguntó '¿Por qué no estas usando los crayones color café?', cuando comencé a cuestionarme y a pensar en mi posición dentro de la cultura y la sociedad australiana. Estaba tan avergonzada que ni siquiera reconocía mi identidad en los colores que utilizaba. Tomé la decisión de solo utilizar colores café —eso se convirtió en mi exploración de la negro más tarde en mi vida.

Más de i-D: El camino del migrante: documentando la búsqueda de una vida mejor

Tu serie se trata de los Third Culture Kids. ¿Qué significa eso para ti?
Hay días en los que siento que conozco mi identidad y me siento muy fuerte con ella, y luego hay días en los que pienso '¿quién soy en este mundo?'. Creo que está bien reconocer que mucha gente tiene esas experiencias —no solo en relación a la identidad cultural, pero género y sexualidad y lo que quieren hacer en la vida. Ser un Third Culture Kid, significa reconocer que hay un espacio que existe entre la cultura de donde somos y la cultura donde vivimos. No me siento lo suficientemente sursudanésa, ni lo suficientemente australiana. Tengo que aceptar que nunca seré ninguna de las dos: esas ideas son completamente fabricadas desde fuera de mí misma. Para muchas personas que se dan cuenta que existen en ese espacio intermedio, es un poco inquietante, porque no eres ni uno ni lo otro. Pero al ser un third culture kid puede ser lo que tú quieras.

Tus fotos son en sets casi diseñados por completo, ¿tú también hiciste eso?
Sí, lo hice. Lo que me pareció interesante dentro de mi investigación fue las maneras en las que las cosas que fueron incrustadas por los colonizadores europeos se habían vuelto tan profundamente adaptadas dentro del país al que las trajeron. Mis fotos imitan las fotografías de estudio que fueron introducidas a muchas partes de Africa por los británicos.

En cuanto comencé a subir las fotos la gente me decía: "Mira, son justo como las fotos de mis abuelos en India". Suena reduccionista decirlo, pero la tela con impresión en cera que he utilizado para los fondos de mis fotos han llegado a ser representativas de África ahora. Estas telas que son muy comunes en muchas partes de África y que son vistas como pertenencias culturales de esos países, las llevaron los holandeses después de haber ido a países como Indonesia. La historia del colonialismo está de algún modo borrada. Las telas son representativas de la colonización holandesa, pero están profundamente arraigadas en la identidad africana de hoy.

El Internet verdaderamente ha permitido que la gente de color exprese sus identidades visuales, pero también se ha convertido en una mina de oro para que estas estéticas se vuelvan tendencias. ¿Qué es tan seductor de esa apropiación?
Siento que es muy político y un acto enorme que la gente de color afirme su identidad de maneras fuertes y obvias. Creo que es algo muy bueno e importante. Pero que la gente blanca tome lo que nosotros utilizamos como identificadores de nuestra cultura y los exhiban por ahí es muy irrespetuoso y denigra nuestras experiencias. 

Muchas personas blancas, jóvenes y mayores, están buscando crear una especie de identidad, porque para ellos, su identidad nunca es cuestionada. La suposición es que es siempre lo blanco hasta que haya otra identificador puesto sobre ella. Esa es la manera en la que opera el mundo por su historia de colonialismo. Cuando la gente que es de fuera, es la gente que se considera "otra", intenta apoderarse de nuestra identidad y verdaderamente formularla, no es visto como el acto de rebelión o resistencia que es —es visto por ellos como una especie de cosa relacionada a la vanidad personal. La apropiación cultural se lleva la profundidad de este tipo de actos rebeldes. La apropiación cultural es una novedad para ellos, los hace sentirse únicos y diferentes.

Más de i-D: Conoce a los fotógrafos explorando la identidad africana

Credits


Texto Emma Do
Fotografía Atong Atem

Tagged:
africa
Australia
Cultura
migrantes
Atong Atem