Publicidad

De niños, Nickelodeon; de grandes, Raymondstock

Raymondstock es un festival de música del cual se respira autenticidad y muchas ganas por crear un foro para bandas que no tienen cabida en otros eventos. Todo un día, generado por jóvenes que quieren pasarla bien y crear un movimiento que haga que en...

por Monse Castera
|
24 Octubre 2014, 3:45pm

Ana Hop

¿Cómo se te ocurrió hacer Raymondstock y por qué?

Se me ocurrió porque antes tocaba en una banda que se llamaba Déficit de Atención (D.D.A.), la pasábamos cotorreando y tocando, y empezamos a conocer a más gente que estaba involucrada en esta onda de la música. Decidimos hacer una tocada grande y llamarla festival e invitar a Grooms de Brooklyn. Grooms pertenece a Death By Audio, una disquera y una tienda de pedales que lleva como 10 años existiendo, de hecho Sonic Youth y mucha de esa gente ruidosa noisera, usa sus pedales Y pertenecen a esa disquera. Nos gustó el resultado y lo repetimos al siguiente año. Así nació este proyecto.

¿Eso cuándo fue?

En 2012 -y antes- estuvimos haciendo tocadas grandes y atascadas, con un buen de bandas, pero Raymondstock, como tal, fue hasta el año pasado.

¿Cómo iniciaste en la música?

Desde chiquito me gusta mucho la música. Siempre fui adicto a la televisión, no quería ir a la escuela, ni jugar futbol, ni hacer nada, más que ver televisión. Me tocó una época muy bonita, por ejemplo, a mediados de los 90 empecé a ver Nickelodeon y veía Pete y Pete. Me acuerdo que la canción de apertura, la tocaban los Polaris y fue mi primer acercamiento a la música, cuando dije "me encanta, es lo mejor que hay en el mundo." Luego por ahí de 1998 o 99, que salió Limp Bizkit, también me enamoré y dije "que buena banda, yo quiero ser como Fred Durst cuando sea grande," (ahora me arrepiento de ese pensamiento) pero no fue como hasta el 2000 que me compraron un bajo y lo empecé a medio tocar. Después conocí a Sonny y a Gabo y les propuse formar una banda, y ya… empezamos a tocar, solo por tocar.

¿Cuál fue el resultado del primer Raymondstock?

Nos juntamos, invitamos a todas las bandas, todos pusieron de su parte. Por ejemplo, Samuel puso la locación, que fue un kinder. Luego, entre las bandas, Los Blenders, Los Macuanos y el Ritualz, juntamos el equipo [de sonido] y entre todos nos aventamos el festival. Tuvo mucho de ese espíritu de hacerlo tú mismo y de chavo enojado como: 'ah yo también quiero hacer mi festival', entonces lo empezamos a armar. Las bandas, sobre todo, pusieron mucho espíritu y energía; fue la suma del esfuerzo de todos. El desmadre estuvo bien chido, no pensé que llegara tanta gente... era un atasque de cientos de personas. Todos tiraron buena onda y mucho cotorreo.

¿Cuánto costó la entrada?

Cincuenta pesos.

¿Cómo caracterizas la música que seleccionas para el Raymondstock?

Me gusta mucho la onda de la música. La selecciono pensando en una variedad de proyectos, que no sea un solo género. Yo creo que (y esto es más mi debraye) muchas veces ha faltado crear escenas, por ejemplo, en Estados Unidos siempre han existido los punkarros. Todo lo que pasaba alrededor del Shoegaze en Washington, todo lo que fue Matador Records. Intento seleccionar a las bandas que estén más activas, que representen lo que está sucediendo ahora o sean parte de un movimiento. Lo principal es que toquen bien, o mejor dicho, que a la gente le gusten.

¿Este movimiento qué es?

Es un reflejo de lo que está pasando. Por ejemplo, va a a tocar Lao con su proyecto que es Dj Hotmale, él representa estas dos partes, la de la ciudad y la de la música electrónica, un poco lo que hace con N.A.A.F.I y con Éxtasis Records, lo que lo hace un representante de este momento, en esta ciudad. Van a tocar Los Blenders, que son representantes del DIY, pero también del Garage y de la música independiente mexicana joven. Va a tocar Buried Under Stars que son como el Pavement de Satélite, ellos son parte del movimiento de los suburbios de México, tienen una disquera y hacen un festival que se llama Sir Francis Fest, pero con bandas como Avocados, ese es todo un movimiento que está pasando en los suburbios como Satélite. Esta Eva y John que son representantes de Garage, pero de Perú, y no me refiero a representantes como "de las olimpiadas", sino como a la gente que yo veo y siento que está activa y comprometida con esto, como los Dance Your Name All Stars que hacen fiestas una vez al mes, con talento de todo el mundo.

¿Cómo los has encontrado?

Muchos son mis cuates o los vi tocar, otros por internet, otros son amigos de alguien. Hay muchas formas de encontrarlos. Large, por ejemplo, me los contactó un amigo, les hablé y decidieron jalar. John Jake es amigo de internet de Lalo, me gustaron sus videos y los raps chistosos que hace y lo invité.

¿Estas tocadas suceden mucho en la ciudad?

Sí, justo este año hay un movimiento raro, porque después de 2010 muchas de las bandas en México, DF, Tijuana, Monterrey, hacen tocada tras tocada y como de 2012 para acá, el mercado ha puesto el ojo sobre la música independiente. Entonces sí hay tocadas, pero unas son por parte de una industria y, por otro lado, está el movimiento en el que cada quien hace sus tocadas.

Todas estas personas que forman parte de estos movimientos de la industria de la música independiente ¿pueden llegar a vivir de esto?

La idea es que algún día se pueda. Y son proyectos que valen mucho la pena. Estoy seguro que pueden vivir de su música, pero no hay que perder de vista que en principio, las bandas independientes hacen música por pasión y no por ganar dinero, aunque sí con su talento pueden ganarlo, está muy bien, pero es una evolución y algo que se da poco a poco con el paso del tiempo. Por ejemplo, Raymondstock, el año pasado, fue un festival 100% independiente, hecho totalmente con recursos que pusimos los organizadores y se dio en un ambiente de ayudar y promover por esa pasión a la música independiente que nos une a todos. Este año, sin embargo, Raymondstock está recibiendo apoyo de patrocinadores, esto nos habla de que a la gente le gusta, a las marcas les interesa el movimiento independiente y eso contesta a tu pregunta. Si los demás lo voltean a ver, les gusta, llama la atención, es seguro que a la larga se puede vivir de ello, porque de la mano de eso, viene el crecimiento, pero hay que pasar por todo el proceso, no es de un día para otro, es un trabajo y hay que hacer grandes esfuerzos, por ejemplo, ahora todos tenemos una doble vida como súper héroes, en el día tenemos un trabajo y en la noche, somos músicos o promovemos el movimiento musical, y es ese esfuerzo es el que a la larga deja frutos.

¿Cómo elegiste a las bandas del extranjero y cómo fue el acercamiento con ellas?

Del extranjero viene: Rapid Loss de Canadá, Young Jake de Los Ángeles, Skin Town de Los Ángeles, Picture Plane de Nueva York, Eva y John de Perú, igual y otro que no me acuerdo. El acercamiento fue igual, todo entre bandas que nos gustan y que podemos contactar por correo. Nada más fue mandarles la invitación, hablarles del proyecto y que se sumaran por gusto.

¿Cómo ves a Raymondstock en el futuro?

Espero que crezca y se vuelva un festival de culto, al que toda la gente quiera ir.

¿Por qué para chavos raros?

Nada más se me ocurrió, pero más como un chiste, aunque sí tiene un poco de sentido. Con esto no quiero excluir a nadie del festival, porque todo mundo está invitado, pero es como para este tipo de gente que creció viendo Nickelodeon, Mtv, que les gustaban las patinetas, las caricaturas, las tiras cómicas, siento que somos un grupo, tal vez no raro, pero sí especial. También es acerca de la gente que rodea el cuadrante del centro de la ciudad de México, que es gente muy específica, con gustos muy particulares. Raymondstock no va dirigido al mismo público al que van a otros festivales tamaño monstruo y traen actos que a la gente ni le interesan. Es para un público que sabe muy bien lo que le gusta.

¿Va a haber chupe?

Claro, de todos los colores y sabores.

¿Cuéntame otros proyectos de todo México que te gusten y que sientes que tienen el mismo espíritu que Raymondstock?

Me gusta Carafia Puta de Tijuana que es la banda de Juan Carlitos de Unsavi, ellos hicieron una tocada que se llamó Carnavalito Peligroso y tomaron toda una calle de Tijuana y fueron bandas de Punk de Alemania, Guatemala, ese tipo de actividades me gustan un buen, porque es una banda que por tocar, genera contactos con más bandas y hace iniciativas sin necesidad de un intermediado, eso está padre. Me gusta mucho lo que hace N.A.A.F.I en el DF o Maligna, Dance your Name, Los Grises, los colectivos de Punk que no tienen nombre, pero todos tienen bandas muy chidas. En el sur me gusta mucho lo que está pasando en Mérida, cuando existía todavía Perse y todas las bandas que lo rodean. Me gusta mucho, mucho mucho lo que pasa en Tijuana, y pues obviamente en Monterrey, pero ahí ya tienen cosas más grandes. También me gusta lo que esta pasando por California, tienen mucho espíritu Punk y muchas cosas divertidas, en Mexicali por ejemplo.

Credits


Texto Monse Castera
Fotografía Ana Hop