Publicidad

chad moore captura la inagotable energía de ny

Al mismo tiempo que sale su nuevo libro, i-D se pone al corriente con el fotógrafo sobre su impresionante y espontáneo trabajo.

por Paige Silveria
|
08 Julio 2015, 3:50pm

Chad Moore quien es conocido por sus fotografías de amigos en momentos a veces exuberantes, y a veces profundamente privados, acaba de publicar su tercer libro, June. Organizado por color, el libro presenta 31 imágenes recientes que incluyen coloridos retratos de la juventud del downtown neoyorquino llenos de nostalgia.

Moore es originario de Florida, y comenzó a fotografiar jóvenes mientras viajaba por Estados Unidos en su bicicleta de BMX. Desde que se mudó a Nueva York en 2008, ha estado tomando fotografías diariamente en los bares del Lower East Side y en las azoteas de Chinatown. Como uno de los asistentes de Ryan McGinley, se vio envuelto en una gran familia de chavos del downtown. Para conmemorar este nuevo trabajo, Chad nos platica sobre su libro, sobre porque Nueva York es el epicentro de la vida artística y cómo encuentra el aspecto humano en cosas tan simples como el cielo.

¿Por qué crees que quedaste tan cautivado con las imágenes de la cultura joven de Nueva York?
Antes de mudarme aquí, me gustaban mucho las imágenes de Patrick O'Dell que publicaba en su sitio Epicly Later'd. Eran simplemente tomas hechas con una Canon Elph, pero hacían ver a Nueva York como este lugar mágico a donde ibas cuando no encajabas en ningún otro. Ese sitio estaba en un pequeño lugar del Internet, pero ahora Nueva York es una marca propia. Si eres una persona creativa, parece ser que es el único lugar en el cual estar. Amo Nueva York, ha sido el centro del universo para mí (y para todos) por tanto tiempo, además de que hay chicos haciendo cosas increíbles ahorita, pero no tengo que estar necesariamente aquí para tomar mis fotos. En verdad disfruto ir a Europa y después regresar a Nueva York como si fuera una vacación. Creo que tienes que forzarte a extrañar un poco la ciudad.

¿Ha cambiado mucho tu estilo de vida desde que te mudaste a Nueva York?
Mi estilo de vida ha cambiado en cuanto a que he comenzado a aprender qué es indispensable para hacer mi trabajo y qué no necesito. He aprendido a moderar cosas que antes ni se me ocurría hacerlo. La gente puede ver mis fotografías y pensar que no hay control, que solo son tomas al azar, y algunas sí lo son, pero requieren de mucha precisión y mientras me vuelvo más grande he ido aprendiendo donde empieza y termina ese control. Creo que también tiene que ver con pensar en que sigue, cómo evolucionar.

La naturaleza y el desnudo salvaje de Synchrodogs

Describe June, tu más reciente trabajo.
Hice un libro el año pasado llamado Anyone in Love with You Already Knows, con una editorial alemana llamada Dienacht. Es bastante extenso, son 158 páginas que incluyen gran parte de mi trabajo en Nueva York y algo del de Europa. Quedé muy satisfecho con el resultado y quise crear algo nuevo y seguir trabajando inmediatamente. En verdad, la manera en que tomo fotografías se rigen por una narrativa y toma mucho tiempo poder hacer una recopilación. Empecé a pensar que pasaría si hiciera un libro intermedio que no necesitara tanto una justificación narrativa. Pensé en varias fotos en las que había estado trabajando e ideas sobre lo que el libro debería de ser. Mandé algunas imágenes nuevas a mi buen amigo Philip Cronerud, que es un increíble diseñador y me sugirió acomodarlas por color. Funcionó muy bien porque volví aleatorio el proceso de secuencia, ¡algo con lo que generalmente sufro por no ceder el control! Después me acerqué a otra amiga, María Candanoza, que acababa de abrir una tienda de libros de arte, Object_ify, para ver si le interesaba publicarlo. A María le gustó la idea y se le ocurrieron varios detalles interesantes, como los posters en impresión risográfica que pueden ser removidos y remplazados en la parte interior.

La semana de la moda masculina vista a través de las fotos de un modelo

¿Por qué decidiste incluir paisajes?
Los paisajes simplemente parten de la idea que había mencionado antes, solo trato de evolucionar. Siempre he hecho fotos de otras cosas además de personas, aunque me interesan mucho más los retratos. Me gusta generar esa conexión. Pero me empecé a cansar de esperar a que esa energía sucediera, comencé a pensar en las cosas a nuestro alrededor que no son humanas y que pueden poseer ese tipo de energía.

¿Cómo crees que tus imágenes sigan evolucionando?
Mi trabajo siempre tendrá los mismos elementos, pero conforme continúo haciendo fotos, me voy volviendo más consciente de lo que quiero en una imagen y de cómo afectará al espectador. Últimamente he hecho fotos compuestas por mí mismo, sin poses, pero sí uso a un sujeto en una situación y capturo su reacción.

Echa un vistazo a lo mejor del Festival de Fotografía de Arles

¿Podrías describir tu foto favorita?
Qué difícil. Soy bastante sentimental, así que tengo una conexión hacia todo mi trabajo. Una imagen a la que todo el mundo constantemente regresa es a la de Olivia (Black Eye). Conocí a Olivia a través de Nicky Lesser, cuando nos mudamos a Eldridge Street. Olivia vivía enfrente, así que terminé tomándole muchas fotos, esta en particular fue de un Halloween hace unos años. Estaba tratando de encontrar a mis amigos al llegar a una fiesta y conforme me fui acercando, vi que los de seguridad sacaban a Olivia, por alguna razón idiota. Cuando miré su cara traía como parte de su disfraz un ojo morado, me pareció muy bonito. Creo que muchas personas la ven como una imagen violenta pero para mí es todo lo contrario.

Los desnudos prohibidos de Ren Hang

Credits


Texto Paige Silveria
Fotografía Chad Moore

Tagged:
Cultura
Chad Moore