opening ceremony se pone retro futurista para otoño/invierno 2016

Inspirados por el icónico ilustrador de ciencia ficción Syd Mead, Carol Lim y Humberto Leon encontraron un equilibrio entre lo muy, muy lejano y el aquí y ahora.

|
feb. 15 2016, 7:19pm

¿Existe una especie de club de moda de ciencia ficción que se reúne en el campus de la UC Berkeley? La universidad de California ha producido unos futuristas especialmente elegantes, incluyendo a Patrik Ervell (cuyo idioma de menswear específico está versado en un modernismo técnico aunque romántico). Las diseñadoras de Rodarte, Kate y Laura Mulleavy, también son egresadas. Nos han cautivado con visiones mágicas y femeninas de un mundo feliz (y, en una ocasión, tomaron un viaje envidiable al archivo de Star Wars). Ayer por la noche, Carol Lim y Humberto Leon decidieron que querían participar de la diversión de ciencia ficción de sus antiguos compañeros de clase y mostraron una colección de Opening Ceremony arraigada en el retro-futurismo.

"Carol y yo habíamos estado hablando acerca de todas las películas de ciencia ficción que crecimos amando, por lo que decidimos contactar a Syd Mead que hizo un montón de dibujos para Blade Runner y Tron y Alien", dijo Leon. El siempre curioso dúo entrevistó al artista para desarrollar su historia, pero descubrieron que la ropa en sus ilustraciones no eran de una inverosímil galaxia distante. Mead no solo hizo comisiones para películas de culto, también dibujó ciudades para la planificación urbana. "Me dijo: 'Cuando dibujo personas y prendas de vestir tiene que ver con la realidad: lo que mis amigos usan. Cuando dibujo un entorno tiene que ver con el futuro'. Creo que eso realmente alimentó cómo pensamos esta colección", explicó Leon. "Sí, nos estamos acercando a la idea del futuro, pero realmente queríamos que hubiera una realidad en la ropa".

Esa ropa le rinde homenaje a Mead no solo en la incorporación de sus ilustraciones en los vestidos y camisetas, sino también en su visión del futuro como, en parte, familiar. Lim y Leon no hicieron muchas conjeturas conceptuales; mostraron lo que nos interesa en este momento. Tejidos holgados cayendo del hombro, siluetas rectas y fuertes, mezclilla (sí, los jeans probablemente todavía existan en 2100) y botas por encima de la rodilla. Los diseñadores pusieron un énfasis especial en el desarrollo de telas de esta temporada, lo que resultó en una brillosa serie de jacquards tejidos. "Queríamos que esta mujer fuerte y femenina se sintiera empoderada", dijo Leon. "Así es como las personas que nos rodean se quieren sentir".

Más de i-D:

Como tan a menudo lo hace, la escenografía jugó un papel importante en comunicar los pensamientos generales de la colección. Pier 90 estaba lleno de naves espaciales y aerodeslizadores plateados inflables con estilo de los años sesenta que ascendieron desde una alfombra de color naranja brillante conforme se apagaban las luces de la sala. Los objetos eran divertidos, pero su volumen y kitsch tenían un propósito. "En los clásicos escenarios de película de ciencia ficción, había una gran idea sobre una vibra lo-fi y hi-fi", dijo Leon, y tiene razón. Las películas a las que hace referencia fueron creadas sin la tecnología CG de hoy, sin duda, pero también son productos de una era previa a que las películas de ciencia ficción se volvieran grandes éxitos con grandes presupuestos atrayendo a un amplio público. Antes de que la primera iteración de Star Wars (su presupuesto fue de unos míseros $11 millones de dólares) debutara en 1977, la ciencia ficción todavía se consideraba de nicho y nerd. "Con la nueva Star Wars, J.J. Abrams habló sobre grabarla de una manera que se sintiera como el formato antiguo", dijo Leon. "Nosotros no queríamos hacer cosas que se sintieran como que somos súper futuristas o robóticos y locos, sino remontarnos a algo auténtico".

Las 10 películas de ciencia ficción con más estilo de todos los tiempos

Chromat otoño/invierno 2016: lencería optimizada con LEDs.

Credits


Texto Emily Manning
Fotografía Jason Lloyd Evans