jean paul gaultier por fin ha hecho realidad su sueño de la infancia

A las puertas del estreno de 'The One', una producción teatral con un vestuario diseñado por Jean Paul Gaultier, hablamos con el diseñador sobre las influencias que se esconden tras las prendas que ha creado para la obra.

por Nadja Sayej
|
05 Octubre 2016, 8:24am

De niño el diseñador de moda francés Jean Paul Gaultier quedó fascinado por el teatro. Recuerda acudir a algunas de las salas más célebres de Francia y, nada más abrirse las cortinas, fijar la vista en el vestuario extravagante mientras escuchaba la música a todo volumen sentado cerca del escenario, desde donde podía incluso oler los polvos de maquillaje de los bailarines. "Me quedé embelesado", explica Gaultier mientras toma un café en el Diva Café, situado en el Friedrichstadt Palast, el teatro más antiguo de Berlín. Se le ilumina la cara. "Desde niño, siempre soñé con trabajar en una obra de varietés".

Gaultier ha conseguido por fin cumplir su sueño de infancia. El 6 de octubre se inaugurará la producción teatral The One en el Friedrichstadt Palast de Berlín, para la que Gaultier ha diseñado 500 trajes adornados con 150.000 joyas de Swarovski. La brillante, glamurosa y excéntrica producción ha contado con un presupuesto de 11 millones de euros.

La trama no narrativa, dirigida por Roland Welke, se desarrolla en una escena de una fiesta underground, muy propia de Berlín. Durante la noche, uno de los jóvenes de la fiesta se aparta del resto intentando encontrar a su alma gemela. "Si no fuera diseñador de moda, haría algo como esto", dice Gaultier, caminando por entre los trajes colgados en el backstage del palacio.

Lee: Un recorrido por la carrera de Jean Paul Gaultier
Lee: Los vídeos para entender la moda de los 90

La primera persona en la que Gaultier encontró la inspiración para convertirse en artista fue su abuela, que le introdujo en el mundo de la moda. Desde entonces, se ha ganado un hueco permanente en la industria y ha vestido a estrellas de la talla de Madonna (fue el diseñador de su mítico sujetador cónico), Marilyn Manson, Beyoncé y Kylie Minogue. 

Sus diseños mezclan ropa de calle, cultura pop y extravagancia, y han llegado a personificar la estética marinera. Al igual que ha puesto a modelos tatuados sobre la pasarela, Gaultier también ha utilizado rallas y tatuajes de marinero para el vestuario, aunque nunca en ese contexto.Parece como si hubiera estado esperando toda su vida este momento, un deseo que se remonta a cuando tenía tan solo nueve años. 

El diseñador reconoce que no era como la mayoría de los niños: "Sentí un gran rechazo por parte de los otros niños del colegio porque no jugaba al fútbol", dice. "Me llamaban 'la chica', aunque no era una chica". Un día hizo un dibujo de una niña con medias de rejilla y plumas y su profesor le castigó. "Pero a los otros niños les gustó y me pidieron que hiciera más", explica. "Desde entonces, mi sueño fue poder hacer algún día un espectáculo de varietés".

Así que el año pasado, cuando Gaultier visitó el Friedrichstadt Palast para ver The Wyld -del diseñador francés Thierry Mugler- no pudo contener sus palabras cuando conoció al director. "Normalmente, si alguien no me pregunta no digo nada", asegura. "Pero no, esta vez hablé. Quizás ahora que ya no hago pret-a-porter me siento más libre. Le dije que me encantaría hacerlo y el director dijo '¿Por qué no?'. Y voilà".

Los trajes mezclan lo que Gaultier llama "ropa de club, extravagancia y cosas de mi colección que son verdaderamente yo", dice riendo. "Estilo Gaultier".

También reúne una mezcla de referencias poco convencional. Uno de los diseños muestra a un hombre vestido con un traje de cuero negro de origen indígena, evocando al cantante del grupo, Felipe Rose. "La idea era poner la moda dentro de un contexto de un cabaret de varietés con plumas, se trata de una mezcla interesante", dice Gaultier. "Están los tatuajes que llevo tiempo haciendo. Hay cuero negro, elementos fetichistas, marineros, moda y el palacio. Es un cabaret que vislumbrar la escena de la vida nocturna, muy berlinés".

La inspiración de los diseños también nace de la propia experiencia de Gaultier en la escena nocturna de Berlín. "He ido a Berghain, pero también a otros clubs", explica. "La vida nocturna de Berlín es alucinante, es única; tiene la misma energía que encontrábamos en Londres a finales de los 70 y principios de los 80, un estilo de vida cool y gente bastante maja".

Algunos de los diseños están inspirados en berlineses célebres, como el excéntrico cantante clásico de los 80 Klaus Nomi, que también inspiró la colección de alta costura primavera/verano'09 de Gaultier. También hay una referencia a la reina del punk berlinés Nina Hagen. "Fue la primera punk alemana", dice Gaultier. "Nina Hagen es muy inspiradora". Es un elemento más en el idilio que vive Jean Paul con la ciudad. El diseñador lleva visitando Berlín desde antes de la caída del Muro, y ha visto cómo la ciudad ha pasado de la división a la unificación. "Adoro la mezcla de modernidad y tradición", dice de la capital alemana. "Me encanta cuando puedes observar el paso de la historia".

Sin embargo, The One no es un espectáculo de varietés al estilo de Las Vegas. "El espectáculo mezcla el cabaret y el baile con muchas otras cosas, es un gran espectáculo europeo", explica. Empezó agrupando diferentes estilos de traje que tienen su origen en varias subculturas. "Pensé en grupos de gente diferente: punks, gente tatuada, sadomaso, marineros". Me gusta la historia y la idea de juntar a gente de diferentes grupos sociales. La aristocracia se reúne con la clase trabajadora, es una mezcla que me gusta mostrar en la ropa".

Pero teniendo en cuenta que el Friedrichstadt Palast es uno de los principales puntos de interés turístico de Berlín y que atrae a mucha gente mayor, ¿son las influencias sadomaso demasiado atrevidas para este público? Gaultier, que tiene 64 años, niega con la cabeza como un adolescente rebelde. "No, añadí los elementos sadomaso, la piel y las plumas largas porque me encanta la opulencia y la exageración, dice. "Es exactamente lo que quiero, conseguir algo extremo".

A pesar de su popularidad, el palacio siempre ha acogido funciones de teatro experimental; no es el sitio donde vayas para ver argumentos con una estructura narrativa o un teatro musical tradicional. No hay barreras lingüísticas y la mayoría de las obras son instrumentales. Los espectáculos del palacio son extraños, raros y muy artísticos. En el espectáculo más reciente, The Wyld, una mujer pelirroja puso a unos cachorros teñidos de colores brillantes a saltar a través de unos aros antes de que un grupo de bailarines tomara el escenario con sus bicis BMX. En otras palabras, fue algo completamente inesperado.

Aunque no fue él el que escribió el argumento para la función, Gaultier se mantiene centrado en el teatro. "No es un gran desfile", dice. "Por supuesto, hay moda, pero cuando haces moda tienes que hacer algo que la gente pueda llevar. Esto no es exactamente moda". A Gaultier le hace pensar cómo ve la gente la moda hoy en día. "Ahora la gente ve los desfiles a través de la cámara de su móvil, y los turistas miran el atardecer a través de sus cámaras", dice. "Pero no es tan bonito como lo que puedes ver con los ojos. Este espectáculo lo puedes ver en la vida real, lo que para mí es mucho más mágico. Ahora todo es fotografía digital, pero esto no es virtual".

'The One' verá la luz en el Friedrichstadt Palast de Berlin el 6 de octubre.

Recomendados


Texto Nadja Sayej
Fotografía Sven Darmer

Tagged:
Entrevista
The One
Noticias
teatro
Jean Paul Gaultier
Μόδα