el punk es liderado por mujeres

Puede que el punk esté muerto, pero hay toda una nueva generación de mujeres que lo están resucitando para toda una generación.

por Courtney Iseman
|
23 Febrero 2015, 10:00am

2014 fue un gran año para el punk, en parte gracias al trabajo de la nueva ola de grupos de música creados por mujeres. Perfect Pussy -liderado por Meredith Graves- ha lanzado recientemente su primer álbum Say Yes to Love, el dúo pop-punk de la vieja escuela Slutever ha vuelto a revolucionar a todos con su nuevo sencillo White Flag, White Lung nos ha emocionado con su Deep Fantasy y Childbirth le ha devuelto el humor al género con su I Only Fucked You As a Joke. También ha sido un año de retornos: The Muffs han sacado Whoop Dee Doo y Sleater-Kinney vuelven a los escenarios con No Cities to Love. En una entrevista a Anika Pyle, la cantante de Chumped dice: "En 2014 las mujeres hemos tomado las riendas y le hemos hecho un buen corte de mangas a todos esos hombres que dominan la escena punk".

El punk ha sido invisible para la cultura mainstream durante décadas -¿es que acaso es posible lo contrario?- porque la industria musical se ha encargado de que no prospere. Puede que el grunge sea lo más cerca que hemos estado de ver triunfar una tendencia subcultural de verdad pero, a pesar de eso, el punk está y ha estado siempre en la mente del sector más underground de la sociedad. Un estilo musical que sigue vivo aunque sus integrantes no aparezcan en las listas de éxitos y solo queden unos pocos locales que apuestan por su esencia.

Entonces, ¿por qué se está volviendo a poner de moda? ¿Y por qué las mejores bandas punk de la actualidad están compuestas por mujeres? "Que las mujeres -u otros grupos como el LGTBQ- estén ganando terreno en la escena punk en todos los ámbitos y niveles significa todo un desafío a la sociedad patriarcal en la que vivimos. Para derrocar el status quo tenemos que darle importancia a todas esas voces que han sido silenciadas durante años y conseguir así acabar con el sexismo, la homofobia y el racismo que sigue latente en la sociedad americana" nos cuenta la cantante de The Bags, uno de los nuevos grupos punk con más fuerza de Los Ángeles-.

El punk es mucho más que música: es una forma de expresión para todos aquellos que tienen algo que decir. Un grito de guerra que viene con más fuerza que nunca para toda esa gente que lucha en contra de la injusticia. Parece que en 2015 todavía hay una frustración latente por parte de las mujeres que perciben desigualdades en una escena dominada por los hombres. Meredith Graves de Perfect Pussy no cree que el problema sea que las mujeres se tengan que hacer valer, sino que los hombres deberían poner más empeño en solucionarlo: "Llevo más de 10 años luchando para que me traten como una más, pero ya he dejado de esforzarme. Aunque tocara hasta que se me cayeran los dedos, el 90% seguiría sin tomarme en serio. Las ganas por el cambio ya no son solo responsabilidad de las mujeres: los hombres tienen que empezar a poner de su parte".

La gente considera que las mujeres en el punk son "algo curioso" desde el principio. Sobre sus inicios, Alice Bag nos cuenta: "Me sentía liberada. Era un momento en que todo estaba abierto a una interpretación: cualquier cosa que no fuese comercial y tuviese un punto creativo e innovador podía ser considerado como punk. En el escenario me sentía sexy, poderosa y ni siquiera me acordaba del género".

Vivienne Westwood también fue una de las precursoras de este movimiento gracias a SEX -la tienda que creó junto a Malcom McLaren- y a su estrecha relación con los Sex Pistols. Además de las que todas conocemos -Chrissie Hynde, Siouxsie Sioux, Debbie Harry, Poly Styrene, Lydia Lunch, The Slits y Kathleen Hanna-, hay muchas mujeres que llevan años tratando de acabar con la dominación masculina de la industria. Mujeres como Pleasant Gehman y Hellin Killer que se convirtieron en importantes artistas, escritoras, managers y promotoras. Sus contribuciones al punk fueron de vital importancia pero -aunque solo se les compara con otras mujeres de la escena- sus logros podrían considerarse como grandes hitos en la eterna lucha contra el machismo.

30 años después, todavía queda mucho por hacer. A las bandas de chicas les sigan metiendo en la misma categoría -aunque la industria se crea que es muy progresista por el simple hecho de permitirles su existencia-. Cuando Megan Seling habló con Kevin Lyman -el fundador del Warped Tour- sobre la falta de grupos femeninos de punk en el cartel, señaló con el dedo al Shiragirl stage: el escenario destinado a "grupos de chicas". También le preguntó a Graves sobre su opinión acerca del branding generado en torno a las bandas compuestas por mujeres del que la mayoría está en contra: "Es algo muy relativo. Cuando los hombres usan esos calificativos me resulta muy desagradable. El lenguaje es algo de lo que se habla mucho en los grupos marginales y siempre se llega a la misma conclusión: aunque haya grupos más privilegiados, no podemos permitir que lo tengan todo ni que nos definan como artistas".

Es absurdo que las mujeres que se dedican a la música sean vistas por separado -y más hoy en día-. Algunas de las bandas más prometedoras incluyen mujeres pero ese no es el secreto de su éxito: es su música. Algunos de esos grupos no tratan de desencadenar una lucha feminista pero gracias a su música y a su espíritu punk están ayudando a mejorar la situación. "No estoy haciendo ningún tipo de reivindicación en relación a mi género ni trato de demostrarle nada a los hombres que me quieren arrinconar", explica Graves.

Mientras que muchos críticos siguen comparando -de forma ciega- bandas como Perfect Pussy con The Slits por el simple hecho de que ambas están formadas por mujeres, hay otros que están empezando a hablar de ellas como grandes talentos que están aportando mucho al punk contemporáneo. Plataformas como Pitchfork y Billboard las incluyen en sus listas de "Lo mejor del punk" sin prestarle atención al género. Todas y cada una de las canciones que configuran estas listas lo hacen por su calidad musical y no por otros factores del estilo de "¡Mira! ¡Una chica que canta punk!". Si escuchas a grupos como White Lung y Slutever lo entenderás: son duros, frescos y muy buenos. Y lo mejor: tienen mucho que contarnos.

Credits


Texto Courtney Iseman
Fotografía Paul Hudson

Tagged:
Feminismo
Cultura