anndra neen, siete años de joyería con identidad mexicana

Posiblemente ya habrás escuchado de las piezas de joyería hecha en México usadas por Michelle Obama y Drew Barrymore, pero más allá de las celebridades y las publicaciones, Anndra Neen es garantía de originalidad y hechura compleja en una época en la...

por Monse Castera
|
21 Septiembre 2016, 1:25am

¿Trabajan con el mismo taller con el que empezaron Anndra Neen?
Sí, de hecho nos trajimos a nuestro artesano a la Ciudad de México, ya que vivía a las afueras. Empezamos con dos artesanos y ahora somos ocho en el taller ubicado en la Colonia Juárez.

Háblenme un poco de los artesanos.
Son increíbles. El Maestro Reyes Batalla es un visionario, un elemento al que le puedes dar cualquier inspiración o diseño y te lo hace idéntico. Le damos formas inspiradas en Calder, en otros artistas y te lo puede hacer todo. Nunca dice que no. Tiene un ojo sofisticado y siempre está dispuesto. Una vez hicimos las piezas a escala 5 veces mayor, le dijimos que queríamos hacer esculturas y él quería intentarlo. Aparte, ama su trabajo, lo cual no es tan común con trabajadores de joyería, pero es de esas personas que llega siempre temprano por amor a lo que hace, cumple y cualquier cosa te la resuelve. Los demás integrantes, son chicos que han trabajado con él, la mayoría de la misma familia, primero llegó el hermano, luego el primo y así va creciendo. Son artistas, al final nosotros diseñamos y ellos lo hacen a mano.

Más de i-D: El A-Z de la joyería mexicana

Es importante hablar de la técnica, porque lo que pasa mucho es que el ir a un taller del Centro Histórico a realizar moldes ya existentes es muy común. En el caso de su marca es notoria la evolución artesanal y creativa al seguir trabajando con la misma familia de artesanos durante los últimos 7 años. Sí, y fuimos a visitar al resto de su familia. Estamos muy involucradas con ellos porque han estado ahí desde el principio, es una colaboración de verdad. Sin ellos, Anndra Neen no existiría. Hemos crecido mucho y la marca ha cambiado porque se ha refinado la técnica. Es increíble ir creciendo juntos. A partir de esta experiencia estamos seguras de que el diseño hecho en México puede competir en mercados internacionales. 

¿Qué técnicas utilizan? Son formas muy auténticas, se pueden diferenciar fácilmente dentro de las tendencias del resto de las marcas que han nacido en la última década.  Cuando empezamos en el mercado no había nada como esto, nos lo decía todo el mundo. Para empezar, todo está hecho a mano en México, lo que queremos hacer es combinar la técnica mexicana con un diseño contemporáneo global.

¿Cómo hacen el martillado?
Son horas de martillar a mano. Por ejemplo, con la bolsa de jaula, la técnica es soldar tira por tira.

¿Cuáles son los materiales principales?
Alpaca y latón. Todo es custom jewelry, aunque si hemos trabajado en plata y oro. Eventualmente queremos hacer una línea de joyería fina.

¿Qué se necesita para ser una marca que se produce en México pero que tiene una gran presencia internacional? ¿Cuál es el proceso de trabajo? Control de calidad y el estándar internacional aplicado al diseño y la artesanía mexicana. Tienes que tener una visión fuerte que resalte, porque hay mucha competencia, entonces tu visión tiene que ser consistente y fuerte. En realidad, es cómo la posicionas, nosotros lo hicimos desde el principio de manera muy cuidadosa. Empezamos en ciertas tiendas, como se veía muy diferente la gente la recibió bien, pero es estar en ciertas publicaciones y puntos de venta. Poquito a poquito, orgánicamente crecen las cosas. Hay muchas ofertas a las que hemos tenido que decirles que no. Creo que las decisiones que tomamos hicieron que la marca fuera más reconocida.

¿Cuál fue su primer presentación?
Fue en 2011, en Milk Studios. Hicimos una presentación en la galería que fue sobre tres generaciones de la familia: los cuadros de nuestra abuela y su joyería, los cuadros de nuestro papá y nuestra joyería. Hicimos jaulas de pájaro enormes y las piezas estaban adentro.

Ese fue un show colectivo, pero en nuestra primera presentación solas, hicimos un Caballo de Troya de 11 piezas donde toda la joyería estaba dentro de la panza del caballo de madera, la panza estaba abierta. Le hablamos a un amigo que trabaja en madera, nos dijo que era una locura, pero lo logró. Vinieron como 3 personas a armarlo y luego le pusimos la joyería en medio.

¿Cuál es el proceso? ¿Presentan y después entran a showrooms?
Sí. Presentamos y viene la prensa, después son las ventas. El showroom es como una agencia y nos representa todo el año. Al principio empezamos por nuestras propias ventas para conocer a nuestros clientes, luego fue trabajar con showrooms y ellos te representan todo el año y se encargan de vender la colección.

Creo que sí te funciona el showroom si es de alguien que te sabe representar, que está detrás de tu marca y que la entiende. Es funcional para gente que tiene joyería y que quizás no tiene todo el acceso a tiendas. Por ejemplo, a nuestro showroom entran 50 tiendas al día que quizás nosotras no conocemos y así se abren puertas y territorios, como Rusia. En realidad, ellos terminan haciendo lo que tú no quieres hacer tanto, porque lo que tú quieres hacer es diseñar. Cuando empiezas una compañía tienes que hacer de todo y al final tienes cinco segundos para diseñar. 

¿Cuál dirían que fue su primera gran publicación? El New York Times. Fueron los primeros que sacaron nuestra historia.

¿Cuál dirían que fue el primer evento o suceso que las sacó a la fama? 
Para nosotras fue cuando Michelle Obama usó una de nuestras bolsas. Les trajimos la foto a los del taller y la veían, y no podían creer que algo que ellos habían hecho estaba en sus manos.

¿Su inspiración sigue siendo el arte de la época de sus abuelos?
No siempre, es un poco de todo. Sacamos inspiración en la arquitectura, arte, moda, cine, en todas partes. La inspiración puede venir de cualquier lado. Viajamos mucho, tratamos de hacer un viaje de inspiración al año, más o menos. El año pasado fuimos a Cachemira y de ahí sacamos inspiración. Esta temporada está basada en los textiles, en el arte y en el diseño de Roberto Burle Marx, el artista-arquitecto de Brasil. Son diferentes cosas, no estamos atoradas nada más en la época de nuestros abuelos.

Esas piezas son como dibujos, ¿cierto? Esas están basadas en los jardines de Roberto Burle Marx. Él hizo toda la banqueta de Copacabana en Río de Janeiro. Todos esos pavimentos con formas, que son similares a las de estas piezas. 

Más de i-D: Los diseñadores que le dan forma a la moda en México en 2016

Esas piedras de colores, ¿qué son? Es vidrio de Murano, Italia. Los colores fueron los que nos inspiraron, porque se parecen mucho a todo lo que Roberto Burle Marx hizo. Él también trabajó con su hermano y ellos también hacían joyería. Su historia es increíble, entonces también nos relacionamos un poquito con su historia personal.

¿Qué planean en estos momentos? Mucho, de todo. Queremos expandir, queremos hacer joyería y cosas de casa. Nos apasiona muchísimo el diseño y queremos que Anndra Neen sea una marca de estilo de vida. También queremos empezar a vender en línea de una manera diferente.

¿Hacen otra cosa? No, nos dedicamos por completo a esto. Somos muy disciplinadas, nos vemos a las 9 de la mañana todos los días. A veces nos dicen que porque somos hermanas no nos debemos de ver a esa hora. Sentimos que ponerle ese esfuerzo y esa rutina es importante. Puedes decir que hoy ya no veniste o mañana ya llegaste tarde porque es tu propio negocio, pero las dos nos empujamos mucho.

¿Y en qué tiendas en México y Latinoamérica las puedan encontrar? Estamos en Naked Boutique y The Feathered. Nos va muy bien en tiendas donde l@s dueñ@s tiene su propia visión. Hay muchas tiendas donde hay un poco de desconecte entre el comprador, la tienda y los diseñadores. Nos encanta estar en boutiques donde sabes que la persona que es dueña de la tienda viene, y ve, y busca, y compra y descubre.

Si hiciéramos un CFDA mexicano o alguna organización para apoyar el diseño, ¿cuáles serían las primeras cosas que dirían que se necesitan hacer en México para hacer de la moda un negocio? 
Yo creo que ya se está haciendo, pero lo primero es que los mexicanos nos apoyemos. También revisaríamos el tema de la producción, podríamos estar un poco más refinados. Es necesario que el mercado deje de ser tan aspiracional, que solo se quieran comprar marcas conocidas como Gucci, que a nosotros también nos encantan, pero hay miles de personas que están haciendo cosas increíbles que uno puede apoyar. Nosotros tratamos de apoyar diseño mexicano y ponérnoslo, ahorita nos pusimos una marca que se llama Hecho en México que es de ropa de hombre, pero creo que es muy unisex. Es alguien que está tratando de subir el nivel en cuero, en las telas, en la producción. 

¿Han sentido a lo largo de estos 7 años cómo está cambiando, como se interesan más en ustedes y ya les compran las tiendas?
El mundo está cambiando muchísimo con las redes sociales, ya puedes tener tu propia visión afuera del mundo y no dependes tanto de tiendas, de revistas o de otros elementos. Ya puedes tener tu propia voz y plataforma.

Más de i-D: Piedras preciosas en la Ciudad de México parte 1

Credits


Fotografía Francesca Beltrán

Tagged:
mexico
NY
NYFW
Μόδα
joyeria
latin gaze
joyería mexicana
anette stephens
anndra neen
phoebe stephens