de regreso a los básicos en el último día de primavera/verano 2018

En el último día de la temporada primavera/verano 2018 en París, los shows de menswear se conectaron con la tierra, mientras Lanvin le dio la bienvenida al caos, Paul Smith y Alexander McQueen se volvieron uno con la naturaleza, y Kenzo recordó sus...

|
jun. 27 2017, 12:05am

Este artículo fue publicado originalmente en i-D UK

Ahora trata de no emocionarte demasiado, pero la normalidad ha sido una palabra popular esta temporada primavera/verano 2018 de menswear. Podrías darle el crédito a Demna Gvasalia por la introducción de los códigos y valores de Martin Margiela a una nueva audiencia desde que Vetements alcanzó la fama hace tres años: la idea de los básicos retorcidos, el normcore, o como sea que lo quieras llamar. El elevamiento y la celebración de lo ordinario ha sido algo recurrente, desde el propio picnic de Gvasalia en el parque con Balenciaga, hasta las "prendas que ya conoces" de Dries Van Noten y la colección "simplemente humana" de Miuccia Prada. Y no se necesita un título en Psicología para darse cuenta de dónde proviene esta urgencia de normalidad.

Lanvin primavera/verano 2018

"Vivimos en tanto caos", Lucas Ossendrijver dijo después de su show para Lanvin la mañana del domingo en París. "Todo a nuestro alrededor es caos, y en lugar de combatirlo, traté de aceptarlo e involucrarme con él. Y también traté de encontrar belleza en él —poesía". Eligió a los híbridos, fusionando el workwear y la sastrería en atuendos que parecían sencillos desde lejos pero que estaban meticulosamente forjados cuando los veías más de cerca —como todo lo que hace Lanvin. Combinó los dos polos en formas deliberadamente caóticas, permitiendo que el caos entrará de lleno a un lugar donde cobraba sentido. Éste era el estado del mundo condensado en looks completos: "Así es cómo obtenemos información: todos van de una cosa a otra cada cinco segundos. Todos están esperando las noticias más recientes, ya sea del mundo o de la moda. Cada segundo alguien está de moda y alguien pasa de moda —es muy caótico", dijo Ossendrijver.

Lanvin primavera/verano 2018

Aterrizó esa sensación de caos usando sus habilidades artesanales. Muchas de sus piezas estaban hechas a mano, arraigadas en algo real. Pendientes de madera con forma de mano colgaban de los collares, había estampados de rostros aleatorios de turistas en las camisas (fotografiados por Lanvin, y después pintados por artistas callejeros en Place du Tertre), y un accesorio que parecía una pistolera, el cual "no era para una pistola, sino para una flauta". Ossendrijver estaba neutralizando efectivamente la situación, tratando de hacer algo ordinario a partir de lo extraordinario. "Mezclas locas", llamó a sus atuendos, "que, para mí, dan una nueva energía pero con las que todavía podemos identificarnos y son sencillas". La ironía, por supuesto, fue que su resultado fue bastante extraordinario al final de cuentas.

Más de i-D: Rick Owens, Louis Vuitton y Dries Van Noten nos elevan durante Paris Fashion Week

Lanvin primavera/verano 2018

En otra parte de París en el último día de los shows de menswear primavera/verano 2018, los diseñadores capturaron la versión de la moda de 'ir a dar un paseo' —ya sabes, del tipo del que das para calmarte, alejarte del caos, estar en contacto con los elementos—. "No era sobre el hombre conquistando o sobreponiéndose, era sobre ser uno con la naturaleza", dijo Sarah Burton después de su show para Alexander McQueen —el primer show de menswear de la casa en tres años—, el cual transformó arrecifes, piedras y montañas de gran naturaleza británica e islandesa en perfectas chamarras tipo bomber y sastrería de textura intrincada.

Alexander McQueen primavera/verano 2018

El trabajo manual se hacía cada vez más opulento mientras el show se desarrollaba, cada look era más majestuoso que el anterior, pero Burton estaba en lo correcto —esto no se sentía como la marcha del hombre por la dominación, sino como una amalgama entre el hombre y la naturaleza. Difícilmente era el tipo de normalidad que hemos visto en otras pasarelas esta temporada, pero el objetivo era el mismo: un fundamentado escape  de la locura.

Alexander McQueen primavera/verano 2018

"¡Adivina qué! ¡Tiene que ver con el océano!", dijo Sir Paul Smith después de su aventura marinera en el profundo azul, donde los motivos oceánicos sirvieron como la fuerza de la naturaleza que mantiene las cosas arraigadas en la tierra. "En este extraño mundo en el que vivimos, esto es un poco de diversión", dijo el diseñador, y en el último día de los shows, el inconfundible toque de ligereza y brillo que está presente en la experiencia Paul Smith sirvió como un agradable respiro.

Más de i-D: El poder de los sueños es el protagonista de la moda masculina en París

Paul Smith primavera/verano 2018

"A principios de los setenta solía ir bastante a Nueva York y San Francisco, y compraba esas grandes y vívidamente coloridas camisas y las llevaba a mi tienda en mi pueblo natal. La gente venía del norte y las compraba porque iban a salir a bailar el fin de semana y querían usar colores divertidos", recuerda. Actualizó esas camisas estampadas para una nueva generación de chicos que bailan para ahuyentar sus problemas, y las combinó con sus impecables sacos ajustados un poco más largos que el estándar para un look más moderno. "Simplemente pensé que un poco de irreverencia en el mundo en estos tiempos es algo alegre", dijo Sir Paul encogiéndose de hombros, y no podría haber sido más acertado.

Paul Smith primavera/verano 2018

En Kenzo, Carol Lim y Humberto Leon regresaron a las raíces de la casa que representan, haciendo un homenaje al músico, compositor, artista y activista Ryuichi Sakamoto y a la fallecida musa de Kenzo Takada, la modelo Sayoko Yamaguchi, para su unión de las colecciones de menswear y womenswear. El homenaje generó un elenco completamente asiático y una gran cantidad de choques de estampados en vestidos con volantes y todos los atuendos gráficos con los que podría soñar la era digital.

Kenzo primavera/verano 2018

En el lado de los hombres, la sastrería simplificada fue la protagonista —como lo fueron una tropa de atletas, quienes saltaron y escalaron las paredes del patio del Lycée Camille-See mientras Lafawndah cantaba desde una ventana. Si el espectáculo de Kenzo estaba lejos de celebrar la inclinación de la temporada por la normalidad, ese factor arraigante que nos siguió por Londres, Milán y París aún estaba ahí presente, en la conexión de Lim y León con el alma de la casa y la simplicidad de un mundo que hace tiempo que había desaparecido.

Kenzo primavera/verano 2018

Sigue nuestra cobertura de la Semana de la Moda masculina primavera/verano 2018

Credits


Texto Anders Christian Madsen
Fotografía Mitchell Sams