seis impresionantes sets de filmes de horror, de suspiria a the shining

Como 'Suspiria' celebra su 40º aniversario, rememoramos el sangriento clásico de culto de Dario Argento, junto con otras cinco películas de terror que hacen parecer adorables a las pesadillas.

por Emily Manning
|
06 Febrero 2017, 6:25pm

Hace cuarenta años, el maestro italiano del terror Dario Argento estrenó una de sus películas más adoradas, la espeluznante Suspiria . La película sigue a Suzy, una estudiante de ballet estadounidense que se inscribe en la prestigiosa Tanz Dance Academy en Friburgo, Alemania. Rápidamente se da cuenta de que Tanz no es lo que parece cuando una serie de apariciones sobrenaturales (y abiertamente repugnantes, en algunos casos en que hay gusanos) revelan una trama espantosa. Un remake de la película -protagonizada por Dakota Johnson, Tilda Swinton y la Suzy original, Jessica Harper- se estrenará este año. Pero incluso con el director de A Bigger Splash y I Am Love, Luca Guadagnino al frente, será un desafío recrear los elementos más perdurables de Suspiria (aparte de su fenomenal música, por supuesto): su suntuoso diseño de set y su evocadora cinematografía.

En la película, el uso de colores vibrantes -rojos profundos, rosas intensos, azules fríos- y los interiores geométricos de los setenta hacen que se aleje más de la realidad; sus personajes descienden a un mundo de pesadilla que es igualmente sangriento y brillante (lo cual tiene sentido considerando que la principal inspiración de Argento fue Snow White). Los colores de Suspiria fueron más intensos por el proceso technicolor de Argento, la misma técnica utilizada en The Wizard of Oz y Gone with the Wind. Suspiria es una de las últimas películas que se procesaron con esa costosa y tardada técnica (se dice que el cineasta Luciano Tovoli "suplicó" usar la última máquina de tecnicolor en Roma), y debido a ello es mucho mejor. La influencia de Suspiria es evidente no sólo en las películas de terror que le siguieron, sino también en películas que distan mucho de ese género (el plástico mundo alternativo de But I'm a Cheerleader me viene a la mente).

Para celebrar el 40º aniversario de Suspiria, hemos reunido otras cinco películas de terror con tramas espantosas y magníficos escenarios.

The Cabinet Of Dr. Caligari (1920): "Esta lista no estaría completa sin esta surrealista obra maestra", dice el modelo Reid Rohling, un veterano de la pasarela de Gucci y devoto entusiasta del horror, quien guía muchas de mis selecciones escalofriantes hasta los huesos de Netflix mediante la publicación de imágenes impactantes en Instagram. La película muda -una alegoría del autoritarismo alemán durante la Primera Guerra Mundial- sigue a un retorcido hipnotizador que comete asesinatos a través de un agente sonámbulo que actúa en su representación. "Cada toma encapsula el estilo del expresionismo alemán", explica Reid acerca de su icónico y extremadamente distorsionado diseño de set. Las estructuras retorcidas y los paisajes sombríos están constituidos por proporciones agudas y dentadas -representando físicamente los temas de locura, psicosis e irrealidad de la película.

Jigoku (1960): Como un viaje ácido que salió terriblemente mal, el clásico japonés de culto de Nobuo Nakagawa contiene una de las representaciones más hermosas y singularmente aterradoras del inframundo en el celuloide. Titulada 'Los pecadores del infierno' en inglés, Jigoku es una historia de asesinatos, accidentes automovilísticos, secrecía, sexo, culpa y el inframundo. Al parecer, no se esperaba que la película tuviera un buen recibimiento, ya que su estudio de producción, Shintoho, era considerado una fábrica de películas muy sangrientas de bajo presupuesto. De acuerdo con un detrás de cámaras incluido en la edición Criterion Collection de Jigoku, la producción de la película se hizo de forma apresurada, por lo que los extras apoyaron al crew en la construcción de los sets donde ocurren las escenas del infierno, y llenaron de suciedad todo el estudio. Sin embargo, lograron sacar el proyecto adelante. Jigoku está llena de efectos visuales psicodélicos como camas de rosas flotantes y campos de vidrios rotos.

Màs de i-D: Las 9 mejores películas sobre drogas del cine español.

The Shining (1980): Room 237 es un documental de casi dos horas dedicado a explorar las muchas teorías de conspiración sobre uno de los clásicos más de culto de Kubrick. Estas personas se adentran en todo: detalles de fanático acerca del patrón geométrico de la alfombra, y un análisis minucioso de la escena del triciclo, que revela gran parte del interior del Hotel Overlook. Aunque las tomas en exteriores se hicieron en Timberline Lodge en Oregon (que albergará un festival de cine de horror nombrado en honor de The Shining este abril), la mayoría de las tomas interiores se hicieron en sets meticulosamente construidos -los más grande jamás construido hasta ese momento. "Completamente distinto de los interiores polvorientos y raídos que vemos comúnmente en las películas de terror, el hotel que Kubrick concibió es espacioso y moderno", señala Den of Geek. "El set genera tensión no a través de la claustrofobia y los espacios oscuros, sino con techos altos y amplios espacios solitarios".

The Innocents (1961): "Martin Scorsese la llamó una de las películas más escalofriantes de todos los tiempos", señala Reid acerca del thriller psicológico británico de Jack Clayton, basado en la fantasmagórica novela del siglo XIX de Henry James The Turn of the Screw. Su guión fue adaptado principalmente por Truman Capote, quien se llevó a casa el premio Edgar Prize 1962 de la Asociación de Escritores de Misterio de Estados Unidos por la complejidad. En una lujosa mansión en el campo inglés, una institutriz al cuidado de dos niños teme que ellos hayan sido poseídos por las fuerzas del mal, y que su resplandeciente hogar también lo esté. "Las sombras de los grandes pasillos contribuyen a la atmósfera fantasmagórica de este clásico gótico, e igualmente escalofriantes son las tomas exteriores de la mansión en la película -que cuentan con espacios y jardines majestuosos aunque distópicos salpicados de estatuas deterioradas. Parece algo así como un encuentro entreThe Sound of Music y Rebecca, con un poco de la Orphanoriginal, también.

Kwaidan (1964): Roger Ebert llamó a la película japonesa de Masaki Kobayashi, ganadora del Premio de la Academia, "una asamblea de historias de fantasmas que se encuentra entre las películas más bellas que he visto". Kwaidan es una elaborada antología de cuatro mitos no relacionados pero igualmente aterradores. Aunque las tramas divergen, la música experimental de la película y el impresionante diseño de set unen los cuentos macabros en una obra de arte singular que se desarrolla en una atmósfera de ensoñación. Sus imágenes más perdurables quizás se encuentren en su segundo segmento, The Woman of the Snow, que presenta un bosque cubierto de nieve prístina, iluminado solamente por un cielo nocturno azul oscuro.

Credits


Texto Emily Manning
Imagen de Suspiria