¿cómo podemos asegurar que la tendencia hacia la diversidad en la moda es auténtica?

Joan Smalls y Hari Nef nos hablan sobre lo que Nef llama el ‘Día de la Diversidad’, o el casting engañoso de modelos LGBTQ y modelos de color. Entonces, ¿cómo podemos estar seguros que la política de inclusión de la industria no fetichiza a las nuevas...

|
abr. 25 2017, 4:13pm

La industria de la moda tiene reglas muy estrictas para lo que considera 'hermoso'. Los límites cuidadosamente resguardados de la belleza tradicionalmente excluyen a cualquier persona que no sea extremadamente delgada, alta, joven, no discapacitada, cisgénero y blanca. Estas características gobiernan el mundo del modelaje, dictando quién es aceptable y quién consigue los mejores trabajos. En los últimos años, esta rampante exclusión ha sido encarada por algunos de los nombres más importantes dentro del mundo de la moda. Supermodelos icónicas como Naomi Campbell, Iman y Bethann Hardison, por ejemplo, escribieron una carta abierta pidiendo a los diseñadores que dieran un trato igualitario a las modelos de color. "No aceptar a otro basándose en el color de su piel claramente va mucho más allá de una cuestión estética", escribieron acerca de los diseñadores que consistentemente eligen sólo modelos blancas, o que tienen alineaciones abrumadoramente blancas. "No importa la intención, el resultado es racismo", explican.

Tras intervenciones de este tipo, las pasarelas de la Semana de la Moda ahora están bajo estricto escrutinio, y las marcas que excluyen a modelos de color, de tallas grandes, trans y de mayor edad son avergonzadas públicamente. En medio de toda esta atención negativa, la 'diversidad' se ha convertido en una palabra en boga. Un creciente número de estilistas, modelos y activistas están tratando de derribar las barreras que excluyen a la gente a razón de las reglas inventadas de la moda. (Inventadas porque no hay nada creíble o real que diga que la ropa se ve mejor en la gente blanca o que la belleza se acaba después de cierta edad o después de cierto número de kilos).

He Cong en Calvin Klein y Dior otoño/invierno 2016

Esta nueva era ha visto a la modelo con hijab Halima Aden fimar con IMG, a He Cong desfilar en cuarenta y dos pasarelas, Ashley Graham aparecer en la portada de Vogue E.U.A., y a Shay Neary convertirse en la primera modelo trans de talla grande en protagonizar una campaña de moda, para Coverstory. Pero, ¿las marcas y revistas estarán finalmente comprometidas con un cambio real y sostenido, o simplemente están tratando de cumplir un requisito debido a la presión pública?

"Te traen, y es como el 'Día de la Diversidad', y luego te vas a casa", le dijo la modelo Hari Nef a la audiencia en un panel de Business of Fashion. "El Día de la Diversidad es genial -el Día de la Diversidad básicamente paga mis cuentas; pero nunca se trata de algo legitimo, nunca es un contrato, o rara vez lo es", añadió.

Imagen vía @harinef

El cambio que convierte a la diversidad en un juego de números "no se presta para construir una nueva interfaz para la moda que sea inclusiva de manera sostenible -continúa Nef-. Es muy difícil encajar en un molde que no fue hecho para ti -las muestras que no fueron hechas para ti, los contextos visuales que tampoco hicieron pensando en ti -agrega-. Creo que debe haber una mayor conciencia con respecto a quién usa la ropa y por qué está siendo incluido".

Cuando Vogue Francia recientemente puso a la modelo brasileña trans Valentina Sampaio en su portada, fue un momento muy notable para la moda. Pero esto hace que nos preguntemos por qué tomó tanto tiempo que sucediera en primer lugar, y cómo se puede evitar que se trate simplemente de un suceso único. Vogue Gran Bretaña, por ejemplo, mantuvo individualmente a las modelos negras fuera de su portada por un período de doce años entre Naomi Campbell en 2002 y Jourdan Dunn en 2015. Con una porta protagonizada por una modelo negra cada doce años, la Vogue británica no tendrá otra modelo negra en portada sino hasta el 2027.

Gigi Hadid con vía Halima Aden @albertaferretti

"Vivimos en una época en que la belleza viene en diferentes formas, tamaños, razas y edades -dice el fotógrafo Campbell Addy-. Escuchar que la belleza sólo está en una chica caucásica, delgada y de cabello oscuro o rubio es algo duro para mí". Addy estableció su propia agencia de casting y el Nii Journal para tener un espacio en donde publicar el trabajo que no cumple con las normas estandarizadas de la moda.

Más de i-D: ¿Estamos preparados para la diversidad en la moda?

Las redes sociales y el Internet están impulsando el cambio, abriendo oportunidades para que los visionarios de la moda construyan su propia base de seguidores a través de representar el mundo que ven a su alrededor. Es un recordatorio que ejerce presión sobre los medios de comunicación tradicionales diciéndoles que hay muchas maneras de ser progresivo más allá de poner a Theresa May en pantalones de cuero.

Addy cree que la diversidad llegaría con mayor facilidad a las marcas de medios tradicionales si su personal fuera más diverso. "Los cimientos sostienen la estructura -explica-. Si quieres cambiar de manera genuina, tienes que cambiar los cimientos. Tal vez si el personal fuera más diverso, las revistas y las marcas no tendrían que pensar tanto en este tema, simplemente sería normal".

La modelo Kelly Knox, quien abrió el desfile de Teatum Jones en la Semana de la Moda de Londres y recientemente protagonizó una sesión de fotos junto a Juno Dawson para la marca LAPP de su compañera modelo Leomie Anderson, dice: "Hasta que empecé a modelar, nunca antes pensé en mí misma como una discapacitada". Knox, quien nació sin el antebrazo izquierdo, añade: "Ahora bien, no es mi deficiencia lo que me hace diferente, sino la falta de oportunidades debido a mi brazo".

Más de i-D: La agencia mexicana Güerxs presenta su segunda generación

Kelly Knox. Fotografía Simon Clemenger, cortesía de Hey Girl Magazine

Knox cree que la última barrera que falta por romper en la moda es la de los modelos de capacidades diferentes, quienes aún no han tenido su momento. De hecho, la discapacidad aún no está cubierta por los principales sondeos de la Semana de la Moda. "Es el derecho de toda persona crecer con confianza en sí misma y con la total libertad de ser ella misma -explica-. En estos días, muchos jóvenes tienen una gran presión sobre sus hombros para ser perfectos. Su salud mental es importante para mí; quiero que todos sepan que es absolutamente hermoso el que simplemente sean ellos mismos".

El reto ahora es hacer que este cambio se mantenga, para evitar que la industria de la moda vuelva a sus antiguas formas de exclusión casi absoluta. La 'diversidad' no es una tendencia, tampoco es importante porque permite que las marcas cumplan con un requisito, o alcancen un número mayor de ventas, sino porque significa desafiar la exclusión en que la industria de la moda se ha basado siempre.

El 99% de la población no encaja en las normas de belleza inventadas por la moda, y la falta actual de representación constantemente llena nuestras cabezas con mensajes negativos: que no somos lo bastante buenos, y que debemos seguir intentando estar a la altura de esos estándares haciendo dietas, arreglándonos y comprando más ropa, zapatos y productos de belleza.

Cambiar el paisaje visual de la industria de la moda abre un espacio mayor para realmente celebrar la diferencia, en lugar de sólo fetichizarla. "Quiero que la industria de un giro de 360 grados -concluye Campbell Addy-. No sólo en cuanto a lo que vemos, sino en cuanto a la gente que crea el contenido. No se trata de una tendencia, es nuestra vida".

Más de i-D: No sólo se trata de liberar el pezón, se trata de igualdad.

Credits


Texto Tansy Hoskins
Imagen principal cortesía de @harinef