el diario de polaroids de un diseñador nominado al premio lvmh

Armado con una cámara Polaroid, Daniel Fletcher nos brinda una mirada sincera a la codiciada competencia en París y nos habla acerca de sus experiencias recientes dentro del menswear.

|
06 Marzo 2017, 11:25pm

¿Cómo te enteraste de que habías sido nominado al premio LVMH?
Me enteré por medio de un correo electrónico una noche, cerca de la 1:00a.m., un par de semanas antes del anuncio; no hace falta decir que no dormí mucho esa noche y luego tuve la tortura de tener que contener mi emoción hasta que fuera oficial. También recibí un correo de felicitación por parte de Sarah Mower al día siguiente, ella está en el panel y ha sido como una hada madrina para mí en los últimos meses.

Cuéntanos acerca de todo el proceso -¿qué ocurre en la competencia?
Todos llegamos un día antes de la apertura del showroom para organizarnos y a cada marca le asignan un stand. Yo pinté unas rayas en el mío y puse unos muebles cubiertos de lana y palmeras para darle un toque boudoir de los setenta, que reflejara la colección. Luego tuvimos dos días para conocer al panel de cuarenta y cinco jueces, también hubo algunas caras que fueron una sorpresa. Nicolas Ghesquière fue el primero en cruzar la puerta. La última vez que lo vi fue en el ascensor cuando trabajaba en Louis Vuitton, pero estaba lleno, por lo que no entró... así que fue agradable hablar con él apropiadamente esta vez. También hubo un gran cóctel el jueves en el que todos los expertos y otras personas de la industria vinieron a conocernos, hubo muchas sonrisas intensas y apretones de manos.

Más de i-D: Conoce a los diseñadores seleccionados para el LVMH prize de 2017.

Cuéntanos algún chisme exclusivo desde dentro del hotel de diseñadores -fiestas salvajes o ligues de borrachera.
Teníamos tanto trabajo que la acción en el hotel fue bastante moderada. Terminamos a las 1:00a.m. Pedimos que nos llevaran comida a la habitación una noche -pero una vez que todo terminó, el viernes los chicos de Palomo Spain tuvieron una gran fiesta en el sótano de su showroom. Hubo algunas caras afligidas en el desayuno la mañana siguiente, incluyendo a Dilara Findikoglu, ¡que es la única persona que conozco que usa tacones con su pijama!

¿Hay alguna rivalidad en el grupo? ¿Admiras el trabajo de alguien?
Soy un gran fan de Martine Rose por lo que fue un verdadero privilegio ser considerado para el premio junto a alguien a quien admiro tanto. Pero no hubo ninguna rivalidad, los de Londres éramos muchos y ya nos conocíamos, y hubo risas auténticas. Mi stand estaba al lado del de Dilara y Charles Jeffrey, lo que fue bueno porque estudiamos en Central Saint Martins juntos.

Más de i-D: Los graduados de Central St Martins otoño/invierno 2017.

Seguramente conoces a gente como Kendall Jenner y Anna Wintour. ¿Cómo fue esa experiencia y de qué hablaron?
Les conté cómo inicié la marca y les hablé a través de la colección, tomando nota del año políticamente desastroso que acabábamos de tener y de cómo influyó en mi trabajo. Hubo un sentimiento de simpatía mutua entre nosotros con respecto a Trump/Brexit. Me encantó conocer a Karl Lagerfeld, le gustaron mis trajes. Le dije que se vería bien con uno, pero respondió que sólo usa Dior.

¿Cuáles son algunas de las realidades de la venta en París, y cómo se diferencian de Londres?
Realmente hago todas mis ventas en París en lugar de en Londres, ha funcionado de esa manera debido al intenso programa de LFWM. Es demasiado corto como para que todos los compradores vayan a los desfiles y luego hagan sus citas de compra, así que hago un showroom en París durante su Semana de la Moda masculina. Eso también me da un poco de tiempo para reunir la colección después de mi show y calcular mis precios, esta fue mi mejor temporada hasta el momento. Mi colección otoño/invierno 2017 estará en doce tiendas en julio.

Es difícil ser un diseñador incipiente en este momento. ¿Qué ha sido lo más difícil de administrar tu propio negocio?
Es realmente difícil tratar de dividir mi tiempo entre la administración de la empresa y también seguir tratando de ser creativo, y mantenerme al día con las dificultades financieras que provienen del crecimiento del negocio. Necesito tener más distribuidores para que la marca crezca, pero lo más difícil es el flujo de caja, las tiendas me pagan hasta que les entrego, pero yo tengo que pagarle a las fábricas mucho antes de eso.

¿Cuál sería tu consejo para superar algunas de esas dificultades?
Tomar los consejos de las personas que han estado en el medio por mucho más tiempo que tú, y trabajar con un buen agente de ventas que pueda ayudarte a calcular a cuántas tiendas les puedes vender, que se asegure de que son las más adecuadas y que luego negocie los depósitos por los pedidos.

¿Cuál crees que es la mayor amenaza para la industria de la moda en su conjunto?
La educación en la moda está bajo una amenaza particular en este momento, los aumentos en los precios la han vuelto menos accesible y el Brexit amenaza la oportunidad de que los estudiantes puedan hacer internados en el extranjero. Éste fue uno de los años más importantes en mi educación y fue vital en mi desarrollo como diseñador, espero que el gobierno considere esto cuando vayan por su 'Brexit duro' y no terminen con esta colaboración más allá de las fronteras de la que se benefician los estudiantes.

Cuéntanos acerca de tu colección otoño/invierno 2017…
Mi colección proviene de un lugar de frustración después de un año tan políticamente turbulento, sentí que mi voz como joven había sido ignorada así que quise enviar un fuerte mensaje, uno que dice que no estamos preparados para bajar la cabeza. Hay mucha sastrería en la colección, y es resultado de la idea de que si tengo que usar un traje para que me tomen en serio entonces lo haré, pero a mi manera. Por lo cual todos están al revés, en cortes relajados con uniones contrastantes expuestas en todas las costuras. También hay una fuerte influencia de los años setenta en colores marrones, parches de cuero y lana. Los años setenta fueron otra época políticamente turbulenta y quería reflejar el espíritu de rebelión y luchar por aquello en que creían que se dio en se tiempo.

Tu trabajo ha adquirido una motivación política. Si Daniel Fletcher fuera presidente, ¿cuál sería tu primera enmienda?
El primer día revocaría todas las enmiendas de las administraciones anteriores. Entonces me pondría a trabajar en la lucha contra el cambio climático y en la prohibición de los tacones kitten.

La edición actual de i-D promueve el poder del trabajo en equipo. Si pudieras ser parte de cualquier colectivo de personas, ¿cuál sería y por qué?
Todos los finalistas para el premio nos llevamos tan bien que creo que formaríamos un buen colectivo, imagina lo que podríamos hacer si ponemos nuestras mentes a trabajar juntas... aunque no estoy seguro de que funcionaría, pues todos somos muy tercos, que es probablemente la razón por la que todos iniciamos nuestras propias marcas, pero sería divertido trabajar en algo juntos en el futuro. ¡También me habría encantado formar parte de la Generación Beat!

Más de i-D: Sobre por qué la moda de protesta debe durar más de una temporada.

Más de i-D: ¡El nuevo número de i-D: 'The Family Values Issue'!

Credits


Texto Greg French
Fotografía Daniel Fletcher