Publicidad

en 'spa night', los valores tradicionales coreanos se cruzan con la cultura gay

¿Qué pasa cuando un spa coreano —un centro cultural orientado a la familia— se convierte en un sitio para el cruising queer? ¿Y qué pasa cuando eres un joven, estadounidense-coreano aún en el clóset que trabaja ahí? ‘Spa Night’, un filme sobre llegar a...

por Emily Manning
|
22 Junio 2016, 5:46pm

Las casas de baños han existido desde el siglo VI, y han sido locaciones formativas en forjar las identidades queer por casi el mismo tiempo. La antigua tradición griega ha estado viva en Nueva York desde que el Everard Spa Turkish Bathhouse abrió en la 28th Street en 1888. Los escritores Truman Capote y Gore Vidal estaban entre sus clientes más notables. La cultura cruising en los spa ha disminuido desde la elevación de la epidemia del SIDA (cuando el alcalde Ed Koch allanó y condenó varios espacios de salud públicos, Everard incluido). Pero la página de la bella ciudad de Nueva York, Missed Connections, contiene comunicados más que suficientes —desde los Russian Turkish Baths con 124 años en East 10th Street hasta cualquier club deportivo Equinox— para probar que las salas de vapor en los spa aún siguen estando calientes. Al otro lado de Estados Unidos en Los Ángeles, la cultura del spa es similarmente activa. Sin embargo, muchas de estas casas de baños no son rusas ni turcas, son coreanas —frecuentadas en su mayoría por familias y situadas en Koreatown, el enclave étnico con la población más densa de la ciudad. Así que cuando un amigo contó un encuentro particularmente candente que tuvo en un spa en K-town, el cineasta queer coreano-estadounidense Andrew Ahn no estaba seguro cómo sentirse al respecto. 

"Los spas coreanos son una cosa super cultural, familiar para mí, así que al oír que estaban siendo usados para encuentros gay sonó algo sacrílego, pero también algo sexy", Ahn explica. "Como he ido creciendo, ha sido fácil para mí el separar esos dos lados de quién soy. Pero de repente, todo está en un lugar —y más o menos tienes que lidiar con eso". Esta coexistencia compleja de identidades inspiró el primer largometraje narrativo de Ahn, Spa Night.

La propuesta de Ahn de este drama de llegada a la madurez sigue a David Cho, un coreano-estadounidense de primera generación que trabaja en el restaurante de sus padres en Koreatown y quien está luchando silenciosamente para aceptar su homosexualidad. Cuando los Cho ya no pueden costearse el arrendamiento del restaurante, tienen que encontrar nuevos trabajos con el propósito de llegar a fin de mes, y David es alentado a forjar su propio camino. Una bien intencionada (y bien acomodada) amiga de la iglesia, la señora Baek, le ofrece un trabajo de mesera a la madre de David, Soyoung, y alienta a David a aplicar a la universidad —consiguiendo citas con una organización de preparación para los exámenes de admisión, y organizando que eclipse a su hijo, Eddie, en la Universidad del Sur de California (USC). Aunque el paseo a USC no ayuda mucho a las posibilidades universitarias de David, la visita en la madrugada que él hace a un spa 24 horas sólo para hombres —dónde él nota un letrero de "Se busca ayudante"— prueba ser transformador; él toma el trabajo secretamente y empieza a explorar su sexualidad naciente.

Eventualmente, el tiempo de David en el spa lo obliga a tener en cuenta las complejas facetas en contraste de su identidad como un coreano-estadounidense queer, torturado no por el temor al castigo de sus padres, pero recordado a cada vuelta de su amor y sacrificio. La batalla colectiva de la familia pinta un retrato rico en vida contemporánea dentro de una comunidad inmigrante: Ahn entrelaza las iglesias, los restaurantes, los spas, y los clubes de golf (todos ellos locaciones reales de Koreatown) y enfatiza cómo cada institución juega un rol clave en la formación de la identidad. Donde muchos filmes han perseguido los temas del crecimiento personal a través de las luchas con la sexualidad, Spa Night complica la experiencia a través de muchos prismas más ricos: religión, clase, etnicidad, inmigración.

Más de i-D: A-Z del K-Pop

Antes del estreno en Nueva York de Spa Night en el BAMcinemaFest, nos pusimos al día con Ahn y Seo para aprender más acerca de la historia que raramente se muestra.

Más de i-D: Esto es Corea del Sur

La locación es un aspecto tan importante de este filme. Hay que hablar acerca de su desarrollo.
Andrew Ahn: Fue interesante porque el guión empezó solamente en el spa. Fueron como 30 páginas de puro spa antes de que me diera cuenta que se estaba sintiendo muy encerrado. Mucho de lo que estaba interesado en explorar era la identidad coreana y la identidad gay de alguien, así que expandí el filme para que Koreatown se convirtiera en una gran parte de ello. Ahora, más y más personas están pasando el rato en Koreatown —revisando los spas y visitando restaurantes. Pero lo que es un poco triste acerca del crecimiento del turismo en K-town es que aún se siente como turismo; la gente pasa por aquí y se va a sus casas. Hay un perfil más alto, pero no significa necesariamente que Koreatown está siendo realmente comprendida. En Spa Night, llegas a establecerte y vivir en el espacio. Y definitivamente he querido que toque a otras comunidades dentro de comunidades, como la gran población hispánica en Koreatown. Joe habla español fluido, así que fue grandioso el ser capaz de hacer algunas de estas escenas que se sintieron súper K-town para mí.

También filmaste todo en locación.
AA: Tuvimos que ser realmente ingeniosos. Algunos de los spas tenían mucha curiosidad acerca de lo que estábamos filmando, y cuando les decíamos, estaban algo dudosos o nos rechazaban. Hay un sólo campo de golf y es tan icónico de Koreatown, pero no pudimos grabar ahí porque era muy caro, así que lo grabamos todo desde el estacionamiento debajo del campo de prácticas. Pero también fue muy divertido; comimos comida grandiosa porque hicimos scouting en muchos restaurantes. Joe tiene una personalidad muy infecciosa y burbujeante, realmente ayudó a pasar el tiempo en set.

Es chistoso que digas eso. ¡David es un personaje tan serio!
Joe Seo: Sí, David es un poco más… reservado que yo.

¿Cómo te conectaste con él?
JS: Todo fue obra de Andrew. De todos los diferentes directores con los que he trabajado, Andrew es muy específico. Él conoce bien al personaje, así que estaba realmente exigiendo que tipo de emociones necesitaban ser sentidas en ese momento. Hay mucho dolor y sufrimiento por el cuál todos pasamos, y él sabía cómo sacarlo.
AA: Creo que tenemos experiencias en común y un lenguaje del que nos podemos aprovechar; siendo coreano-estadounidenses e hijos de inmigrantes, nos podíamos entender el uno al otro en un modo que fue muy fructífero para el filme.

Más de i-D: Explorando la escena ilegal de tatuajes de Corea del Sur

Puedes sentir la emoción en lo no-verbal del filme; el peso de la lucha de David era verdaderamente palpable. Yo habría explotado.
AA: De lo que me di cuenta mientras estaba desarrollando el guión es que el drama y la tensión que siente el personaje de David se hace peor si sus padres realmente lo aman y creen en él. Si fueran cretinos, sería mucho más fácil. Quiere tener una relación con sus padres, los quiere amar. Pienso mucho en los chicos queer y lo que puede hacer el salir del clóset verdaderamente difícil no es el miedo de que sus papas van a ser cretinos, es el otro lado de eso: que van a quitar el amor. Es ese miedo. Eso es lo que quería enfatizar en el filme, porque se sentía más auténtico que muchas representaciones de asiáticos-estadounidenses en el medio como padres tigre. Hacía que el crecimiento personal de David fuera más difícil.

¿Cómo han sido algunas de las respuestas?
AA: La gente reacciona diferente en diferentes festivales. En Estados Unidos, hay muchas preguntas acerca de identidad, crecimiento personal, interseccionalidad. Pero cuando lo proyecté en Corea, en el Jenjou International Film Festival, muchas de las preguntas fueron acerca de inmigración, coreanos viviendo en un lugar diferente. Así que para mí, es divertido que el filme pueda hablar acerca de cosas diferentes a audiencias diferentes.

¿Qué esperas que la gente se lleve de ello?
AA: Mi esperanza más grande es que la gente entienda que balanceamos muchos tipos diferentes de identidades, ya sea queer, religioso, cultural, expresión de género. Hay muchas cosas que todos balanceamos y que pueden ser una lucha, pero todos estamos tratando de vivir una vida dónde nos sintamos plenos. Y la idea de que las personas son estas partes diferentes, estas intersecciones, no siempre se habla de ello, especialmente en esta comunidad.

Más información sobre 'Spa Night' aquí.

Más de i-D: Cómo es crecer con los estándares de belleza coreanos

Credits


Texto Emily Manning
Stills de Spa Night