Publicidad

creativos hablan sobre su primera vez en un bar gay

Carrie Brownstein, Alexander Wang, Humberto Leon y Patricia Field comparten sus memorias y nos recuerdan lo importante que son estos establecimientos para la vida LGBT.

por Wendy Syfret
|
23 Junio 2016, 5:05pm

A raíz del ataque del club nocturno Pulse, muchos han estado reflexionado acerca del rol vital que los bares gay han jugado en sus vidas. Estos lugares no son sólo para conocer personas e irse de fiesta, también son a menudo un espacio para explorar la identidad y ser tú mismo. En la era pre-Internet, estos establecimientos eran con frecuencia el primer contacto de una persona con otros individuos LGBT, y una introducción inicial al mundo que eventualmente llamarían suyo. En un artículo reciente del New York Times, creativos de la moda, cine, arte, música, y televisión reflexionaron sobre la primera vez que visitaron un bar gay, y qué significó la experiencia para ellos en ese momento.

Vía @CarrieBrownstein

Recordando su primera vez en Egyptian Room, un bar lésbico en Portland, Carrie Brownstein recuerda: "Creo que fui a E Room tanto a presenciar la libertad de otra mujer, como a tener una idea de mi misma. Un bar gay es nuestro. Es nuestro como si fuera una masilla, es nuestro como si fuera arcilla. El ambiente es ridículo y profundo, pero nos toca decidir cuando es uno, ambos, o ninguno". Para la actriz de Orange Is The New Black, Lea DeLaria, su primera visita también se trató sobre reconocerse a sí misma en otros. Cuando un camión de helados que ella manejó durante un verano se averió, se vio obligada a preguntar en un bar cercano si podía usar su teléfono. Su experiencia previa del lugar era lo que había escuchado de otra gente: llamaban "bulldyke" o "he-she" a sus clientes. Al entrar, observó: "Era mediodía más o menos, y estaba completamente vacío a excepción de éstas seis lesbianas enormes que jugaban póker. Una de ellas me miró y gritó: '¡Hey, pequeña marimacha!'. Nunca lo olvidaré. Fue uno de esos momentos donde ves a tu alrededor, y piensas, 'Oh, me está hablando a mí'".

Vía @realleadelaria

En Nueva York, Humberto Leon de Opening Ceremony y Kenzo fue a Wonder B—r, donde vio a "Madonna y su pequeño grupo, saliendo de fiesta un martes por la noche". Cuando Alexander Wang tenía 16 años, viviendo solo en San Francisco en aquel momento, consiguió una identificación falsa, y fue directo a visitar City Nights. "La vida nocturna fue mi escape del día a día. Iba cada jueves: era noche de hip hop. Tuve mucha suerte al crecer en una comunidad donde me brindaban mucho apoyo".

Vía @humbertotoo

Patricia Field empezó a pasar tiempo en estos clubes en los sesenta, cuando ser gay aún era ilegal en muchas partes de Estados Unidos. Llamando a su primer paseo a un bar en Provincetown, Massachusetts, "divertido y liberador", pasando la mayoría de sus veinte años en el área que ella llamaba "un destino gay, una mecca donde la gente gay podía sentirse cómoda y en celebración en ese momento". Añadiendo: "Fue particularmente atractivo porque la sociedad gay a principio de los sesenta era mucho más clandestina en las ciudades grandes. Lo describiría como un escape de la realidad gay de la gran ciudad".

El artículo también incluye recuerdos de gente como Jane Lynch, Rachel Maddow, Joseph Altuzarra y Rufus Wainwright. Actualmente existe una preocupación sobre el futuro de los lugares LGBT en Estados Unidos, este es un cálido recordatorio de lo mucho que aún nos siguen ofreciendo.

Credits


Texto Wendy Syfret
Fotografía Daniel Jackson
Estilismo Alastair McKimm