Publicidad

entra a una sastrería para gente que no se identifica con un género

Una talla no le queda a todos en el documental producido por Lena Dunham sobre una sastrería en Nueva York para personas que no se identifican con un género y personas transgénero.

por Colin Crummy
|
27 Enero 2016, 6:20pm

En el nuevo documental de HBO, Suited, que trata sobre una sastrería cuyos clientes incluyen a personas que no se identifican con un género y personas transgénero, los riesgos son considerablemente más altos que simplemente asegurarse de que la ropa les quede. Derek, un hombre transexual originario de la Pennsylvania rural, necesita un traje para su boda. "No quiero que nadie me identifique en una línea de chicos", le dice a los sastres Daniel y Rae de Bindle & Keep. "Eso haría exitoso el día de mi boda".

Derek no quiere destacar el día de su boda; pero tampoco quiere simplemente mezclarse. Derek quiere estar tan cómodo en su ropa como se esfuerza para estarlo en su piel. Suited lo sigue conforme cambia su ropa y cuerpo (Derek hizo la transición de mujer a hombre hace diez años, pero lo van a operar para quitarle los órganos reproductivos femeninos restantes) para sentirse más a gusto después de años de cuestionar su relación con el género.

Suited es un nuevo documental del director/productor Jason Benjamin, que se estrenó en Sundance el lunes. Producida por Lena Dunham y Jenni Konner, la película encuentra puntos en común en las variadas experiencias de los clientes de Bindle & Keep. La historia de Everett, por ejemplo, es típica y única: es un graduado en leyes, hombre trans y violonchelista de Atlanta que está buscando un traje de trabajo, si alguna vez consigue un trabajo. Lo discriminan constantemente, algo que le cuenta a sus sastres con naturalidad. "Eres exactamente lo que estamos buscando", le dijo un posible empleador, "pero no estamos listos para lidiar con la cuestión trans".

Lidiar con la cuestión trans es el trabajo del día a día de Bindle & Keep. Originalmente un proveedor de trajes para Wall Street, creado por Daniel Friedman, evolucionó a ofrecer trajes hechos a la medida para clientes que no se identifican con un género y clientes transgénero cuando contrató como aprendiz a Rae Tutera, quien se identifica como una persona trans masculina, en 2012. Rae sentía que había una necesidad de un sastre para personas trans/queer, así que apeló a la comunidad. Daniel, un hombre cis heterosexual, vio cómo su negocio se abrió a un mundo LGBT con el que previamente no tenía ningún tipo de conexión.

"Fue una experiencia de aprendizaje", explica Daniel, cuando nos sentamos a hablar con el equipo de Suited impecablemente vestido antes de su estreno en Sundance. "No fue como si Rae hubiera dicho: 'Siéntense y les explico lo que es'. Fue solo que cuando empezamos a hacer pruebas juntos aprendes cosas muy matizadas que solo puedes aprender cuando te sumerges. Cosas pequeñas como que Rae le preguntaba a alguien cómo le gustaría ser llamado o cuál es su pronombre o disculparse si utilizó el pronombre equivocado. Me mostró que estaba bien equivocarse".

La experiencia de Daniel fue reflejada por el director de Suited, Jason Benjamin, cuando asumió éste, su proyecto debut en el cine. Un operador de micrófono en el programa Girls de HBO, su interés fue provocado por un artículo del New York Times en 2013 sobre Bindle & Keep. Le pasó la idea a sus amigos, la creadora de Girls Lena Dunham y la productora ejecutiva Jenni Konner, quienes lo animaron a hacerlo, poniendo su propio dinero para un teaser inicial de diez minutos. Se quedaron como productoras de la película terminada.

Para Jason, el proyecto evolucionó conforme se sumergía en la comunidad a la que retrató. "La primera vez que contacté a Rae no era necesariamente una historia trans", dice. "La estaba viendo como una historia acerca de personas que venían a Bindle & Keep a resolver un problema. Ese problema coincidió con el género. No fue sino hasta que conocí a Rae que [vi que] el género es una parte enorme de esto. Había muchas cosas que no sabía, había todo un vocabulario con el que no estaba familiarizado. Había toda una manera de pensar sobre el género que yo no conocía".

Esa forma de pensar sobre el género es a la vez intensamente compleja y realmente muy simple. Todo se reduce a esto: una talla no le queda a todos. Las experiencias e identidades atraviesan todo el espectro de género. La hermana de Lena, Grace, no se identifica con un género, y en la película visita Bindle & Keep para adquirir un traje de invierno con el cual "pasear". La experiencia de Grace no es la misma que la de los clientes trans de Bindle & Keep, pero es similar con respecto a lo que le queda. No se trata de ser asignado el género equivocado al nacer, o haber nacido en el cuerpo equivocado, sino que la delimitación estricta a lo largo de las líneas de género "masculinas" o "femeninas" no describen con precisión quién es ella o cómo eso cambia. El reto en Bindle & Keep es hacer trajes tan únicos como las identidades de sus clientes.

Los clientes primero articulan quiénes son a través de un formulario en línea en el sitio web de la empresa que les permite explicar tanto o tan poco de sus circunstancias personales como prefieran. Si tienen ganas, vienen a una consulta con Daniel y Rae. En Suited, seguimos a los clientes desde el correo electrónico inicial hasta la consulta y las fases de prueba. Con tantas experiencias únicas, ¿cuál es el hilo común que une a todas estas personas? "La lucha", dice Daniel, sin dudarlo. "Los desafíos personales con sus cuerpos. Es un traje ¿no? ¿Qué es un traje? Un traje es una pieza de armadura. Te pones algo, te sientes bien. Si no te queda bien, no solo no lo sientes bien, puede ser extremadamente desencadenante, casi incendiario, en cuanto a los sentimientos que hace surgir".

En Suited, la experiencia de cada cliente frente al espejo está cargada de emoción. Están buscando trajes para ocasiones públicas importantes: bodas, entrevistas de trabajo, cumpleaños, aniversarios, acontecimientos de vida. La película está súper cargada de emoción, pero la manera en que Daniel y Rae se relacionan con cada persona y la gracia y la humanidad es la parte más valiosa de Bindle & Keep (y por extensión de Suited). Cuando Aidan, un niño transgénero de 12 años de edad de Arizona, llega con su abuela a Bindle & Keep (Ves, ya estás llorando, ¿verdad?) para conseguir un traje para su Bah Mitzvah, se encuentra frente al espejo del estudio y no puede articular lo que puede funcionar. "Nunca me he sentido bien con la ropa", dice con desaliento. "Cuéntanos", dice suavemente Daniel, "porque vamos a cortar de acuerdo a cómo te sientes".

La consulta en Bindle & Keep puede ser catártica para el cliente. "Esa conversación inicial es para examinar las sensibilidades de la gente", dice Daniel. "Solo con escuchar puedes ayudar". Pero es un proceso que funciona en ambos sentidos. "Siento que estoy construyendo una comunidad", dice Rae. "Alguien está confiando en mí para algo más que su ropa. Me está confiando con su historia. La mayoría de las pruebas son solo nosotros tomando turnos para relacionarnos. Todos tenemos estas experiencias. Es como una cosa de solidaridad".

Para Rae, nacido como Rachel, la importancia de un traje se siente profunda y personalmente. "No puedo hablar por todos, pero para mí el poder de un traje es la facilidad con la que puedo vestirme", señala Rae. "El poder del traje es que no le resta valor a todo lo que estamos tratando de hacer como lo hace la ropa normal. Si estás usando un traje que te queda bien y te hace sentir como tú mismo, profundiza tu capacidad de auto posesión".

Con el cambio cultural radical más allá del binario de género teniendo lugar en Suited, es sorprendente ver también los elementos más tradicionales en juego. La novia de Derek usa el clásico vestido blanco de novia; y trajes, inevitablemente, por todas partes en esta película, siguen siendo una pieza poderosa de ropa con un género. Pero los sujetos seleccionan lo que quieren de la tradición para crear la mejor versión de sí mismos. "Una de las cosas que aprendí haciendo el documental", dice Jason, "fue que el género es un espectro con los varones en un extremo y las chicas en el otro y cada persona tiene un lugar muy individual en ese espectro y todos somos libres de expresar nuestro género como queramos en ese espectro. Podemos tomar lo que queremos de la tradición y dejar atrás lo que no nos queda".

Bindle & Keep entiende que solo es una parada en un viaje de auto expresión de sus clientes. "El traje no es la panacea, como decir 'bien, ya terminé'", dice Daniel. Pero los sastres saben también que el hecho mismo de su existencia significa que están haciendo una diferencia en la vida de las personas. "Recibimos cartas de todo el mundo", dice Daniel, finalmente, "y una que destaca es la de una madre de un niño transgénero en Francia. Dijo que el hecho de que existimos la hacía sentir mejor sobre el hecho de que su hijo estuviera OK". Sonríe e inhala. "A J.Crew no le llega eso".

Suited se estrenará en HBO en junio. 

Credits


Texto Colin Crummy

Tagged:
LGBT+
queer
trans
lena dunham
género
documental
Μoda
suited
jason benjamin