Publicidad

explora la comunidad de bmx de polonia a través de un lente en blanco y negro

La fotógrafa Tori Ferenc nos invita a entrar hasta el fondo de esta escena floreciente.

por Lula Ososki
|
10 Mayo 2016, 9:34pm

La fotógrafa documental Tori Ferenc utiliza su cámara como excusa para conocer a gente de todo el mundo. Desde la comunidad judía jasídica en Stamford Hill, hasta los niños kurdos exiliados en los alrededores de Dunkirk, las fotografías atmosféricas en blanco y negro de Ferenc capturan un sentido de identidad y pertenencia. Para su proyecto más reciente, Ferenc regresó a su ciudad natal en Polonia para documentar retratos de aquellos involucrados con la escena floreciente de BMX: "Cuando eres joven y estás aburrido no tienes muchas opciones", compartió Ferenc, "pero estos chicos han encontrado su pasión, la cual es el BMX". Platicamos con Ferenc para averiguar más cosas sobre la escena de BMX en Polonia y las relaciones que ella construye a través de su fotografía.

¿Cómo es la atmósfera en tu ciudad natal en Polonia?
Mi ciudad natal es pequeña, y cuando yo estaba creciendo no había muchas cosas que hacer. En ese entonces, Polonia seguía intentando ponerse de pie de nuevo después del comunismo, mucha gente estaba perdiendo sus trabajos porque las fabricas estatales no podían mantener el ritmo de los cambios del capitalismo. A pesar de que la situación económica está mejor ahora, la sensación de inmovilidad extraña aún impera en mi pueblo, como si el tiempo se hubiera detenido en algún momento. De todas maneras, muchos de mis compañeros de la escuela, después de años de estar lejos de casa, decidieron regresar. Están haciendo muy buen trabajo para animar la cultura del lugar. Está mejorando cada día más. 

Más de i-D: Skaters, stoners y Kurt Coleman: el premio nacional de retrato australiano fue muy extraño

¿Qué crees que le atrae a la gente de tu pueblo del BMX?
Pues creo que les atrae más que nada porque es un deporte muy desafiante. A estos chicos les apasiona mucho el BMX, muchos de ellos comenzaron cuando eran niños. No te imaginarías la cantidad de lesiones, huesos rotos y heridas serias que se requieren para dominar un truco. Pero cuando finalmente lo logran, su satisfacción es tan visible. Uno de los chicos me contó que no hay mejor sensación que cuando estás volando sobre diez escalones y estás haciendo una vuelta de 360 grados. Es increíble. Cada caída es motivación para levantarse e intentarlo una y otra vez. Cada truco exitoso es razón para empujarte cada vez más. La razón es la sensación de pertenecer a una comunidad. Estos chicos son como hermanos.

Más de i-D: La vida es dura y tienes que ser fuerte

¿Qué tan importante es la relación que construyes cuando fotografías a la gente?
Creo que es bastante crucial desarrollar una relación con la gente a la que fotografías, de otra manera nunca llegarás más allá de la superficie. Pero también no puedes forzar nada, y no puedes fingir ser alguien que no eres para poder obtener la fotografía que quieres. Se notará. Yo creo que la honestidad es la clave. Lo cual siempre es un poco delicado, porque la fotografía es tan subjetiva. Es una parte tan pequeña de la realidad la que estás capturando, es muy fácil de manipular. Estos chicos confiaron en mí porque mi primo es uno de los ciclistas y me presentó al resto del grupo. Así que estuvieron bastante relajados conmigo ahí y que tuviera un entendimiento de su mundo.

¿Qué crees que sea diferente de la escena de BMX en Polonia comparada a la de otras partes del mundo?
Creo que las diferencias son mínimas, pero el BMX es un deporte relativamente nuevo en Polonia —mientras que en Estados Unidos su historia se remonta hasta los años setenta. Así que diría que las posibilidades son más grandes en el occidente, si los ciclistas quieren comenzar a practicar este deporte de manera profesional. Estos chicos a los que estuve fotografiando, ocasionalmente salen al extranjero para conocer a otros grupos y notan las diferencias cuando se trata de, digamos, un skatepark. Hay mucho más apoyo para los ciclistas BMX ahí. Los chicos de mi ciudad natal tuvieron que construir sus propios parques de skate porque las autoridades decidieron deshacer el oficial, que había estado ahí por años.

Más de i-D: El estilo de los mods y los skinheads en 2016

¿Cómo vas por el mundo buscando y documentando a comunidades distintas?
Para ser honesta hay muchas formas distintas en las que encuentro proyectos nuevos, pero en resumen, solo mantengo mis ojos y (de manera más importante) mi mente abierta. Vivo en el sur de Londres, así que en este momento estoy trabajando en un proyecto basado en Peckham y Brixton, una mezcla de fotografía urbana y retratos. Solo salgo, platico con la gente de la colonia y les pregunto si los puedo fotografiar. Algunas veces puede ser un tema que me ha fascinado por mucho tiempo y quiero investigarlo con mi cámara. Recientemente me he estado acercando a la asociación de los apicultores, porque estoy obsesionada con las abejas y me encantaría fotografiar a la gente que las cuida aquí en la ciudad. Y muchas veces solo me encuentro con algo por casualidad y siento que lo quiero documentar. No hace mucho tiempo comencé un proyecto colaborativo con mi amiga. Me pidió que retratara a un hombre que es un cantante de jazz amateur y un asistente regular en un pub en Mile End. Fui ahí una tarde y de pronto conocí a este grupo de individuos brillantes, la mayoría alrededor de los ochenta años, cantando los clásicos de Frank Sinatra con un grupo y viviendo su fantasía. Fue muy inesperado, así que pensé que estaría muy padre capturar a estas personas.

Más de i-D: Dentro de la creciente escena skate de Etiopía

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
Me encanta que puedo utilizar mi cámara como una excusa para conocer a alguien y escuchar su historia. No es como si no lo pudiera hacer de otra manera, pero la cámara lo hace más fácil. Me gusta mucho la emoción que viene con revelar mi propia cinta y seguir aprendiendo cosas nuevas sobre ella. Creo que es bastante mágico. Me gusta cuando mi trabajo hace que la gente note cosas que no han vistos antes a su alrededor. Y simplemente, me encanta estar en la calle tomando fotos, solo porque es divertido. Disfruto mucho el proceso.

¿A dónde te gustaría viajar para documentar tu siguiente proyecto?
Hay un montón de lugares que me gustaría ver, pero China está en el top de mi lista. Hace algunas décadas, las abejas y otros insectos casi desaparecieron por completo de muchas partes del país, gracias al uso extensivo de pesticidas que eran utilizados para deshacerse de plagas de moscas y mosquitos. Desde entonces, los granjeros chinos tienen que subirse a los árboles y los polinizan a mano, utilizando pequeñas brochas cubiertas de polen. Creo que mucha gente no se da cuenta del impacto que tenemos sobre el medio ambiente y que lo mismo podría suceder aquí, así que es importante despertar la conciencia. Una vez que ves algo, no lo puedes ignorar. 

Credits


Texto Lula Ososki
Fotografía Tori Ferenc