Publicidad

john waters sobre j-lo, rei kawakubo, el mal gusto y peinados enormes

Jo-Ann Furniss se encuentra con el enfant terrible del cine, el punk antes del punk, y el “fifth elder” del filme, John Waters.

por Jo-Ann Furniss
|
08 Junio 2015, 8:50pm

"Solo porque somos bellas, todos se ponen celosos" dice Concetta (interpretada por Cookie Mueller) en la película y la extravaganza de moda de John Waters, Female Trouble. Allí está ella, distraídamente arreglándose el pelo y revisando sus espinillas, su blusa blanca con volantes que caen en cascada al frente y una falda de tubo oscura y pulcra que logran rematar el look de chica mala para este desfile de moda que sucede en el baño de chicas de una preparatoria de Baltimore. Chiclet (Susan Walsh) está sentada a su lado -en el alféizar de la ventana- hurgando en su peinado de colmena (¿o se trata de una burbuja? ¿o de un bouffant?) con la punta de un peine. Naturalmente, ambas se aplican una cantidad generosa de spray para el cabello, mientras que Divine, alias Dawn Davenport, quien luce tal cual como una chica Prada, con un suéter de cuello V color limón y una falda naranja a cuadros, amenaza con hacer un escándalo si no recibe los tacones cha-cha como regalo de Navidad de sus padres. No se los dan, claro está, y una carrera como criminal inicia como consecuencia, todo debido a los faux pas en la moda de su madre y de su padre. Esto realmente debe ser la moraleja para enseñarle a todo el mundo sobre la importancia del calzado correcto en la vida: suceden cosas malas cuando te pones zapatos malos. Y los zapatos cómodos que sus padres le obligan a usar a Dawn, son particularmente malos: "las chicas buenas no usan tacones de cha-cha", se queja su padre. Dawn empuja a su madre contra el árbol de navidad y éste se derrumba sobre ella. La silla eléctrica le espera a Dawn Davenport al final de Female Trouble, todo por la falta de unos zapatos de tacón. Y la moda es realmente así de importante. Bueno, ciertamente lo es para John Waters.

Hay un recordatorio de esto con esa misma silla eléctrica en el pasillo de la casa del director en Baltimore -y la decora cada navidad en lugar de a un árbol. Imaginando a los infractores de la moda colocados en ella para darles el shock de sus vidas, sostiene una pila de libros de arte y se ve bastante del 'viejo mundo'. ¿Significa esto que John Waters se ha vuelto blando? Para nada.

John usa su propia ropa. Mink usa un abrigo Miu Miu. Suéter Miu Miu de Net-A-Porter.

"Soy un feminista y siempre me pregunto por qué todas las chicas de hoy muestran sus senos en los Oscar," comienza a despotricar alegremente -y ten en cuenta que esta conversación tuvo lugar antes del desplegado de desnudez de horror en la Gala del Met. "¡Creo que J-Lo debe usar Comme des Garçons, debe llevar un atuendo monstruoso! ¿Por qué los estilistas nunca les dicen eso? Siempre se van por lo seguro. ¡Siempre tienen que estar desnudas! Digo, todas las editoras de 80 años tienen que ir desnudas a los Oscar. ¡Estarían locos si hacen que Miss América muestre todos los senos! Así que yo siempre digo que los hombres deben mostrar sus pelotas. Y eso fue antes de que Rick Owens hiciera su colección donde se les veían. ¡Ahora debería haber un pantalón que muestre el ano!" Termina con un gruñido final: "Los hombres nunca tienen que estar desnudos".

Hoy, a unos cuantos días de Pascua, John Waters alberga la sesión de moda que acompaña a este artículo en el jardín de su casa de Baltimore. Cerca de la Johns Hopkins University, su casa se asemeja a la de un profesor investigador de renombre, cuya investigación implica un conocimiento complejo de la mugre, la perversidad y el mal gusto junto con una inclinación por las bellas artes y la literatura como el director dijo una vez: "Para entender el mal gusto uno debe tener muy buen gusto". Ambos conviven juntos con bastante facilidad en el increíble interior -atiborrado con libros en cada piso, cada habitación es una biblioteca de basura y tesoros, junto con una colección de arte finamente juzgada e ingeniosamente personal. Los extremos conviven tan fácilmente como lo hacen en el personaje de John Waters; elegante, ingenioso, cálido y desquiciado, aún con su característico y delgado bigote como de lápiz fino. "Yo siempre digo que necesitas algo raro en la cara y unos buenos zapatos y nadie se fija en la parte de en medio. Ese es mi consejo de moda a medida que envejezcas". Ya no es el enfant terrible del cine, un punk antes del punk, sino un autodenominado "filth elder" del filme.

El Sr. Waters está ataviado el día de hoy con una chamarra a la medida con estampados gráficos de Walter Van Beirendonck y un pantalón de su marca favorita, Comme des Garçons. Después de todo, en Role Models -Waters es también un escritor hábil y gracioso de una serie de libros- describe a Rei Kawakubo como una "dictadora genio de la moda" y declara "Ms. Kawakubo es mi diosa". Es por eso que quiere ver a J-Lo en la colección Monster otoño/invierno 2014 de Comme des Garçons: él está más que au fait con la moda, de hecho, es algo así como una autoridad. Como también grita (tipográficamente) en Role Models cuando alguien le pregunta si tiene un hobby: "¿UN HOBBY? ACASO PAREZCO UN PUTO AFICIONADO?" Éste, dice, es el único insulto que ha recibido en su vida adulta.

No es necesario mencionar que las películas de John Waters no solo se adentran en la moda. Trabajando junto a la brillante Van Smith en el look de sus personajes, la moda, literalmente, se convirtió en una forma de vida en sus películas y una motivación para algunas de ellas, como una de sus primeras, Eat Your Makeup, donde una niñera desquiciada secuestra a niñas que después se ven obligadas a modelar hasta la muerte. Para muchos de sus oyentes que se encuentran en el sector de la moda, sus películas siguen siendo una permanente (felizmente mala) influencia. Modestamente, el director parece estar muy poco consciente de esto.

"Van Smith merece todo el crédito por eso", explica. "Él hizo todo el vestuario para mis películas. Si los diseñadores están rindiendo un homenaje, es a Van Smith. Él hizo todo el maquillaje y todos los vestuarios. Le pedí que hiciera algo raro con la línea del cabello de Divine y él se la afeitó hacia atrás para hacer espacio para el maquillaje de ojos ..."

Entonces, era solo cuestión de tiempo, para que la industria de la moda le rindiera homenaje a John Waters en una colección. Este llegó con la colección de primavera/verano 2015 de Miu Miu de Miuccia Prada, con su clara ofrenda a Female Trouble. "Estaba emocionado y halagado por la colección de Miu Miu", dice. "Conocí a Miuccia Prada en el Hammer Museum, donde hubo un gran tributo a Mike Kelley, por lo que la conocí en persona. La mayoría de los diseñadores de moda que he conocido son geniales. Viven en un mundo propio", y él reconoce claramente a las almas gemelas. Parecía justo y correcto, entonces, hacer la sesión de la colección de Miu Miu en el lugar que es, de hecho, su hogar espiritual: Baltimore.

John usa su propia ropa. Anna usa un top Miu Miu.

"Yo siempre digo que Baltimore es una ciudad donde en cada esquina de la calle hay un bar y un salón de belleza", explica Waters. "Yo diría que sí, la gente todavía gasta demasiado tiempo con su pelo aquí". En su libro Shock Value, hay todo un capítulo que se titula: "Baltimore, Maryland -la capital del mundo del peinado".

"Hace unos 10 años los peinados de negros, que eran realmente escandalosos, dominaron", continúa. "Así que llegó al punto de partida -al principio eran las mujeres blancas las que tenían un cabello enorme, y luego fueron las mujeres negras con cabello enorme. En Baltimore hubo una semana de la moda -y eso fue tan radical, Rick Owens ahora debería hacerlo- todas las chicas sonreían y saludaban a la gente. Sería tan radical; la gente pensaría que todo el mundo está loco. Cookie me dijo que siempre veía a la gente bailar mientras esperaba el autobús. En las esquinas de las calles, esperando el autobús, siempre veía gente bailando. Me parece que eso es bastante bueno."

Baltimore es el escenario de todas y cada una de las películas de John Waters. Su ciudad natal y un lugar inherentemente peculiar con un acento inigualable, Baltimore sigue siendo una ciudad de la que Waters no puede tener suficiente.

Anna usa todo de Miu Miu.

"Creo que Baltimore es mejor de lo que nunca antes había sido", dice. "Yo solía preocuparme porque las mejores personas se iban de Baltimore y ahora la gente viene aquí. Es el último lugar en el que puedes ser un bohemio, es tan barato". En gran parte, el mundo exterior se ha acercado al Baltimore "bohemio" por la forma en que él lo ve, al igual que por sus compañeros Dreamlanders -los miembros regulares del elenco y el equipo de sus producciones con Dreamland. Pat Moran, el director de casting ganador del Emmy, mejor amigo de Waters y gran inspiración para Desperate Living de Peggy Grava, también fue responsable por el elenco impecable de The Wire. Mientras que Vicente Peranio, el director de arte y diseñador de producción del demente look de la mayoría de los sets de filmación de Waters es también el hombre que hizo el look de The Wire.

Pero son sus actores y actrices estrellas quienes tienen la mayor influencia sobre el mundo imaginario de Baltimore. Podría decirse que mucho más influyentes que cualquiera de las super estrellas de Warhol, los Dreamlanders de Waters son a la vez estimulantes y divertidos. A Waters se le unió hoy la inimitable Mink Stole, villana frecuente en las películas de Waters y la más talentosa de sus actrices. Mientras que Cookie Mueller es la inspiración para la sesión fotográfica de moda Miu Miu, a la modelo Anna Ewers se le invitó hoy a imitar su espíritu -cuando Waters la ve, le dice a Mink Stole "¡Se parece a Cookie!" Aunque es cierto, en una versión de modelo de moda. 

"Cookie se veía así de forma natural", dice. "En su funeral dije que aquí muchas personas le copian y ella sí lo hizo primero. Dominaba muy bien ese look de chica mala".

Anna usa un top del estilista. Calzones Miu Miu.

Muchas de las estrellas de las primeras películas de Waters -todas ellas amigas cercanas del director- ya murieron. Divine, Cookie Mueller, David Lochary, Edith Massey… Van Smith también murió en 2006. Pero el resto de los Dreamlanders siguen mostrando un vínculo de por vida y John Waters y Mink Stole no son la excepción. Tiene ese estilo de conversación fluido, que obtuvieron después de conocerse por muchos, muchos años… Como por ejemplo cuando se habla de los beneficios de tener un pozo para tirar a la gente en Pink Flamingos:

John Waters: Con Pink Flamingos, está la historia de los bebés robados y vendidos a parejas de lesbianas. Y ahora las lesbianas tienen más hijos que los católicos. Aunque todavía no salen a violar gente, ni asignan a mayordomos a violar.
Mink Stole: Y no hay mucha demanda de mayordomos. Estaría bien tener un pozo, de todas formas.
JW: Creo que yo tengo uno. El sótano aquí es una especie de pozo. Podría lanzar gente ahí: "Oh, están abajo en el hoyo". O, al discutir que tan "gritonas" son las primeras películas en realidad. La peor fue Desperate Living. Fue la única para la que no tuve un contrato de televisión...¡Y no puedo creer que haya tenido uno para alguna de ellas!
MS: Creo que es porque son ruidosas y gritonas.
JW: Todas son gritonas. Female Trouble es gritona.
MS: Tengo un par de líneas que digo sin gritar en Female Trouble. No tengo ninguna en la que no grito en Desperate Living.
JW: Bueno, el equipo de sonido no era tan bueno ... Quiero lanzarlas todas en Sensurround. ¿Sabes que era eso? Era tan ruidoso que si hubiera un sonido de un terremoto, sacudiría trozos sueltos de techo. Así que quiero lanzar todas las líneas de Mink en Sensurround.

Mink grita.

JW: Piénsalo, ¡la gente quedaría sorda y demandaría al cine! Mucho de esto se basa en Pat Moran que realmente actuaba como Peggy Grava -y eso sin exagerar.
MS: Yo era una especie de Taffy. Ese es el papel con el que más me identifico.

Con Taffy Tourette, no puedo dejar de interponer: ¡NO ESTOY RETRASADA!

Toda la ropa de Miu Miu.

"La gente me repite esa línea sobretodo", dice John Waters, claramente un poco cansado de la gente que se la dice. Aunque se ríe, diciendo: "¡Oh, esa línea es tan políticamente incorrecta... Te voy a contar algo muy oscuro que sucedió este año. Hay otra línea en Female Trouble donde Divine dice: 'Difamé a Leslie Bacon!' Nadie recuerda quién es Leslie Bacon. Ella fue acusada de bombardear el Capitolio y de ser meteoróloga. Pero no lo hizo y tuvieron que dejarla ir. Este tipo de Baltimore se acercó a mí a principios de este año y me dijo "Leslie Bacon es mi suegra". Le dije "¡Háblale por teléfono!" Así que hablamos por teléfono, ella vive en Berkeley y es muy bohemia y nos vamos a ver. Difamé a Leslie Bacon. Ahora tengo su dirección".

Finalmente, llega el momento de salir de la casa de Baltimore, pero no antes de una gira final por algunas de las posesiones más preciadas de John Waters, como su camisa favorita...

"Soy un gran fan de Comme des Garçons y también han sido buenos conmigo", dice con un poco de alegría, disfrutando de un poco de la gloria reflejada de Rei Kawakubo. "He modelado para ellos y me pidieron recibir en su nombre el premio de moda de CFDA. Soy un gran fan. Ella tiene un gran ingenio. Tengo que mostrarte mi camisa favorita y me hace reír cada vez que la veo". Se retira rápidamente de la habitación antes de volver a aparecer con una camisa en apariencia (y a propósito) sucia, con tres agujeros en el pecho. "¡Tiene agujeros y suciedad y sangre por todas partes!" declara alegremente. "La lleve a la tintorería y el encargado quedó sin habla. Las manchas de sangre son mis favoritas. ¿De quién es la sangre? No sé... La suya espero. ¡Es de Rei! Ella salpicó su sangre. ¡Es ridículo! Mi padre siempre solía dice "¿Compraste eso? Te veían venir. ¡La cosa es que sí me veían venir!"

Entonces vamos hasta la escalera de caracol hasta el piso superior de la casa para ver una sala especial...

Toda la ropa de Miu Miu.

"Quiero mostrarle esta instalación arte", dice Waters sobre nuestro silencioso y espectacular destino. Se trata de una pequeña habitación small box, bajo el alero, llena de bits y bobs y detritus en un escritorio de madera, que incluye, extrañamente, una caja de Special Toffee de Thornton que parece ser de la Gran Bretaña de los años ochenta... A primera vista podría ser la sala de algún tipo aficionado del arte hasta que vemos más de cerca -como sabemos, John Waters no aprueba los hobbies. "Fue hecha por Gregory Green. Es la habitación de un bombardero, a punto de estallar un estadio, ¡está construyendo tres bombas!"

Junto a "la sala de bombas" hay otra parte de la extensa biblioteca -Johns Hopkins no le llega ni a los talones. "Mira algunas de estas portadas", dice el filth elder, haciendo honor al nombre. Una mujer yace en posición supina y al frente dice: "Slut for the Crusaders; A Sucker for Arabs", en realidad lo dice todo, al igual que el más directo Big Dick. En serio, esta casa y todas sus pertenencias deben ponerse como un legado para la nación. También John Waters. Por sus servicios a Baltimore, al cine, a la moda y a la suciedad, se le debe dar una beca MacArthur. Por ahora, solo lo saludamos.

Toda la ropa de Miu Miu.

Credits


Texto Jo-Ann Furniss 
Fotografía Alasdair McLellan
Estilismo Francesca Burns
Peinado Duffy de Streeters London para Vidal Sassoon
Maquillaje Frank B de The Wall Group 
Asistente de Fotografía Lex Kembery, James Robjant, Matthew Healy
Asistente de Estilismo Saranne Woodcroft
Asistente de Maquillaje Megumi Onishi
Asistene de Peinado Ryan Mitchell
Productor Ejecutivo (fuera de set) Lucy Johnson
Productor Leone Ioannou de Pony Projects
Asistente de Producción Oscar Correcher, Louis Fernandez
Manager de Locación Chris Geair
Retoque Output Ltd.
Modelo Anna Ewers @ Storm