Publicidad

esta diseñadora pide que reconsideres comprar fast-fashion

Cuando Zara parecía haber copiado uno de sus diseños a principios de esta semana, Aurora James, la diseñadora detrás de la marca sustentable Brother Vellies, decidió hacer una declaración. Aquí, nos comparte un manifiesto acerca del poder de cambiar al...

por Aurora James
|
07 Septiembre 2016, 4:30pm

photography jason eric hardwick

Una de las primeras formas en las que me enamoré de África fue a través de unos amigos por correspondencia. Mi abuela enviaba contribuciones de caridad a programas de patrocinio, y yo les escribía a algunos niños en África con los que, a principios de los años noventa en Canadá, de otro modo no habría podido interactuar. El mundo estaba mucho menos globalizado, el Internet no era algo tan doméstico, y estas cartas eran mi entrada para involucrarme con un continente que desde entonces se ha convertido en una parte de mi corazón.

Ahora, con la ayuda del Internet y las redes sociales, los consumidores tienen un nivel sin precedentes de acceso al mundo. La información sobre las cadenas de suministro y el impacto de cada marca en la que inviertes está fácilmente disponible, y si no lo está, la inferencia de esa falta de transparencia es significativa por sí misma. Y, sobre todo durante la última década, los consumidores han empezado a hacer que las marcas realmente se hagan responsables de sus acciones. La comunidad de la moda es sin duda una de las comunidades más unidas e informadas en el planeta. Estamos interesados en la información, la integridad y la longevidad.

Más de i-D: Tilda Swinton le dice no al fast-fashion en Florencia

Un artesano tejiendo tela para Brother Vellies en Burkina Faso.

Administrar Brother Vellies es un increíble desafío, y mucho de ello se debe a la transparencia en nuestra cadena de suministros. Trabajamos con cinco talleres en África para crear nuestra colección completa y cada uno de estos socios es como nuestra familia. Trabajamos con personas que sabemos que pagan salarios justos, mantienen instalaciones limpias y seguras, y apoyan a las familias y las comunidades de los individuos que trabajan para ellos. Evaluamos sus desperdicios, sus técnicas de procesamiento y cómo sus talleres apoyan e impactan a las comunidades en que se encuentran.

Más de i-D: Katie Green le dice no al fast fashion con su nueva línea Kéji

Su inversión en el aprendizaje de las habilidades para crear calzado y accesorios de lujo representa su deseo de participar en el mercado mundial de la moda. A medida que la población de África crece de manera exponencial y se convierte en una parte más grande del suministro global y la cadena de demanda, el fortalecer a los artesanos en cada una de sus comunidades es parte integral de la sustentabilidad de su éxito.

Un zapato en venta en Zara.

Y aunque la compañía todavía es pequeña, el crecimiento continuo de Brother Vellies proviene de haber captado la atención de un público que se preocupa profundamente por el mensaje que está detrás de sus compras, además del valor creativo. El número de mujeres (¡y hombres!) que diariamente me dicen que están ahorrando su dinero para comprar un par de zapatos -en lugar de invertir en fast fashion mal hecha que es un desperdicio- es prueba suficiente de que tenemos una base creciente de consumidores educados que se hacen responsables y a sus marcas de la dirección en que este mundo se mueve.

Pagar salarios justos e invertir en innovación para reducir el impacto de la producción de carbono de tus creaciones es caro. Si tienes en tu mano un zapato de tacón alto y cuesta $60 dólares, ese zapato no llegó a tus manos sin causar un grave impacto en el medio ambiente del que provino y en la comunidad que lo produjo. Los materiales en ese zapato probablemente hicieron un daño significativo al suministro de agua y la calidad del aire, y la hechura de ese zapato fue llevada a cabo por alguien que puede ser que no tenga la capacidad económica para comprar los útiles escolares de sus hijos. Así es como las pequeñas comunidades de los países en vías de desarrollo quedan atrapadas en un ciclo de pobreza, y como el mundo en su conjunto acelera los efectos medioambientales del calentamiento global.

La sandalia de Brother Vellies. Cortesía de Brother Vellies.

La compra que decides hacer a una marca que no está retribuyéndole al mundo nada de lo que está tomando puede parecer una emoción barata en tendencia, pero puedo decirte que ahora es una de las decisiones más costosas que puedes tomar.

Por primera vez, tenemos información real y poder real. La forma en que elegimos gastar nuestro dinero será lo que señale el cambio de rumbo al resto del mundo, y en la comunidad de la moda tenemos una oportunidad real de liderar ese camino.

@brothervellies

Más de i-D: ¿Quién realmente paga el precio por nuestra adicción a las compras desmedidas?

Credits


Texto Aurora James
Fotografía Jason Eric Hardwick

Tagged:
africa
zara
fast fashion
moda sustentable