Publicidad

la cruda belleza de la joyería australiana

Platicamos con los diseñadores de tres marcas que están llamando la atención por la conexión que tienen con el paisaje australiano que inspira su trabajo.

por Rosie Dalton
|
31 Enero 2016, 5:50pm

El paisaje australiano es crudo y accidentado y su innegable alquimia es una clara inspiración para muchos de sus diseñadores, y al parecer particularmente para aquellos que hacen joyería. ¿Pero qué es exactamente lo que les inspira de Australia en el panorama del diseño? i-D platicó con los diseñadores de tres marcas de joyería australiana -Melanie Kamsler y Tamila Purvis de ManiaManiaVenice Rish, y la novata Holly Ryan para descubrirlo.

Lanzada en 2009 por una pareja de amigas y colaboradoras, ManiaMania es una marca que se ha vuelto sinónimo de la idea del adorno místico -un concepto que encaja bien con las raíces místicas de los propios habitantes nativos de Australia. El año pasado, Melanie y Tamalia también decidieron llevar su toque mágico a la joyería fina; una decisión que coincidió con la selección de Julia Restoin-Roitfeld como la nueva embajadora de alto perfil de la marca (previamente habiendo trabajado con Abbey Lee, Bambi, Matilda Dods y Lindsey Wixson). De manera democrática, a la directora de arte y cineasta se le pidió que creara una serie de selfies que acompañaran su colección Immortalia Resort 2015; una colección que también incorpora el uso de piedras con significados australianos. "La historia detrás de estas piedras y la energía que se les atribuye es como hacemos nuestra selección", explicó Kamsler sobre su proceso de diseño. "Por ejemplo -los ópalos son conocidos como 'la piedra de la verdad' y tanto los australianos indígenas y los nativos norteamericanos creen que puede inducir visiones físicas y místicas. Están asociados emocionalmente al amor y la pasión y se dice que proveen lealtad y fidelidad, lo que los hace energéticamente perfectos para usar en anillos de compromiso".

Holly Ryan es otra diseñadora australiana inspirada por la belleza natural de Australia. Sus líneas limpias reflejan la topografía de su tierra natal y está comprometida a trabajar personalmente con mineros australianos para obtener muchas de sus piedras. "Me inspira mucho su forma en bruto", explica Ryan. "Así que uso piedras como ópalos y perlas que vienen directo de la naturaleza. En Australia hay tanto de donde escoger, que no hay necesidad de modificar nada de cómo viene".

Como Holly Ryan, Venice Rish es una diseñadora que produce joyería a mano, explicando que ahí es donde la magia ocurre. "Es donde verdaderamente se devela el carácter individual y la excentricidad del material", comenta. Una diseñadora conocida por la excentricidad en su trabajo, Rish actualmente está terminando su maestría en Central Saint Martins en Londres, un cambio que ha hecho crecer su aprecio por su casa. "Siento una fuerte conexión por el paisaje Australiano y nuestro estilo de vida libre", explica. "Mi proyecto (de maestría) es sobre Mundos Potencialmente Habitables y la perspectiva aérea de mucho del arte de los indígenas australianos ha sido una fuente de inspiración para imaginar la topografía de mundos fuera de la Tierra".

La alquimia es algo por lo que tanto Ryan como Rish dicen sentir afinidad. "Es algo que me interesó mucho cuando era más joven", dice Ryan. "Es el arte de transmutar metales y ser alquimista es como tener una habilidad mágica de volver una sustancia común de quizás poco valor, en algo muy valioso". Una diseñadora muy comprometida con las sustentabilidad en su trabajo, Ryan explica que siente la alquimia en su trabajo al reciclar materiales metálicos. "Me gusta sentir que soy un poco como maga en esa manera, al volver mis desechos de metal en nuevas placas y después transformar eso con mis manos para hacer algo hermoso como un anillo de boda". Rin también explora la alquimia en su trabajo. "Me especializo en un material que es muy alquímico por naturaleza", dice. "El vidrio dicroico es un medio de alta tecnología que consiste de pequeñas capas de óxidos de metal fusionados en la superficie del vidrio. Esto permite que algunas longitudes de onda de luz se reflejen y que otras pasen, es único por su infinidad de posibilidades. Mi obsesión es inventar combinaciones dicroicas y ver su transformación en universos individuales de pequeñas partículas de energía vibrante".

Los diseñadores de joyería australianos entonces, no están quedándose sin inspiración. Eso que emana de las minas de su propio país, las enseñanzas de su población indígena o la belleza física que puede encontrarse en la tierra. Encima de toda esta inspiración física y emotiva, es una perspectiva más práctica que parte de la historia de diseño del país. "Venimos de un medio ambiente que no está adjunto a la tradición en cuanto a labor se refiere", propone Rish. "Así que es una oportunidad para diseñar de manera salvaje".

Credits


Texto Rosie Dalton

Tagged:
Australia
joyas
joyeria
entrevistas de moda