terremoto, sobre arte en latinoamérica

En una de las épocas de mayor crecimiento e interés global por el arte contemporáneo, se crea Terremoto. Una publicación digital e impresa enfocada en el arte contemporáneo de Latinoamérica en donde puedes encontrar agenda, crítica y ensayos enfocados...

por Monse Castera
|
04 Marzo 2016, 7:30pm

Terremoto es una revista (trimestral y bilingüe) enfocada en el arte contemporáneo de una zona específica que comprende el Sur de Estados Unidos, México, Latinoamérica y un poco del Caribe. Es un trabajo de investigación enorme que se da a la tarea de comunicar la agenda de exposiciones y eventos de arte, comisionar textos críticos y explorar diversos temas desde la visión de las figuras que componen el sistema artístico local. Entrevistamos a Dorothee Dupuis, fundadora y editora de Terremoto. 

¿Por qué se decidió hacer Terremoto únicamente sobre cierta geografía?
Soy francesa y Europa es un continente que durante los últimos 30 años ha hecho un esfuerzo muy grande porque sus países se conozcan entre sí, aunque no hablen el mismo idioma. Cuando vine a México la primera vez, me pareció extraordinario que toda la gente pudiera comunicarse entre sí porque hablaban el mismo idioma. Me di cuenta entonces a qué punto la construcción europea había sido un esfuerzo político, único en la historia mundial. Por eso, me interesa trabajar desde esta fantasía transnacional que me construyó como individuo en mi infancia, y participar en mejorar el conocimiento que los países latinoamericanos tienen entre si, conocimiento que está creciendo con Internet y los nuevos medios de comunicación.

¿Cuáles son sus fuentes en el resto de los países? 
Somos un equipo de cuatro: Natalia Valencia, Antonella Rava, Ana Laura Martínez, y yo. Cada una recibimos información y tenemos, ahora que el proyecto se dio a conocer, una red de gente que nos manda información, así como datos que nos llegan por otros canales, porque por supuesto leemos la prensa especializada de cada país como: Folio, Código, Tempestad, ArtNexus de Bogotá, Artishock de Chile, e-flux, el blog del Guggenheim, el de la Colección Cisneros, etc. Hay mucha información que nos llega, que luego analizamos y escogemos (y con esta red tenemos un directorio de casi 150 sedes en toda Latinoamérica y el sur de Estados Unidos), lo que nos permite saber qué se está haciendo y qué vale la pena cubrir.

Más i-D: Index, una crónica en cinco zines

All Yesterday's Parties / Todas las Fiestas del Ayer. Terremoto issue 

Platícame un poco del proceso de edición para crear Terremoto.
Básicamente, cuando decidí empezar una publicación con textos comisionados pensé en un formato trimestral, que es común para las revistas de arte (existe desde hace mucho) y no te satura tanto como las publicaciones mensuales. La idea empezó como algo digital en primera instancia, sale un artículo a la semana. Hay muchas recomendaciones, personas que encontramos, un curador bueno que vemos en el blog, una exposición sobre una serie que nos interesaba, alguien que redacta un comunicado de prensa muy interesante, el libro que alguien nos recomienda, o salimos una noche y conocemos a tres colaboradores nuevos. Creo que gran parte sale del trabajo de investigación que se hace desde el blog, porque aunque no demanda tanta edición como el impreso, alimenta mucho al contenido de la revista. Además de que nos da mucho placer cuando invitamos a personas muy reconocidas y aceptan colaborar con nosotros, como en el número actual, que tenemos a Heriberto Yépez, que es un filósofo mexicano muy reconocido al que no conocíamos en persona, pero le escribimos y aceptó con gusto. Y, por otro lado, podemos darle la palabra a un escritor joven, como Diego Rios del Valle que conocemos porque trabaja en una galería y ofrecerle la primera oportunidad de escribir en un medio internacional, compartiendo espacio con un escritor reconocido.

Es una publicación de arte contemporáneo, a partir de esto, ¿cuáles dirías que son los temas recurrentes de sus contenidos?
El arte contemporáneo investiga muchos campos distintos, de hecho se dice que su campo de investigación son los otros campos de investigación. Es una especie de metadisciplina. Por ejemplo, el primer número, que era Margen de elección, nos permitía examinar todas las teorías dichas desde distintos puntos de vista; la segundo, Las cosas, nos llevó a estudiar la idea de fenomenologías distintas, como el realismo especulativo, que es una corriente de pensamiento muy europeo hoy en día, y compararlo con las cosmogonías mayas y ver cómo se aplican al objeto de arte. Entonces el verano pasado hicimos un número a partir de la idea de La estrategia del shock de Naomi Klein, que es la economía que reacciona al ver al mundo colapsar. La vez pasada fue sobre La academia y sobre en qué se interesa el arte, y el número actual aborda La cruda y todas las fiestas del ayer, que nace a partir de varios textos que hablan literalmente de la cruda y otros la abordan como metáfora.

¿Cuál es el papel de la cruda en el arte?
Creo que la cruda nos ayuda. Todos los autores tenían algo en mente inmediatamente, ubican rápido el sentimiento de desilusión y euforia irracional de la cruda. Un extraño sexto sentido entre la experiencia y el arrepentimiento, la culpa…

¿Cómo define Terremoto el presente del arte?
Creo que el arte refleja mucho a la sociedad, entonces trata de la paradoja generada por la extrema libertad que ha permitido el Internet y las redes sociales, una posibilidad de moverse, viajar, conocer más de los demás, que es algo sin precedentes, nunca habíamos tenido acceso a tantas cosas en el mundo. Por eso también se da un giro en el arte que se interesa en todos estos campos de conocimiento, porque puede, porque ahora tiene acceso y antes no era tan fácil. Pero al mismo tiempo nos estamos volviendo conscientes de que somos esclavos del sistema, del mercado, que para producir Terremoto necesitamos una nueva Mac, unos tenis Nike cool para llegar a la oficina, unos Ray-Ban para ir a la feria a Los Angeles y cómo estamos creando paradojas: nos interesa la ecología pero tomamos Coca y tiramos la mierda en la calle. Creo que en eso el arte siempre comenta e incide, aún nuestro modelo económico refleja eso. Somos libres, somos gratis, somos en línea, pero aun somos pagados por el sistema del mercado y eso es un double bind que a ver cómo se resuelve en los próximos años. Creo que hay un espacio para ideas nuevas, estamos al inicio de una era, por eso es importante empezar ahorita, quien sabe si en diez años pase algo, el terremoto.

Más i-D: 10 años de publicaciones independientes con Luis Venegas

All Yesterday's Parties / Todas las Fiestas del Ayer. Terremoto issue 5

¿Por qué es necesario que existan publicaciones como Terremoto?
Primero porque no creo que existiera una revista de arte latinoamericano joven y regional que tuviera la determinación de inscribirse en el mainstream y la gran distribución, a un nivel global. Por eso lanzamos números en ferias, estamos en bienales, trabajamos con galerías e instituciones. Queremos ofrecer una vitrina coherente que nos reafirme como una publicación profesional, un paso que para nosotros ya sucedió. Se puede ver que pasan cosas en la Ciudad de México que la están consolidando mucho y eso está pasando en toda América Latina; hemos viajado a Colombia, a Brasil, a Centroamérica, a algunas partes del Caribe, regiones que parecen muy lejanas para mí que vengo de Francia, donde seguimos siendo muy eurocéntricos. Pero creo que ahora hay suficiente contenido para que Latinoamérica tenga su Artforum porque hay suficiente calidad, exigencia y pila. Además, creo que aquí se trabajan miles temas de manera mucho más libre y más interesante, porque el estar un poco aislados de otras fuentes de información te hace más libre. Tus discursos, pensamientos y sueños están influenciados por mil cosas como el mercado, los medios, y se traduce con mucha originalidad y creo que va a seguir así muchos años antes de que se "normalice", por lo que podemos aprovechar esto y mezclarlo con lo otro.

¿Consideran que Terremoto hace crítica de arte?
Sí, creo que hay varios artículos muy críticos, que son también críticos a la mirada occidental y tratan de encontrar su propia voz. Me viene a la mente el artículo de Fabiola Iza del último número en el que ella trata de deconstruir dos exposiciones de arte Latinoamericano que sucedieron en el Museo Reina Sofía y el Museo del Barrio en Nueva York y habla de por qué esos museos, europeo y estadounidense, se dan a la tarea de escribir nuestra historia y hablar de nuestra cultura, lo cual resulta en un debate muy interesante. Y también tenemos un programa de reseñas por correo electrónico que ofrece crítica de eventos como bienales y semanas de ferias de arte en varias ciudades. Producir crítica de manera regular cuesta mucho, entonces, decidimos enfocarnos en reseñas más largas que permiten ofrecer un panorama más amplio, más allá de reseñas de muestras específicas, que además, en nuestros días, muchas veces no son nada más que aclaraciones corteses de los comunicados de prensa emitidos por las galerías.

Y a partir de eso, ¿cuál es su estrategia económica?
El año pasado el proyecto empezó a existir primero con la ayuda de una beca de producción de la Fundación FLAX y de su espacio asociado Fahrenheit, a través de una residencia que hice ahí el verano de 2014, así como con el apoyo de la beca de fomento de la Fundación Jumex en 2015. Entonces, luego busqué apoyos privados por medio de la venta de publicidad, por eso decidimos ser una publicación gratuita y tener una buena distribución. Es un modelo como el de Vice, que es muy interesante, porque puedes proporcionar información de calidad sin costo para un lector, y aunque es el mercado quien paga, sabe que no puede influenciar tu contenido, lo que es un win-win. Por último están los inversionistas privados, que han sido medio filántropos que apoyan el proyecto y han puesto dinero para hacer que la empresa despegue. Pero sí, la idea a mediano plazo es que las galerías y las instituciones se den cuenta de que hacemos un trabajo que les puede dar ganancias y beneficios en cuanto a darse a conocer.

Presentación de la quinta edición de Terremoto Todas las Fiestas del Ayer en Aeromoto, Ciudad de México.. Lectura y performance de Francesco Pedraglio. 

¿Y sobre el diseño gráfico?
El logotipo y la página son de Michael Ray-Von. El diseño impreso es de Carla Valdivia. Para la página teníamos esa idea de feed donde tienes lo más actual arriba y puedes ir bajando por el contenido infinitamente y ver mil cosas, así había una correspondencia con este estado familiar de Facebook o Twitter donde vas encontrando contenido. Va a cambiar porque hemos al tener tanto contenido en año se volvió obsoleta. Para la versión impresa teníamos la idea de un periódico que fuera agradable, grande y cómodo de leer.

¿En dónde se puede encontrar la revista impresa?
En línea tenemos una lista de todos los puntos de distribución, son aproximadamente 80 lugares. En el mapa se ve impresionante, llega hasta Australia. Mucha gente nos ayuda a que se distribuya.

terremoto.mx/

Wild Researchers en MIAMI Prácticas Contemporáneas, Bogotá. Diciembre 2015.

Tagged:
mexico
Terremoto
entrevistas de arte
arte de latinoamérica
dorothee depuis
publicaciones de arte