piérdete en el nuevo sonido de kiev

Ahondamos en la revolución rave underground de Kiev, sigue el lente de Lesha Berezovskiy y adéntrate en la oscuridad de la noche.

|
may. 31 2016, 5:36pm

Cxema es crudo, complejo e hipnótico. Comenzó su vida mientras 1000 niños convulsionaron en el tiempo al ritmo del fuerte beat 4/4 del techno en una bodega abandonada a las afueras de Kiev, bailando como si el mundo a su alrededor se derrumbara. La revolución de 2014 paralizó la vida nocturna en Kiev. Mientras protestas se convertían en disturbios, y las fuerzas de seguridad del gobierno abrían fuego sobre los manifestantes, el país cayó en crisis. El Presidente fue derrocado y un nuevo gobierno se proclamó. Rusia invadió y anexó Crimea, milicias sectarias se levantaron en todo el país. Pero Ucrania sufrió, la juventud del país votó con los pies y lo llevó a la pista de baile.

Más de i-D: Todas las fiestas de México: más raves como en los noventa

Más de i-D: Seis años de raves en Ucrania

Slava Lepsheev había perdido su trabajo debido a la crisis financiera que la guerra desencadenó, y estaba harto de no poder salir de noche, así que comenzó Cxema -un rave techno que sucedía cada vez que su situación financiera se lo permitía. Llevó Cxema a cualquier recinto ilegal o semi-legal en el cual podía instalar un sistema de sonido- skateparks, almacenes, bóvedas bajo puentes, islas desoladas a las afueras de la ciudad. Cxema rápidamente se convirtió en algo más que una fiesta, se convirtió en una forma en la que la juventud ucraniana podía unirse. Jóvenes de toda Ucrania viajaban hasta Kiev para ir a los raves los fines de semana, algunos incluso tomaban autobuses de 23 horas desde Crimea.

Más de i-D: El nuevo número de i-D está aquí: The Futurewise Issue

La pista de baile en Cxema no es solo eso. Es un lugar con un alma vibrante, un lugar para sentirse completamente libre, un lugar donde olvidar las consecuencias que el caos político del país le ha dejado a una juventud con muy poco apoyo, pocas opciones y altos niveles de desempleo. Cxema se convirtió en una declaración de protesta, aunque a veces sesgada, en medio de la revolución en la que el país había metido a jóvenes, hombres y mujeres, que surgió bajo un deseo de normalidad, escape y abandono en un país donde el futuro se veía bastante sombrío. El deseo de la juventud ucraniana por cambiar las cosas es palpable -y verdaderamente inspirador. No es tan fácil hacer un rave o crear una marca de ropa, o hacer cualquier cosa creativa y que sea remunerable en Ucrania -pero muchos se han adentrado en la aventura, trabajando juntos para crear algo hermoso, como Cxema. La prueba fehaciente de que las crisis pueden crear oportunidades si uno realmente lo desea.

Credits


Texto Kate Villevoye
Fotografía Lesha Berezovskiy