Publicidad

milán: ropa, consistencia y cambio constante

Mientras que el telón de los shows de otoño/invierno 2016 en Milán cierra, tres diseñadores diferentes –MSGM, Missoni y Marni– demostraron que los cambios de la industria de la moda en curso se balancean mejor gracias a la consistencia.

por Anders Christian Madsen
|
29 Febrero 2016, 7:35pm

Mitchell Sams

Mientras las luces del show de otoño/invierno 2016 en Milán se disipan, un mensaje se manifiesta claramente: la consistencia. Después del annus horribilis de 2015 de la moda, donde el juego de las sillas entre diseñadores fue a nuevos extremos y el sistema anticuado de la moda fue debatido hasta el cansancio, las marcas de Milán -un lugar concebido tradicionalmente como de grandes negocios- habían tenido que establecer un frente firme, pero también tuvieron que demostrar que estaban poniendo atención a una industria en transición. Ese balance se reflejó en los tres shows principales del domingo, los cuales pertenecían a tres muy distintos polos de la industria: Missoni, la dinastía de la vieja escuela que aún está dirigida por la familia; Marni, la gran potencia moderna fundada en los noventa; MSGM, la joven y exitosa marca de la nueva era. El 2015 y los cambios que generó al principio de año, cuando tanto Vetements como Burberry, anunciaron su reestructuración del desfile de moda y los modelos de ventas, se reflejaron de manera más directa en el desfile de MSGM -como debe de ser para una marca joven- donde la invitación venía acompañada con una prohibición de redes sociales y tomar fotos, y el comunicado de prensa anunció que la colección no tendría tema y sería "solo ropa". 

Más de i-DMSGM vive en el momento para otoño/invierno 2016

MSGM otoño/invierno 2016

A pesar de que la declaración tenía que ver con la idea encarnada por Vetements -que por supuesto en francés significa "solo ropa"- de ensamblar colecciones de grandes piezas que la gente quiere comprar y ponerse, en vez de forzar un gran concepto, la prohibición de redes sociales fue una reacción más directa hacia el debate actual dentro de la moda en relación a la inmediatez y la accesibilidad, no solo en cuestión a que tan rápido un público más amplio llega a ver una colección, pero cómo y cuándo debe ponerse al alcance de ellos. (Vetements, por ejemplo, ahora estará haciendo una colección por temporada y va a producir y venderla antes del show, la cual se presentará en la Semana de la Moda Masculina. Burberry, por otro lado, esta adelantando el esquema de temporadas y ahora estará vendiendo sus colecciones justo después de mostrarlas en la pasarela). En MSGM, el mensaje fue un franco llamado a simplificar la moda, pero también a tomarlo con calma y permitir que las colecciones y las tendencias que crean puedan respirar. Esa es una manera de crear consistencia. Otra manera es el método de Missoni, el cual hizo eco al espíritu que hemos visto en otras casas de diseño, como Gucci y Versace esta semana: continuidad al frenar la carrera para satisfacer de manera constante la expectativa de reinvención. 

Más de i-DEl street style renacentista de Gucci otoño/invierno 2016

MSGM otoño/invierno 2016

La colección de Angela Missoni fue fuerte -de hecho, más fuerte de como ha sido ya por un tiempo- pero aún era totalmente Missoni, con todas las sofisticadas técnicas de diseños tejidos y zigzags que conlleva. Si no está roto, no lo arregles —y ese espíritu no solo va de acuerdo a la familia Missoni, quienes se han apegado a sus tejidos por décadas, también a diseñadores como Alessandro Michele, quien apenas está comenzando a construir su universo creativo en Gucci y a quien deberían permitir desarrollar su talento de manera lenta y segura, por lo menos para que el cliente pueda tener la oportunidad de comprender (¡y ponerse al corriente!). 

Más de i-D: Missoni no suelta sus tejidos para otoño/invierno 2016

Missoni otoño/invierno 2016

Consuelo Castiglioni pertenece al segmento de diseñadores para quienes la reinvención conceptual es clave. Marni no fue construida a base de una técnica específica u objeto como Missoni (tejidos) y Gucci (accesorios), así que necesita sorprender y deleitar a sus fans cada temporada sin alienarlos. En el show del domingo, Castiglioni exhibió justo ese sentido de consistencia en una colección que contenía toda la ornamentación gráfica con estilo callejero que enloquece a los fans de Marni, pero que desafió la silueta con proporciones y formas atrevidas. En un Milán que está pasando por cambios, la consistencia es el factor irónico que mantendrá todo en su lugar. 

Marni otoño/invierno 2016

Credits


Texto Anders Christian Madsen
Fotografía Mitchell Sams