¿qué le da miedo a sophia lillis?

Ahora que Sophia Lillis tiene un papel estelar en la adaptación a la gran pantalla de 'IT' de Stephen King, nos reunimos con la quinceañera para saber más sobre esa ya emblemática escena del baño de sangre.

por Jack Sunnucks; traducido por Laura Castro
|
25 Agosto 2017, 6:51pm

Este artículo apareció originalmente en The Acting Up Issue, no. 349, otoño de 2017 de i-D.

En la nueva iteración del director Andrés Muschietti de la terrorífico película de culto del payaso, IT , hay una escena particularmente memorable. Y no, no incluye a Bill Skarsgård como el horrible Pennywise, chupando las almas de los incautos adolescentes. Se trata más bien de Beverly Marsh, interpretada por la actriz estadounidense de quince años Sophia Lillis, parada frente al espejo del baño.

Cadena del estudio del estilista.

Esperas, tenso, listo para que la sangre brote del lavabo (una de las imágenes más aterradoras de la serie original). En lugar de eso, Beverly acerca unas tijeras a su largo cabello castaño e, impasible y sin pestañear, se corta el pelo de manera radical. Es un momento inesperado en la película; en lugar del tipo de miedo que te mantiene al borde del asiento, es más un tipo de horror silencioso y su poderosa angustia se la debemos a la talentosa joven actriz que interpreta la escena, la adolescente de Brooklyn Sophia Lillis. "Siempre obtengo ese tipo de papeles", dice Sophia de Beverly, cuyo verdadera horror en la pantalla no es un payaso loco intentando comérsela, sino su padre abusivo. "En realidad fue la idea de Andrés Muschietti. A él realmente le gusta mucho cómo me veo con el pelo corto, pero a los productores les gustó más con el pelo largo, así que me dijo: 'Ella tendrá el pelo largo y después de dos escenas se lo cortará'".

Arete del studio del estilista.

IT, la película, es mucho más cercana a la novela de Stephen King que a la miniserie protagonizada por Tim Curry de los años 90. Las pruebas y tribulaciones del reparto adolescente son mucho mayores y tienen tanta importancia como el espeluznante ser que los persigue. "En cada escena que he interpretado siempre ocurre algo; hay una madre muerta, una madre que me abandona, un padre abusivo...", dice en broma Sophia sobre sus papeles anteriores, los cuales incluyen a Addie del corto The Lipstick Stain en 2013 y a Camille en el drama de HBO Sharp Objects . "¡Tal vez algún día me den un papel feliz!". La verdad es que Sophia tiene talento para los gestos emocionalmente sutiles. Adoptando un estilo de actuación más internalizado, dice tanto con sus ojos como con sus palabras, lo que la convierte en la elección ideal para interpretar personajes femeninos atormentados con un matiz mucho más allá de sus 15 años. "Tengo mucho en común con Beverly —dice decididamente—, en la manera en que lidia con sus emociones, y su conexión con los demás".

Arete y calzado del estudio del estilista.

En el corazón de IT se encuentra la amistad entre los inadaptados que conforman la pandilla escolar del Club de los perdedores; desde el parlanchín Richie [Finn Wolfhard] hasta el solemne y humillado Bill [Jaeden Lieberher]. Beverly es quien mantiene a su pequeño clan unido, y por supuesto todos están un poco enamorados de ella. "Fueron muy amables —nos dice Sophia de sus compañeros del sexo opuesto—. No sabía qué esperar siendo la única chica del grupo, pensé que podría ser incómodo, pero no lo fue". El vínculo que se ve en pantalla entre los perdedores, el cual es evidente incluso en los momentos más oscuros de esta película macabra, fue motivado por Muschietti, quien animó a los adolescentes a que su amistad fuera tan real como en la pantalla. "Salíamos, andábamos en bicicleta y nos divertíamos. Tuvimos la experiencia completa todos juntos, y eso contribuyó a desarrollar nuestro vínculo".

Sophia se enamoró primero de la actuación a través de su padrastro, que estaba cursando una clase de cine y le pidió que fuera la protagonista de su proyecto final. Además de tomar clases en el Instituto de Teatro y Cine Lee Strasberg de la Universidad de Nueva York desde los siete años, y de participar en la obra A Midsummer Night's Dream a los 14 años, Sophia tuvo una infancia bastante creativa. "Crecí viendo muchas películas francesas antiguas —dice de su educación formativa en cine—. Todas tienen finales horribles. También soy una gran fan de Bill Murray, Groundhog Day y Lost in Translation son mis favoritas". Murray logra darles mucho sentido; ambas películas comparten una actitud esotérica distante —nunca estaremos absolutamente seguros de si Sophia lo dijo en broma o no—. "Creo que los chicos estaban emocionalmente agotados —dice inexpresivamente sobre tener que gritarle a una pantalla verde durante 12 horas seguidas—. Cada vez que una escena nos quedaba bien, en lugar de decir 'corte', Muschietti nos dijo a todos que escupiéramos. Al principio estábamos muy confundidos, pero hacia el final ya estábamos acostumbrados". Ya que habían hecho lo del escupitajo, Muschietti tenía otra actividad grupal para ayudarlos a recuperarse del agotamiento del día: karaoke grupal. "Es muy bueno", dice ella de la versión de él de Boney M.

Filmar la icónica escena de IT de la sangre en el baño fue otro momento destacado para Sophia (alerta spoiler —en todas partes—). "Ay, eso fue un desastre —sonríe—. ¡Todas las paredes estaban manchadas, y también yo!". Ése fue uno de los pocos momentos que tampoco fueron hechos a computadora.

Ahora, Sophia está trabajando en otro proyecto igual de intenso, la serie de televisión ya antes mencionada Sharp Objects, protagonizada por Amy Adams como una periodista enviada a su ciudad natal para cubrir un espeluznante asesinato. "Realmente me gustaría hacer algo de comedia en algún momento, interpretar una vida más feliz", implora en broma. También está haciendo malabarismos con su naciente carrera actoral y la escuela, lo cual por supuesto es una pesadilla total para la mayoría de la gente, pero no para Sophia. "En realidad no le tengo miedo a a nada —concluye—. Antes me daban miedo las arañas, pero lo superé. Mi mayor temor probablemente es el fracaso, no puedo manejarlo". No es que el fracaso esté a la vista en el corto plazo —la hipnótica actuación de Sophia como Beverly es uno de los mejores debuts de la pantalla grande en los últimos años—. "He sido muy afortunada —dijo cuando le pregunté qué consejo le daría a otros jóvenes actores en ciernes que no han tenido la fortuna de trabajar con Amy Adams y Bill Skarsgård—. Supongo que les diría que todos pasamos por eso, y que ¡todo mejorará!".

Pendiente y zapatos de estudio del estilista converso.

Créditos


Texto Jack Sunnucks
Fotografía Collier Schorr
Director de moda Alastair McKimm

Peinado Holli Smith en Art Partner. Maquillaje Dick Page en STATEMENT Artistas. Técnico de uñas Natalie Pavlovski en Bridge Artists usando CHANEL Le Vernis. Diseño de set Kadu Lennox en Frank Reps. Asistentes de fotografía PJ Spaniol, Erik Snyder y Jarrod Turner. Asistentes de estilismo Lauren Davis y Sydney Rose Thomas. Asistente de peinado Kelsey Morgan. Producción Felix Frith y Evan Schafer.

Sophia viste Prada por completo.

Este artículo fue publicado originalmente en i-D UK.