The VICEChannels

      arte Felix Petty 26 abril 2016

      más allá de instagram con amalia ulman

      Amalia Ulman transformó Instagram en un sitio para el arte de performance. Durante cinco meses documentó la vida, el amor y las crisis nerviosas de una chica que se acababa de mudar a LA, casualmente desmantelando el mundo obsesionado con la imagen en el que vivimos. Ahora, una de las artistas más emocionante de su generación, está irrumpiendo en nuevas formas de expresión para continuar explorando la estética del poder.

      más allá de instagram con amalia ulman más allá de instagram con amalia ulman más allá de instagram con amalia ulman

      No recuerdo cuando me di cuenta por primera vez que el Instagram de Amalia se había convertido en el hogar de una pieza de arte performance meticulosamente planeada. Noté que ya no estaba Amalia en las fotos sino "Amalia". 

      Amalia acababa de mudarse de Londres, de donde se había graduado de Central Saint Martins, a Los Ángeles, y pensé, pues eso es lo que le hace Los Ángeles a la gente, ¿no? Convierte a todos en narcisistas obsesionados con las selfies, que suben fotos de arte de latte, frases motivacionales, y videos de ellos bailando de manera sexy la canción de Iggy Azalea. Creo que me di cuenta de manera definitiva cuando Amalia fue al hospital para "hacerse" cirugía para aumentarse los senos.

      Excellences and Perfections, el título de ese performance, fue realizado a través de Instagram por cinco meses en 2014. En él, "Amalia" se muda a LA, consigue novio, se hace cirugía plástica, tiene una crisis, se mejora. Fin. Amalia tiene un ojo flaubertiano por encontrar la belleza en los detalles banales, descubriendo el idealismo romántico que surge de tal banalidad, y de desmenuzar la pelea de cuando la burbuja romántica tronó. Excellences And Perfections quizá sea una sátira, pero es muy difícil discernir justo dónde cae el golpe. Apunta tanto hacia el performance que lleva a cabo el personaje al igual que al público voyeurista que no puede dejar de ver el espectáculo que se desenvuelve. Hay una vacuidad perfeccionista en las imágenes que nos implica a todos.

      "Sentía una fascinación por los moodboards que estas chicas armaban en línea, y la manera en la que escribían, como una especie de cómplice". Amalia explica cuando le pregunto sobre cómo empezó Excellences and Perfections. "La idea original fue utilizar esa misma estrategia y aplicarla a una narrativa ficticia planeada, pero quise utilizar el lenguaje del Internet para hacer que el público se sintiera incomodo cundo fueran confrontados con sus propios deseo, placeres culposos y prejuicios. ¿Cómo reaccionaría un público del arte a un personaje que los entretiene, pero que supuestamente deben criticar y condenar?"

      Excellences and Perfections está exhibido ahorita en dos exposiciones muy distintas. En el Whitechapel, que es un repaso de los últimos cinco años del arte digital, colocan a Amalia junto a contemporáneas suyos como Petra Cortright y Katja Novitskova, como si experimentara con nuevas tecnologías para ver qué territorios puede habitar el arte. La exposición del Tate, en cambio, la coloca en una linea de artistas como Cindy Sherman, Hannah Wilke, y Francesca Woodman, quienes mezclan la fotografía, el retrato y el performance. El poder duradero no está tanto en las imágenes por sí solas, o incluso en la historia que cuenta, pero en las reacciones que generó el performance, y que continúa generando. 

      "Algunas reacciones fueron inesperadas, como mujeres pidiendo consejos sobre cirujanos y no sugiriendo que piense dos veces la cirugía. Otras reacciones sucedieron de la manera planeada, como el slut shaming, los trolls, y fuertes sentimientos de decepción de la gente que quería creer que la historia era real… La misma decepción que sufre un cliente cuando su prostituta favorita les revela que en realidad no está enamorada". 

      Excellences and Perfections pareció tocar fibras sensibles, su perspectiva sobre la cultura femenina del Instagram la abrió a las críticas clásicas de la variedad de "¿es esto realmente arte?" fuera del mundo del arte, una especie de burla de poca cultura de parte de los miembros del mundo del arte, quienes creyeron que realmente es el personaje del performance, o que no pueden ver la pieza de performance como una obra, pero simplemente Arte de Instagram. "La gente no suele cuestionarse lo que han visto", explica, "Todas las fotografías son reales porque queremos que lo sean". El hecho de que no hubo una horrible cualidad rencorosa en Excellences and Perfections, y que su humor fue tan inexpresivo, quiere decir que es difícil discernir lo real de la realidad que creó Amalia. 

      "Todos somos personajes en una obra, pero nadie quiere pensar en ello, o encontrarse como una caricatura o un cliché andante. Es el mismo desasosiego que cualquiera siente cuando un amigo los imita perfectamente bien, dándose cuenta lo obvio de sus significantes".

      Desde Excellences and Perfections, Amalia ha utilizado formas muy distintas para poder expresar una inquietud similar con las superficies, las estéticas y las relaciones de poder de la vida moderna. Stock Images of War, expuesta en Nueva York, mostró obras que hizo durante su recuperación, después de un peligroso accidente de autobús donde se rompió la pierna, donde, en una serie de esculturas de alambre metálico, convirtió instrumentos de guerra en objetos delicados y precarios que reflejan la fragilidad de su situación. Luego, en International House Of Cozy, que hizo para el MAMA en Róterdam, desmenuzó los varios significantes de la vida hipster a través de una película pornográfica corta. Con música ambiental ligera de fondo, una pareja habla sobre su vida, su casa en Soho, el humectante Aesop, sus carreras artísticas. Es una perspectiva retorcida y graciosa sobre el tópico de "el sexo vende" y el muy espeluznante uso de la palabra "porn" como indicador: lifestyle porn, interior porn, food porn, etc. "Me gusta el porno como este gran pedazo de la cultura pop que todo mundo ve pero nadie realmente habla sobre ello", dice Amalia. "Es una gran sábana que cubre al mundo como la capa de ozono". En el clímax de la película el actor se viene sobre un cuaderno Muji. 

      "Quiero estar 'descifrando las cosas' hasta que me muera", explica sobre sus estilos y formas diversas, "Algunas ideas van a funcionar, otras no. Creo que no tengo sentido del ridículo, lo cual me protege de sobre-pensar". La amenaza que corre a través de la mayoría de su trabajo, que hace su acercamiento tan singularmente satisfactorio, es la manera que usa la narrativa para explorar la vida moderna. 

      Parte de esto, como ella dice, es explorar el uso del cliché. Ahora todos debemos de construir nuestra propia marca, reescribir nuestras vidas para hacernos ver perfectos, transmitir nuestros trabajos perfectos, nuestros pasatiempos, amigos, cenas, cafés, todos somos personajes en una obra, solo que el trabajo de Amalia frecuentemente revela que somos simples caricaturas. De manera alternativa, es una especie de hipocresía, otro tipo de cliché, sobre la manera en la que la sociedad está estructurada. Las dicotomías sencillas entre potentes e impotentes, mujeres y hombres. 

      "Estoy fascinada con los estafadores (¡Creo que soy de Argentina!) y por la forma en la que alguien puede hacerse pasar por otra persona, a través de su representación, su porte, la ropa etc. La misma manera en la que la gente se hace cirugía, se arregla para verse más bonita o más joven, y los tratan mejor porque se ven más dulces".

      En Frieze develó una nueva instalación de video con Arcadia Missa basado en la historia de escribir en diarios y las historias no escritas de mujeres, al igual que un viaje que hizo a Corea del Norte. Para entrar a la cabina tenías que dejar tu celular y quitarte los zapatos. La película utiliza la estética cursi y leguaje estereotípico de niña como una manera de discutir asuntos mayores sobre la representación de los medios, que frecuentemente utiliza ese tono tierno de voz para colar, a la fuerza, declaraciones poderosas: "Solo puedes escaparte de esa manipulación política y personal al reconocer ese leguaje", explica. "La mayor parte del guión se hizo a base de correos electrónicos que me han enviado los hombres en el pasado".

      Más de i-D:

      De la cirugía plástica a la crisis nerviosa pública, Amalia Ulman

      Daata Editions y el futuro comercial del arte digital

      Arvida Byström y Molly Soda hablan sobre su libro de selfies censuradas

      Credits

      Texto Felix Petty

      Fotografía Renata Raksha

      Conéctate al mundo de i-D! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram.

      Temas:amalia ulman, arte, entrevistas de arte, instagram, frieze, arcadia missa, cultura

      comments powered by Disqus

      Hoy en i-D

      Ver más

      featured on i-D

      Ver más