The VICEChannels

      arte Elsa Gil 10 diciembre 2014

      La naturaleza de Sofía Ortiz

      Visitamos el estudio de la artista mexicana Sofía Ortiz, quien nos habló de sus planes futuros y el sabor de sus colores favoritos.

      La naturaleza de Sofía Ortiz La naturaleza de Sofía Ortiz La naturaleza de Sofía Ortiz

      La inteligencia de Sofía no pasa desapercibida, va de la mano con su seguridad. Es una mujer alegre que respeta su trabajo con diligencia. Estudió arte en Yale, donde se graduó con honores y reconocimientos. El año pasado recibió la beca del FONCA y ahora se encuentra haciendo una residencia de arte en el Swatch Art Peace Hotel en China. Tiene un amor por la naturaleza que se ve a flor de piel, literalmente, decorando sus pecas, tatuándoles puntos de colores para que parezcan flores. Con un estudio cubierto con sus dibujos y colecciones de piedras y plantas, Sofía le da un giro a lo que conocemos como antiguos dibujos biológicos y los incorpora en piezas enormes, donde los animales y los organismos comparten un espacio envolviéndose uno con el otro. La artista pelirroja nos abrió las puertas de su casa para contarnos sus planes futuros y describir el sabor de sus colores favoritos.

      ¿Qué te hace querer pintar?

      Más bien como que uno no lo puede evitar hacer, hasta cierto punto. Con cualquier proyecto creativo, es la inevitabilidad de poder hacerlo. Yo no quería estudiar pintura, empecé con historia del arte y después hice doble licenciatura hasta que acabe solamente con arte. Quería mantenerlo puro, como algo personal que no tuviera que estar bajo el escrutinio de otras personas, entonces no me lo quería tomar en serio, pero al final simplemente no lo pude evitar.

      ¿Qué tan seguido te sientas a pintar?

      Varía mucho, últimamente nada, porque he estado echando a andar otros proyectos, pero el año pasado con la beca del FONCA, era casi diario.

      ¿Cómo funciona tu rutina para trabajar?

      Ahorita estoy escuchando audiolibros, llevo 43 horas escuchando 1Q84 de Murakami. Comienzo mucho dibujando en laboratorios de biología, y esa es la base morfológica de los cuadros, aunque no miro los dibujos cuando estoy pintando. Ya la memoria del cuerpo con mi mano lo hace, el dibujo es una manera de conocer algo, es un aprendizaje de cómo está estructurado algo. Cuando pasas tres horas viendo una piedra se te queda grabado y se convierte en un estudio visual, es una herramienta para entender las cosas. El proceso es poner manchas de tinta en un papel y dejar que creen una topografía propia y esas topografías te ayudan a encontrar formas que ya habías estudiado anteriormente.

      ¿Cuál es un elemento clave de tu inspiración y por qué?

      El mundo vivo, las cosas vivas y los procesos naturales. Es la cuestión de la evolución orgánica, donde nada está planeado anteriormente. No hay una planeación anterior en una evolución orgánica, las cosas se van dando absolutamente independientes de su entorno y sus idiosincrasias. Encuentro muchos procesos paralelos entre lo orgánico y un proceso creativo. Es como ver a tus plantas cambiar y crecer, nada está planeado y hay una aglomeración perfecta, y dentro de cada aglomeración hay una dentro de otra, son loops, casi como una matrushka. Tienes una mitocondria adentro de una célula adentro de un organismo, es infinito. De lo micro a lo macro hasta que da la vuelta y se repite, es como un uróboro, una serpiente comiéndose la cola. Como ves reflejado en las orbitas del planeta las orbitas de los átomos. 

      ¿Cómo promueves tu arte? ¿Usas el Internet o algún otro medio actual?

      Usar estos medio es lo mas lejano a mí. No es que sea inválido usar esos medios. Es una herramienta y la gente la explota de diferentes maneras y es absolutamente válido. Pero en lo personal, lo que me gusta ver es la naturaleza y me gusta el dibujo de observación, es un proceso muy interior, no es que sea aislado del mundo exterior, porque no creo que el arte este aislado. Esa es una visión del siglo XVIII, si no cómo puedes hacer arte que sea una masturbación absoluta. Creo que hay peligro de estar demasiado metido en el Internet porque te limita a una parte del mundo. No me gusta ser observada, supongo que esa es la respuesta más honesta, no puedo trabajar si hay gente viéndome. Tengo una pagina de Internet con mis imágenes y siento que eso para mí es suficiente.

      ¿Si no fueras artista, qué serías?

      Bióloga, soy bióloga frustrada. Una gran parte de la razón por la cual estoy tranquila pintando es porque me ha permitido estar muy en contacto con la biología, que siempre ha sido mi primer amor. Llegar con tu libreta y un lápiz a la UNAM y que ese sea tu punto de entrada o tu identificación para poder entrar a un contexto de ciencias que estudia la vida, eso completa la experiencia para mí. Hay arte que solo se trata de hacer arte, y está bien, pero el que más me llama la atención es el arte que se usa como un punto de partida para estudiar otras cosas. En mi caso eso es la ciencia y la biología.

      ¿Cuáles son tus tres colores favoritos y a que sabe cada uno?

      Azul Prusia: Sabe a mar profundo.

      Siena Tostado: Sabe a madera mojada.

      Rosa Opera: Sabe a fiesta.

      Pintas muchos animales, mas allá de su valor estético ¿hay algo detrás de la naturaleza que te llama la atención?

      ¡Están vivos, nadie los planeó y sin embargo son estructuras absolutamente contenidas y perfectas!

      ¿Por qué escogiste esta técnica y esta particularidad?

      La neta porque, cuando empecé la carrera llegaba pacheca a mi dormitorio y me ponía a pendejear y a pintar. Las acuarelas son la cosa perfecta porque no ensucian, no huelen, son transportables. Cuando me reencontré con el dibujo a través de estar dibujando en laboratorios, la acuarela empezó a tener mas resonancia (a pesar de que no me la tomaba en serio), es lo que fluye entre lo gráfico y lo pictórico, es un punto medio entre el dibujo y la pintura.

      ¿Qué fue lo primero que pintaste, que fue lo último que pintaste?

      Lo primero que pinté ¿sabes cómo dibujas a tu familia de chiquito? Me encantaba dibujar a señoras elegantes con chongos enormes en la cabeza. Supongo que para mi mamá era la señora elegante cuando eres niña y le ponía tres bolas enormes en la cabeza que según yo era muy elegante.

      Lo último que pinté, fue unos regalitos de boda para una amiga, me acabo de dar cuenta que son del mismo color que mis tatuajes. Hago flores alrededor de mis pecas, y me quiero hacer una órbita alrededor de un lunar en mi pierna.

      Si tuvieras que ser uno de tus animales ¿cuál serias y por qué?

      Un cóndor en los Andes ¿por qué no? ¡Llega a donde sea!

      ¿Qué es lo que más necesitas para ser exitosa dentro del mundo del arte?

      Tienes que trabajar duro y tener un poco de suerte, la neta. 


      ¿Qué música sería una perfecta descripción de tu trabajo?

      Un playlist que me hizo Maria Kalach, mi amiga. Tiene muchas canciones diferentes, se llama "para emocionar a Sofía", esta en Grooveshark si lo quieren buscar. Tiene un excelente gusto musical y ese playlist lo he escuchado hasta el cansancio últimamente.

      ¿Tienes algo que comunicarle al mundo?

      No sé, más bien yo creo que ese es el proceso. Encontrar lo que estas tratando decir o hacer, es la pregunta más difícil que se contesta toda la vida, porque siempre va cambiando. El día que tenga esa respuesta va a ser el día que deje de pintar, porque ya la respondí.

      ¿México juega un papel en tu técnica o inspiración?

      Hasta cierto punto, obviamente sí, uno es producto de donde viene, es producto incidental de sus circunstancias específicas. Por ejemplo, con mi beca del año pasado estuve todo un año yendo a dibujar flora y fauna mexicana a la UNAM. Supongo que son generalidades de cualquier lugar, pero México es un lugar idiosincrático y yo lo aprecio por eso. Pero no diría que mi obra es específicamente mexicana, aunque en ese cuadro tengo un jaguar. Tengo unos cuadros de 2.60 de largo y son puras especies mexicanas y se llama bestiario guadalupano.

      ¿Qué planes te esperan en el futuro?

      Bueno, la próxima semana me voy a vivir a Shanghái seis meses a realizar una residencia en el Swatch Art Peace Hotel. Voy a tener un estudio como de 60 metros cuadrados entonces no puedo pintar con óleos porque me intoxicaría. Aunque he tenido muchas ganas de regresar a ellos porque fue lo que hice toda la vida, también le he tenido muchas ganas a los acrílicos últimamente. Igual y voy a empezar a pintar cuerpos otra vez, y máquinas. 

      Credits

      Texto Elsa Gil

      Fotografía Maureen Evans

      Conéctate al mundo de i-D! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram.

      Temas:arte, cultura, pintura

      comments powered by Disqus

      Hoy en i-D

      Ver más

      featured on i-D

      Ver más