Images via OKRA

el renacimiento de los raves en sidney

Las infames leyes de cierre patronal de Sidney fueron implementadas para que la cuidad fuera un lugar seguro para la fiesta. Pero para muchos la cultura rave ilegal que creció bajo las sombras ha aportado una verdadera sensación de seguridad.

|
mar. 22 2016, 11:43pm

Images via OKRA

Desde que Mike Baird, Jefe de Gobierno de New South Wales, implementó las polémicas leyes de cierre patronal en Sidney en 2014, el debate se ha desatado en cuanto a su impacto: ¿Acaso han herido a la ciudad, o la han ayudado —son acaso cosas que podemos calificar? Para aquellos que no han tratado de conseguir un trago después de media noche en Sidney recientemente, las restricciones quieren decir que los lugares del centro de la ciudad no pueden dejar entrar a nadie después de la 1:30am, y deben dejar de servir alcohol a las 3am. El gobierno estatal cree que estas leyes son la mejor manera de evitar la violencia en las calles y los ataques provocados por el alcohol. Pero los locales argumentan que los cambios solo resultan en que las peleas de borrachos se muevan a las áreas aledañas, y están drenando la amplia atracción cultural de la ciudad. 

Los bares y clubs tradicionales sufren, pero no todo son malas noticias. Los cambios han provocado un renacimiento de la cultura rave DIY. Fiestas clandestinas están surgiendo por toda la ciudad, y los organizadores buscan bodegas, parques y edificios abandonados para adueñarse de ellos y darles vida. 

Esta respuesta no es tan sorprendente, después de todo la cultura rave siempre ha prosperado en las sombras de la opresión. Podemos decir que las imágenes más emblemáticas de los raves vienen en el Reino Unido a finales de los ochenta y principios de los noventa, cuando las fiestas reaccionaban en contra del gobierno conservador de Thatcher y esculpían su propia libertad social. Los raves son un antídoto natural ante los estados benefactores sobre-controlados.

Algunas décadas después está sucediendo lo mismo en Sidney. Okra Project es un colectivo de arte que organiza fiestas ilegales e independientes alrededor de la ciudad seguido. Al hablar con i-D, Thorsten, su organizador, explicó que estos eventos no solo son una reacción a las medidas severas, pero a la escena de fiestas de Sidney en general. Para él, los raves de Okra satisfacen a los asistentes que buscan una "experiencia distinta a ir a clubs" donde evaden una cultura mainstream de fiesta cada vez más agresiva.  

Sus fiestas no se caracterizan por los ataques que han perseguido a los clubs y las calles del centro. Más que restricciones ofrecen una actitud abierta hacia las drogas y la posibilidad de traer tus propios tragos. Este sentido abrumador de libertad y mentes abiertas ha resultado en una atracción imparable. Tess, una asistente, le dijo a i-D que apreciaba la autonomía que ofrecía esa cultura: "Eres responsable de tus propios actos —no es como si hubiera un guardia de seguridad ahí para correrte del lugar si estás muy borracho". 

Para mujeres jóvenes como ella, los clubs mainstream son por lo general lugares hostiles. "Si entro a un club, hay una probabilidad alta de que me encuentre a algún acosador pendejo". De manera irónica, en estas fiestas ilegales ella siente una seguridad que la ley no le puede proveer. "Creo que tiene que ver con la red de personas que saben acerca de estos eventos: somos un círculo de gente que piensa de manera similar. No es como si estuvieran abiertas al público y a cualquier tipo de personas, como un club normal". 

No estamos diciendo que las fiestas de Okra son perfectas. Después de todo, son eventos ilegales, y cualquier involucramiento con ellos tiene el riesgo de que los cierren o los arresten. Además cualquier entorno en donde fluyen las drogas y el alcohol y no existe un soporte médico es algo preocupante.

Más de i-D:

Mientras que las fiestas ilegales no son la cura para la vida nocturna moribunda de Sidney, son una vision interesante sobre cómo traer a la gente de regreso a la fiesta. Más allá de la música, de las drogas y de la novedad de todo ello, los raves ilegales de Sidney ofrecen una sensación de comunidad. Pero lo más importante es que nos recuerdan que la gente puede tratar a otros con amor y respeto a pesar de traer un trago en la mano después de las 3am. 

La guía de i-D de videos musicales de la época rave

Zakmatic: Music To... llorar fantasía en México

Debería haber más temores, más raves como en los noventa en México

Credits


Texto Thomas Nall
Imágenes cortesía de OKRA Project