Publicidad

la edad de oro de la animación de culto: 8 series imprescindibles

Porque un personaje animado siempre puede ser más políticamente incorrecto que uno de carne y hueso.

por Raquel Zas
|
20 Enero 2017, 2:25pm

Fotograma de 'BoJack Horseman'

Hace años que nos ha quedado claro que la animación no es sólo cosa de niños, pero bien es cierto que nunca habíamos podido disfrutar de tanta oferta como ahora. Ya sea por la aparición de las plataformas streaming online o por la herencia de series míticas como Los Simpsons o Family Guy, es el gran momento de la animación para adultos. Pese al nombre del género, muchas de ellas nada tienen que ver con la fantasía y la percepción infantil de la realidad, sino que más bien aprovechan el hecho de ser una 'simple serie de dibujos' para criticar la sociedad con la arma más poderosa y elegante: el humor. 

Ya sea criticando el servicio secreto de una potencia mundial o la frivolidad de las grandes estrellas de Hollywood, estas series parecen tener vía libre para lo políticamente incorrecto usando una ironía y un descaro que una serie de carne y hueso no se puede (o no se atreve) permitir. Aquí están algunas de nuestras favoritas series de animación que hay que empezar a tomarse muy en serio.     

Archer
Olvídate del estereotipo del policía bueno y heroico que lucha contra el mal, porque a este los malos le importan más bien poco, sencillamente porque solo le importa él mismo. Archer es un agente secreto que comparte trabajo y aventuras sexuales con su imponente mujer, además de tener de jefa a su madre. Es narcisista, maleducado y un poco desastre en su trabajo, pero su conducta no parece muy extraña en el surrealista mundo que lo rodea, un grupo de personas de clase alta cuyas excentricidades te harán morirte de risa. La puedes ver en Netflix. 

Rick and Morty
Esta puede que sea la única serie de la lista con la que te sentirás un verdadero intelectual aunque te hayas pasado un domingo de resaca tirado en el sofá viéndola con una pizza en la mano. Pese a partir de una fórmula aparentemente simple -las aventuras de un científico loco y su nieto-, Rick and Morty es una auténtica genialidad. Sus diálogos son ágiles y llenos de sarcasmo y grosería, y sus tramas son propias de las mejores películas de ciencia ficción. Detrás de los eructos de Rick y los viajes a universos paralelos, se esconde un argumento elaborado por un grupo de mentes brillantes. La puedes ver en Netflix. 

BoJack Horseman
Si los personajes fracasados y un tanto odiosos están de moda, BoJack Horseman es la personificación de este estereotipo en el género de la animación. En un universo donde animales y humanos conviven en igualdad de condiciones, BoJack es un caballo que saltó a la fama con una serie de televisión ya cancelada y que ahora sobrevive en su mansión de Hollywood recogiendo los resquicios que le quedan como vieja gloria. 

Un interesante retrato de la sociedad de los celebridades que, aunque esté protagonizado por un caballo, no dista mucho de las experiencias reales de muchos de los acabados famosos de la vida real-, pero sobre todo, es una acertada metáfora de la búsqueda de la felicidad a través de la fama y el reconocimiento con una buena dosis de humor negro.  

Bob's Burguers
Si las familias disfuncionales son el recurso estrella de las series de animación para adultos, te vas a enamorar de los Belcher. Esta familia administra un restaurante de hamburguesas en medio de un crematorio y de la sede de una organización que lucha por los derechos de los animales. Todo se desmadra cuando la pequeña de la familia desata el bulo de que la carne de sus hamburguesas está hecha con los cadáveres del crematorio, algo que en lugar de perjudicarles se convierte en todo un auténtico negocio. 

Space Brothers (Uchuu Kyoudai)
Podríamos incluir muchos grandes animes en esta lista, pero hemos querido hablar de Space Brothers porque es una serie que ha pasado muy desapercibida a pesar de ser totalmente recomendable. Trata de dos hermanos que, de pequeños, se hacen la promesa de que algún día llegarán al espacio. Uno de ellos acaba siendo astronauta, pero al otro lo acaban de despedir del concesionario donde trabajaba. Se inicia así una historia de frustración, sueños rotos y superación. Puede que te importe un bledo la vida espacial y los problemas fraternales, pero te aseguramos que este título no te dejará indiferente. Sin duda un soplo de aire fresco en medio de un género que a veces peca de repetitivo. 

Ugly Americans
Ugly Americans presenta una original trama que se aleja un poco de la realidad pero que, en cierta manera, sirve de metáfora para todos eso inadaptados de la sociedad. En un mundo habitado por zombies, vampiros, demonios y criaturas varias, Mark Lilly es un neoyorquino que trabaja como asistente social para encontrar trabajo a estos seres no humanos.

F is for Family
Esta podría ser una serie de animación más sobre una familia americana un tanto cuestionable, pero la diferencia de ésta radica en la profundidad de sus tramas. Frank Murphy y su familia despiertan esa tristeza y malestar que nos recuerda un poco a la serie Malcolm, con el mismo tono surrealista y entretenido que hace a F is for Family imprescindible en esta lista. Puede que no destaque por su originalidad, pero sí por su sabiduría y madurez, sin escatimar en humor escatológico y lascivo.

The Boondocks
Creada a partir del cómic del mismo nombre, The Boondocks cuenta la historia de dos hermanos de raza negra que se mudan con su abuelo a los suburbios de Woodcrest, un barrio lleno de blancos en los que no encontrarán más que problemas de adaptación. A pesar de no haber hecho todo el ruido que merece, esta es una de esas series que te atrapa a medida que la ves, gracias al potencial de sus personajes y a la crítica a la sociedad estadounidense que se esconde tras un sutil humor negro. 

Bonus Track: One Piece
Tenemos que hacer especial hincapié en este título. One Piece empezó en 1999 y sí, aparentemente no es precisamente una serie para adultos. Pero su creador, Eiichiro Oda, quería precisamente enganchar a los que por aquel entonces eran pequeños y que fueran creciendo poco a poco con la serie. Y así ha sucedido: 18 años después este anime ha creado una generación de fans adultos que han aprendido el valor de la amistad con las aventuras de Luffy y su tripulación de piratas en busca de un tesoro. Ahora, tras 772 episodios, sus personajes han madurado -al igual que sus seguidores- y ha dejado de ser una serie infantil para dar unas cuantas lecciones de vida mucho más poderosas que las de cualquier serie de carne y hueso. Todavía le quedan muchos capítulos para llegar a su fin, así que si te das prisa todavía puedes terminarla a tiempo. 

Credits


Texto Raquel Zas

Tagged:
tv
NETFLIX
Anime
animación