Kevin Qué Bien regresa a nuestras vidas estrenando nuevo single

Tras tres años de silencio —que no de parón— Kevin está explorando su faceta musical y nos dice hola de nuevo con "Soy un brujo".

por Raquel Zas
|
17 Abril 2020, 10:33am

Hace poco más de tres años, uno de los youtubers más queridos de la escena española despedía su canal con un escueto mensaje: "¡Ciclo cerrado en Youtube! ¡Gracias a todos y a todas por estar aquí!" De esta manera, Kevin Qué Bien cerraba el capítulo de una carrera en ascenso y dejaba a todos sus fans sin saber muy bien por qué. Pues bien, Kevin ha vuelto a nuestras vidas. Y no, no como youtuber, sino como cantante. El mallorquín de 23 años está explorando su faceta como productor y artista y hace poco ha estrenado su primer single, "Soy un brujo", para alegrar nuestros días de confinamiento. Pero en todo este período apartado del foco público, Kevin ha seguido desarrollando su trabajo en muchos otros proyectos interesantes. Hablamos con él sobre esto y mucho más.

¿Cuándo te diste cuenta de que querías dar el paso a la música?
La música siempre me ha interesado, nunca como cantante, ni siquiera ahora tengo intención de eso. Pero disfruto escuchándola y quería dar un paso más y conocer la sensación al crear canciones. Aprender producción, composición y divertirme. No quiero que se me tome para nada enserio. Soy un chico grabando en casa con el iPhone dentro de un calcetín y arreglándose la voz con el autotune porque soy incapaz de afinar cualquier nota.

¿Por qué has elegido este momento para estrenar este single?
La verdad es que ha sido el único momento que he tenido tiempo para terminar la canción. Si no llega a venir el COVID-19, en mi vida lo hubiera subido. ¡La intención era hacer el check!

¿De qué nos habla “Soy un brujo”?
Me cuesta mucho hacer canciones alegres. Todas se me van por el camino de la tristeza, melancolía, issues que tengo, etc. Estoy obsesionado con el tabú sobre las emociones negativas y la poca inteligencia emocial que tenemos. "Soy un brujo" la escribí inspirado por el sentimiento de no ser aceptado, de sentirse como un bicho raro. Y luego me di cuenta que podía ser perfectamente un símil de una persona LGBT cuando está en el armario.

El videoclip del tema muestra una estética muy particular, ¿en qué te has inspirado?
Me gustan la estética kitsch de las películas de serie B antiguas, esa era la idea principal. Pero realmente tampoco está muy pensado. Usé lo que tenia por casa; una lámpara, y la horrible habitación de mi roomie. Enserio, no es un decorado, esa era su habitación. Me colé dentro para grabar las escenas de la cama sin su permiso. Desde aquí quiero mandarle un beso. [Risas

¿Cuáles son tus referentes musicales?
El que me motivó por así decirlo a empezar a experimentar, fue Hot Sugar. Me encanta, adoro todo lo que hace, y su estética, me ha influido muchísimo desde que lo descubrí. Y por ese camino; Oneohtrix Point Never, Aphex Twin, Joël Fajerman… Pero obviamente, hacer eso es más supremo. Me enfoco en lo indie por qué para mí es más sencillo. Me encanta Papa Topo, últimamente estoy enamorado de la Rebe, Linda Mirada, La Bien Querida, Sant Miquel… Pero estoy intentando encontrar mi propio estilo. ¡Y no es cosa fácil!

1587119199391-VIDEOCLIP-DE-VERDAD-2

¿Hay en camino algún trabajo más extenso, un disco o una mixtape quizás?
Ojalá. Tengo muchas canciones casi acabadas, pero me falta aprender más para poder sacarlas decentemente. Al final soy yo solo, copiando tutoriales de YouTube. Me haría falta ayuda de un productor.

¿Cómo estás llevando este tiempo de confinamiento? ¿Estás aprovechándolo para desarrollar tu creatividad?
Muchísimo. Llevaba bastante tiempo trabajando y sin poder acabar o empezar algunos hobbies y tareas que tengo pendientes. A parte de la canción, también he creado una red social sin censura llamada “Virgen Magacín”, para que la gente comparta sus nudes, etc. Y ahora mismo estoy con ello.

¿Cuáles son las razones que te llevaron a dejar de forma repentina tu canal de Youtube hace tres años? ¿Has sacado alguna reflexión importante de este proceso? Empecé con 16 años y en aquel momento me gustaba. Pero poco a poco fui creciendo, cada vez me interesaba menos y me veía interpretando un personaje con el que no me sentía identificado. No quería ser “el youtuber”. Tenía otras inquietudes, y además de eso, empezaba a notar cómo la gente de ciertas élites no te toma enserio por el hecho de hacer cosas mainstream. La fama es efímera y mantenerla viva es un trabajo titánico que puede hacer que pierdas la cabeza por el camino. Durante mi última etapa como comunicador, trabajé para Lecturas, y conocí a muchos famosos; actores, presentadores, cantantes… Y para que te hagas una idea, la persona más normal y más humana que conocí, fue Belén Estaban. Incluso a mí llegó a afectarme emocionalmente. Empiezas a relacionar tu autoestima con las analíticas. No quiero valorarme en función de los likes que tengo.

1587119311683-miniatura

Tu lugar de residencia es Ciudad de México, lugar en que has desarrollado proyectos relacionados con la tecnología y los derechos LGBT, ¿puedes hablarnos de esto?
Desde hace casi un año y medio, estoy viviendo en Ciudad de México. Necesitaba un cambio, y experimentar vivir en otro país. Me fui ahí porque estoy sumergido en un proyecto muy guay sobre temática LBGT. Una startup en donde creamos políticas de inclusión para promover el turismo LGBT, espacios libres de homofobia, concienciación, consultoría… De hecho, hemos conseguido trabajar con el gobierno de México, así que estamos por muy buen camino. Realmente no soy ni YouTuber, ni cantante, ni nada por el estilo; soy un mini businessman [risas].

Tagged:
Entrevista
Música
Noticias
kevin que bien