The VICEChannels

      moda Olivia Meza 19 mayo 2017

      jean paul gaultier en latinoamérica: méxico y su color

      Durante su estancia en México, Jean Paul Gaultier mostró su última colección de Alta Costura, rodeado de luchadores, mariachis y color. Aprovechamos este viaje para hablar de la importancia de su presencia en Latinoamérica y la relevancia de su trabajo en la historia de la moda.

      Al abrir un libro de Historia de la Moda no puede faltar un gran capítulo dedicado a Jean Paul Gaultier, el diseñador francés que nos voló la mente a finales de los 70 con su colección debut que se nutría directamente del estilo callejero, mejor conocido como street style. Su audacia en el diseño y como artista lírico, le acuñaron el título de l'enfant terrible: aquel hombre que iba en sentido contrario a la sofisticación y del pastiche apretado de las tendencias de los ochenta hasta hoy.

      Su expresión divertida y controversial, siempre destacó durante las agendas de las Semanas de la Moda y, por supuesto, de la Alta Costura. Jean Paul Gaultier fue el parteaguas necesario que le devolvió vida, dinamismo y creatividad a la usanza tradicionalista de la alta costura francesa. Sí, fue el primero en introducir la mezclilla, las faldas masculinas, la ropa interior por fuera y castings incluyentes de etnias y tallas en una pasarela de alta costura.

      La visión multicultural de Gaultier hacía entrever cierta cercanía con cualquiera que viese sus diseños. Esta inspiración de la cotidianidad ejemplificaba lo extraordinario que había en ella y que muy pocos lograban percibir o traducir en un atuendo. La ropa en sí, siempre fue la mayor fuente creativa de Gaultier, no obstante, su sed por recorrer el mundo de forma casi educativa le permitieron crear imaginarios chispeantes sobre culturas ancestrales y populares de países como Brasil, Argentina y por supuesto, México. 

      Más de i-D: Un recorrido por la carrera de Jean Paul Gaultier

      Europa, de alguna manera, Gaultier la había pasado a un segundo plano para fungir como un agente cultural que se centraba en las personas, sus costumbres e ideologías que magníficamente representó en trajes sastre que parecían venir del ring de la Arena México, o de conjuntos bordados de calaveras sonrientes que tanto se ven en Mixquic el Día de Muertos, por ejemplo.

      Gaultier siempre estuvo enamorado de México; del mundo. Y sembró de manera significativamente intuitiva un nuevo panorama para pensar y vestir la moda: no solo a través del bra cónico que diseñó para Madonna sino en el homenaje que un diseñador y portavoz de la Moda hace mediante la misma hacia su entorno. Un diseñador preocupado y actualizado en su forma de relacionarse con su cultura y de conocer a fondo lo que sucede en ella tiene el derecho de interpretar —tal y como lo hace el artista— en sus más creativas expresiones.

      Las aportaciones visuales y de investigación de Gaultier a la moda y sus aristas son muchísimas, tantas que sería imposible resumirlas en un solo texto. Sin embargo, cabe destacar que su firma hoy en día está más viva que nunca. Desde el año pasado, realizó una gira por Latinoamérica — #JPGLovesLatinamerica -— para fortalecer los lazos con aquellos países que le sirvieron de mágicos acontecimientos para crear sus colecciones. México no fue la excepción y presentó en el emblemático Hotel de la Ciudad de México una selección inspirada propiamente en nuestro país de sus colecciones ready-to-wear primavera/verano 2015 y Alta Costura primavera/verano 2010.

      La lucha libre, el pasado muralista mexicano, Frida Kahlo y su inimitable estilo, los muertos que renacen pasándola muy bien… fueron algunas impresiones de lo que Monsieur Gaultier presentó en esta colorida gala del antiguo hotel. Presentadas en París anteriormente, JPG entregó una magnífica experiencia sobre su perspectiva cultural de México, el cual ha impreso de forma ejemplar no solo las tradiciones sino el valor estético y sublimemente fantasioso de cada una a través de sus colecciones.

      Un poco de tiempo después, Gaultier y su equipo montaron una memorable presentación privada, sólo para clientes, en forma de pop-up store donde se encontraban los looks de Alta Costura 2016-2017 en una galería de arte en la Ciudad de México. Está colección fue un ensueño multicultural inspirado en la naturaleza y en el simbolismo que ésta tiene en Japón. Monsieur Gaultier había realizado un viaje a la isla asiática y se impregnó de formas y texturas orgánicas provenientes de sus bosques al estilo dramático que discutía implícitamente el increíble y amplio bagaje cultural del couturier en la actualidad sin caer en los statements tendenciosos.

      Jean Paul Gaultier ha sido un actor clave en crear conceptos a partir de la observación. Su magnífica habilidad de absorber, analizar y traducir lo que ve en un atuendo es un gran ejemplo de por qué las referencias culturales son un constante recordatorio para abrazar nuestra identidad y abrirte hacia otras formas de pensar.

      Las distinguidas colecciones de Gaultier durante sus casi 40 años de trayectoria despertaron el interés e incredulidad respecto al dramatismo y la fantasía de la moda en un contexto mucho más familiar. Su ropa siempre ha comunicado esta interacción entre el teatro, el arte y la moda: todas disciplinas altamente emocionales. Y en este reciente paso por México, Jean Paul Gaultier nos entregó una tarea necesaria para volver a leer nuestras páginas; a hurgar en el pasado para desenredar viejos conflictos y ser adepto a la creación en un nivel más puro, consciente, contestatario y sobre todo apasionante.

      #JPGLOVESLATINAMERICA

      Credits

      Texto Olivia Meza

      Conéctate al mundo de i-D! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram.

      Temas:#jpgloveslatinamerica, olivia meza, jean paul gaultier, jpg en latinoamérica, méxico, mexico, moda, alta costura, cultura

      comments powered by Disqus

      Hoy en i-D

      Ver más

      featured on i-D

      Ver más