María Fernanda Molins

basalto de mercedes nasta

Mercedes Nasta hace música más cercana al arte que a la industria de la música popular. Su inspiración viene del basalto, los paisajes mexicanos y la arquitectura modernista y justamente eso es lo que emana. Música que podría pertenecer al género de la...

|
29 enero 2016, 1:00am

María Fernanda Molins

¿Cuándo empezaste a hacer música?
Por ahí de 2008 empecé a rapear con Disco Ruido. En realidad hacia poemas y un día estaba escuchando Ratatat al mismo tiempo que estaba declamando uno y me di cuenta de que tenía una métrica muy hip-hop.

¿Cómo fue el proceso de hacerte solista?
Fue una exploración rítmica. Yo quería hacer cumbia hace años y en Disco Ruido todas las canciones eran electrónicas. Entonces empecé a bajar mis ideas tal cual y salió Paricutín, una de las canciones del disco. Desde ahí me tomé más en serio, estudié un curso de producción en Londres y armé las maquetas de lo que es mi álbum como solista.

¿Tú compones todas las canciones?
Sí, tanto la letra como la música. En algunas ocasiones invitó a músicos a interpretar (por ejemplo, la línea del contrabajo) y tienen la libertad de hacer lo que quieran en base a lo que compongo.

Todo lo que haces tiene una estética muy específica, ¿cómo la defines?
Mucho de mi estética viene de mi interés por el arte, la arquitectura y la naturaleza. Me gusta mucho lo prehispánico, me parece una estética superior.

¿Este es tu primer disco?
Sí, pero al principio no sabia que era un disco, entonces empecé compartiendo canciones. Primero saqué Paricutín que es mi primer experimento, en el que trabajé 4 meses. Era larguísima, la corté varias veces hasta que terminó en 11 minutos. Después hice Petit Princeque continúa la idea de ser algo tropical pero con un poco más de electrónica y guitarras. Aquí me di cuenta que tenía potencial de ser un álbum y me tome una pausa para aprender producción. Regresando grabé el resto del disco con los músicos.

¿Quiénes son tus músicos?
Juan García, un contrabajista increíble, Darío Bernal hace percusiones y Ramón del Buey toca el Rhodes y el órgano. Son músicos muy talentosos con proyectos personales muy interesantes, creo que llevaron mis ideas a otro nivel.

¿Qué género consideras que es tu trabajo?
El álbum toma prestado elementos de muchos géneros pero creo que sería una especie de pop experimental-tropical. Aunque cada canción existe por si sola, los unen los mismos acordes, una especie de canción de cuna dark escondida. Hay elementos del bolero, de la cumbia, del pop, del jazz, y de las baladas y sus detalles repetitivos.

¿Cuáles dirías que son las temáticas principales del disco? La metáfora principal es la naturaleza del basalto, que es la lava cuando se enfría. Habla de la historia de la transformación y de los procesos personales, de cómo a veces somos incandescentes y a veces tenemos una etapa más pasiva. Habla también de los procesos internos y de experiencias que tuve con el amor, que no fue ideal, y que es a veces un conjunto de obsesiones de la naturaleza obsesiva. De cómo vemos a una persona pero en verdad lo vemos a través de nuestras obsesiones. Barragán habla de eso, del amor obsesivo y cegador, que a su vez lo comparé con mi obsesión hacia él como arquitecto. La naturaleza siempre está presente, los volcanes y los dioses. Hay una canción que se llama Baccvs y se la dedico al dios del vino. La hice en un momento de mucha fiesta, pero aun en esos momentos creo. Siempre estoy creando y eso me gusta mucho de mi personalidad. Si estoy triste puedo hacer una canción muy bonita de la tristeza, si estoy eufórica, si estoy confundida, si anhelo...

¿Quiénes son tus más grandes influencias? ¿Qué música escuchabas mientras hacías el disco?
Me gusta mucho Laurie Anderson, Yoko Ono, Cesaria Evora, mujeres con personalidades fuertes! Haciendo el disco escuché mucha cumbia colombiana, me encanta Andres Landero, y mucha chicha psicodélica peruana, como Los Destellos.

¿Dirías que tu música es latina?
Sí, es música latina, me siento muy conectada con el español, con su poesía y con los ritmos del continente.

Ahora que ya está el disco, ¿qué planeas hacer con él?
El disco ya esta disponible en plataformas digitales, Itunes, Spotify, etc. Y en Noviembre comencé a presentarlo en vivo. Hice un concierto en casa Mauaad, estuve en Trópico, y ayer presenté el álbum en el Tamayo. Me interesa que suceda algo cada mes, es una periodicidad que me gusta. Veo las presentaciones como happenings, en donde me involucro en tantas áreas como sea posible… la invitación, los visuales, la comida, y la música desde luego. Me entusiasma la posibilidad de tocar en museos, galerías, festivales, jardines, casas de amigos. Que sea libre.

¿En alguna canción colaboras con algún otro artista además de los músicos?
Sí, de hecho Paricutín y Bailaré, las dos cumbias las hice con Chango; fue el productor que me ayudó a descomprimirlas. Edson toca la guitarra en Bailaré, toca increíble, Mau García que toca la guitarra en Petit Prince y Rosca en Pagana

¿Todo es independiente?
Sí, toda la producción es independiente. Llevo haciendo el disco tres años, poco a poco. Ya iba a salir y se me ocurrió otra rola. Conocí a los músicos y decidí volver a grabar las canciones con ellos. El resto del disco lo produjo Benjamín Shwartz, quien también hizo la mezcla. Quedé feliz.

Todo es muy DIY, bajo tus propios tiempos tiempos, ¿cierto?
Si, grabo casi todos los demos en mi estudio casero y ya después entro al estudio con una idea más clara. Los videos, por ejemplo, siempre se hacen entre amigos, alguien lo dirige y nos vamos a algún lugar a grabarlos.

¿Estás haciendo otra cosa aparte de la música?
Me gusta escribir historias, de hecho, siempre voy a hacer música, pero me interesa desarrollar el aspecto de escritora que fue lo que me llevó a la música. El convertir mis poemas en canciones. Me interesa hacer una película, publicar un libro.

¿Cómo quieres manejar tu carrera? Lo pregunto en especial porque vas a un ritmo diferente del que lleva el resto de la industria.
Creo que a partir de que salga el disco quiero darlo a conocer y me encantaría -idealmente- hacer una gira fuera de México, en Sudamérica, ya que está todo en español.

¿Cuál sería visualmente (un lugar o una imagen) la forma perfecta para escuchar el disco?
Creo que suena bien en carretera, lo escuché cruzando el bajío una tarde, porque yo soy de Querétaro y tengo la parte del campo y la contemplación al atardecer, suena trivial, pero creo que así -al atardecer, en una carretera, con tus amigos, sin interrupciones- funciona perfecto.

¿Qué te gustaría comunicar de tu proceso, que la gente aún no sabe?
Que hay muchos sentimientos en el disco. Una nostalgia que es rara, mis canciones lo expresan, pero no necesariamente lo siento ahorita. Ha sido un proceso artístico que toma más tiempo y que no necesariamente representa ya mi vida. Y que cada palabra está conectada a la otra, que hay un código, como un hechizo (la parte que involucra la invocación de un conjuro), para mí es una manifestación que va más allá de lo consciente y que estoy haciendo como un exorcismo a muchas cosas personales, todas las palabras están escogidas perfectamente y ninguna falta, ni sobra.

¿Crees que el hecho de que seas mujer influye en lo que haces y en los ritmos? ¿Es femenino?
Sí creo que tiene un estilo super femenino, pero no es cursi. Me importaba mucho no caer en lo muy girly, porque también tengo un lado más oscuro. El otro día platicaba con mis amigas sobre el círculo de brujas, el poder o la magia que tienen las mujeres cuando se reúnen. Curiosamente no hay más mujeres en el disco pero creo que les saqué un poco su lado femenino a los músicos. El álbum es muy masculino, pero tiene la poesía femenina que creo que es identificable, no logra esconderse.

Siento que tu proyecto tiene mucha relación con arte. ¿Sientes que tu música es cercana a este ambiente?
El primer concierto que hice con mis músicos fue en una galería y funcionó perfectamente porque la música puede ser acústica, no había nada amplificado más que mi voz. Se vuelve muy íntimo y se crea una energía bonita, no hay escenarios y todos estamos al mismo nivel. Me encantan los espacios de las galerías, me parecen muy permisivos. Siempre me he sentido más artista que cantante, que hago performance. Creo que con este proyecto estoy resolviendo este asunto.

¿Cómo fue la experiencia de presentarte en un festival mucho más grande como fue Trópico?
Me sentí muy bien porque sonaba increíble, sonaba hasta el gis del Rhodes! Estuvo padre porque tocamos al principio, no había llegado mucha gente y fue como un picnic, la gente estaba sentada en el pasto escuchando. Tenia mucho nervio por que de pronto las canciones son muy minimalistas y si la gente habla mucho, como acostumbran luego en conciertos, se pierde el sentido.

Basalto de Mercedes Nasta está disponible en Itunes.

Más i-D: 

Chairlift nos tiene enganchados como una mariposa nocturna alrededor de una llama

Tomasa del Real, directamente desde Iquique

Little Simz es la mujer que será rey

Credits


Fotografía María Fernanda Molins
Estilismo Tino + Benja
Maquillaje Adrían González Carmona
Peinado Monse Castera
Look 1: Blusa Mau Lucas, Falda Alfredo Martínez, Arete Red Prey y Mocasines Glitter 4 Dinner.
Look 2: Blusa y Falda Alfredo Martínez, Chaleco Viesca y Viesca, Collar Georgina Treviño y Mocasines Glitter 4 Dinner.