Publicidad

​cuando sacai conoció a sophie bille brahe

La historia de cómo la restricción danesa se fusionó con la vanguardia japonesa.

por Anders Christian Madsen
|
18 Febrero 2016, 4:40pm

Para los diseñadores en Dover Street Market, la tienda no es solo un distribuidor sino un lugar de creación nueva. Sophie Brahe Bille aprendió esto cuando, en el décimo aniversario de la tienda hace un año, Chitose Abe de Sacai se declaró fan al usar joyas de Bille Brahe para la ocasión. El encuentro entre la diseñadora japonesa y la joyera danesa pronto se convirtió en una colaboración, y en octubre del año pasado el resultado se dio a conocer en el show primavera/verano 2016 de Sacai en París.

Es el último paso en el camino a la fama internacional de Bille Brahe, cuya joyería de corte limpio pero real, es ahora tan codiciada que Dover Street Market tuvo que poner una lista de espera para la colaboración con Sacai. Descendiente del astrónomo del Renacimiento Tycho Brahe (que sentó las bases para los descubrimientos de los movimientos planetarios de Kepler), la joven joyera danesa se basa en el colorido pasado de su línea de sangre y los tesoros que lo acompañan.

¿Cuál fue el proceso creativo con Sacai?
Chitose quería que la colección se centrara alrededor de las dos piezas que estaba usando cuando nos conocimos, y quería tener cierto elemento de movimiento. Me mostraron un vestido con una manga que se deconstruye del resto de la parte superior, y esa fue un poco la asignación. Muy rápidamente nos decidimos por las piezas que íbamos a hacer. Ya sabes, a veces cuando creas un producto simplemente sabes cuando está terminado, cuando está bien. Creo que estas piezas son muy coherentes en términos de ser mis joyas, pero con un toque muy claro de Sacai.

¿Cómo diseñas joyas para la pasarela?
No creo que se necesite una gran cantidad de esfuerzo, pero me preocupaba que no fuera lo suficientemente visible en la pasarela. Luego, cuando la vi, pensé, lo que la gente quiere ver ahora es un look honesto, así que es agradable que no sea un look muy teatral. Me gusta la joyería que hago para ser honesta; eso es suficiente por sí solo. Y no creo que desapareció en el show. De eso también se trata Sacai: de los detalles.

Ahora, hablemos de tu familia...
¿Qué quieres saber? Soy de una familia noble muy antigua. Soy una baronesa, que fue el secreto más grande en mi vida hasta que tuve 26. Pensaba que si la gente se enteraba no les caería bien. Por desgracia, mi padre y su padre tomaron algunas decisiones muy malas, así que ya no tenemos castillos. Solo tenemos el nombre... ¡y un montón de hermosos candelabros rusos de plata! La casa de mis padres está llena de hermosas esculturas. Un Thorvaldsen. Tienen cosas que cuentan una historia acerca de mi familia, pero además de eso es solo un nombre.

¿Cómo influye en ti tu historia familiar?
Para mí significó ser criada con cuentos. Mis padres no son como... ya sabes, siempre habrá una miga de pan en la mesa. Si rompes un plato de china antiguo, nadie te va a gritar. La casa está muy viva. Es una casa de Pippi Longstocking.

Debe haber algunas piezas increíbles ahí…
Hay un gabinete chino, que ha estado en la familia durante generaciones, y por alguna razón siempre ha sido donde la gente pone todas las cosas bellas que no encuentran donde poner. Hay un pequeño y hermoso juego de ajedrez de marfil de viaje, un pequeño set de muñeca, una pequeña caja de color rosa de Niza con pequeñas conchas rosas. Y joyería y abanicos y pipas talladas. Una vez encontré ahí un anillo de diamantes que mis padres no sabían que existía. Es un cofre del tesoro. Cada vez que lo veo encuentro algo nuevo.

El crecer ahí, ¿fue parte de lo que te hizo desear crear?
Pienso que sí.

¿Qué sabes acerca de tu famoso antepasado astrónomo, Tycho Brahe?
Era todo un personaje. Tenía una nariz de plata. Se rumora que murió porque se le reventó la vejiga porque estaba cenando con la familia real y se consideraba de mala educación dejar la mesa. Mi papá tiene su reloj: un reloj de oro pesado y grande con un búho colgando. Suena como un cliché, pero siempre he estado muy interesada en las constelaciones de estrellas, desde que era una niña. Y en mi trabajo ahora, me gusta que las constelaciones están un poco lejanas. 

¿Cuál es tu filosofía en la joyería?
Cuando empecé a hacer joyería me sentía claustrofóbica sobre las joyas a mi alrededor. Era una cosa sobre otra, sobre otra cosa. Quería limpieza, que es un tema recurrente en mi vida: cortinas fáciles, un bonito piso de mármol; cosas limpias. Deja que un diamante sea un diamante, deja que una perla sea una perla.

¿Cómo te acercas a ella?
Tal vez suena tonto, pero para mí la joyería siempre ha sido una manera de arreglar las cosas. Cada que voy a casa de mis padres muevo sus muebles porque me estresa un poco si, por ejemplo, los colores se ponen juntos de manera equivocada. Esto fue lo que empecé a hacer desde el principio con la joyería, y conforme mi empresa se hizo más vieja se volvió claro que cada colección que hago es una historia muy personal. Hice la colección de perlas porque mi madre me dio un collar de perlas cuando di a luz a mi hijo, y tenía que hacer una colección tan solo un mes después. Tenía ese mismo toque mágico, pensé, es como estar embarazada: de repente hay un bebé, como la perla y la ostra.

¿Cómo te convertiste en joyera?
En realidad no fue una opción. Era lo que podía hacer. Asistí a la Bernadotte School donde me apoyaron con ello desde una edad temprana. Me gustaba la idea de ser capaz de hacer un oficio y ganarme la vida con él. Cuando estaba en la secundaria, pensé que era estúpida y nunca tendría la oportunidad de ir a la preparatoria u obtener una educación. Por suerte lo hice, pero ya en ese momento estaba buscando lugares en los que podría convertirme en aprendiz. Ya que no era buena para escribir o leer, tenía que educar a mis manos para asegurarme de que pudieran apoyarme.

¿Qué consejo le darías a los jóvenes en la misma situación?
Es necesario saber que todo es 95 por ciento trabajo duro y cinco por ciento talento. Nada es fácil. No es que no crea en el talento, pero tiene que ver con el trabajo duro.

¿Qué clase de gente compra tus joyas?
Creo que es un público educado. Las mujeres que saben de moda, que quieren algo limitado. A los hombres siempre les gusta porque no está cubierto de cosas pequeñas, pero no es el tipo de joyería que un hombre compraría para su esposa. Creo que los hombres tienen una idea de algo más femenino para las mujeres.

¿Está bien el mercado para la joyería ahora?
Después de esta gran crisis financiera, creo que la gente prefiere gastar dinero en inversiones que puedan mantener durante mucho tiempo, algo que sea de alta calidad. Antes estaba muy basado en las temporadas, y algo así como "entre más barato, mejor", que también creo que está bien, pero, para mí, la joyería es de alta calidad y eso queda con el día de hoy. Algo artesanal. Creo que Dover Street Market es el único lugar que no tiene miedo de participar de este sentimiento del oficio. La razón por la que me enamoré de la joyería es porque está entre el oficio y la moda y el arte. Está en ese pequeño triángulo, y puede mezclarse.

Más de i-D: 

Sacai otoño/invierno 2016

El A-Z de la joyería mexicana

Credits


Texto Anders Christian Madsen
Fotografía Letty Schmiterlow

Tagged:
joyeria
sacai
sophie bille brahe
entrevistas de moda