Publicidad

5 artistas del tatuaje hablan sobre la industria dominada por los hombres

Le pedimos a cinco mujeres que nos compartieran sus experiencias en la industria del tatuaje; esto es lo que nos dijeron.

por Zio Baritaux
|
25 Mayo 2017, 12:43pm

Actualmente, uno de cada seis tatuadores es mujer, pero ese número está cambiando rápidamente. En la primera parte de esta serie, exploramos cómo la cuarta ola feminista y las redes sociales están modificando el balance de género dentro de la cultura del tatuaje. En un futuro no muy lejano, la proporción mujeres-hombres en la industria del tatuaje será de 1 a 3, y luego de 1 a 2. Hasta entonces, hablamos con cinco mujeres: Sarah Carter, Rose Whittaker, Stanislava Pinchuk, Mina Aoki, y Sera Helen, quienes están labrándose su propio lugar en el mundo del tatuaje, así como un lugar para las generaciones de mujeres por venir. Aquí están las versiones editadas de sus experiencias y opiniones como mujeres en la industria del tatuaje.

Sera Helen

"Comencé a tatuar cuando vivía en un almacén administrado por artistas en Melbourne. Todos ahí abordaban las cosas con una ética DIY: arreglar nuestro techo con goteras, hacer pedales de guitarra, construir estudios, hacer obras de teatro. Así que mis amigos en la comunidad, quienes ya tenían un interés en el tatuaje, me animaron a hacerlo. Me mostraron los fundamentos y comencé a hacerles tatuajes de principiante a mis compañeros. Yo ya me había tatuado en estudios de tatuaje y sabía que ahí es donde quería estar, así que después de pasar un tiempo tocando puertas, logre tener un lugar en un estudio... Creo que en esta industria vemos el mismo tipo de problemas de desigualdad que vemos en el contexto más amplio de la sociedad. Vivimos dentro de un patriarcado y tratamos de hacer que se repliegue. Estos valores están arraigados en nuestra sociedad por lo que, por supuesto, tenemos que luchar contra estas narrativas en la industria del tatuaje. Pero está creciendo y cambiando, las ideas con respecto a quién puede ser tatuador, qué clase de personas se tatúan y en qué tipo de lugares se llevan a acabo los tatuajes están cambiando y son cada vez más abiertas. Es difícil y frustrante ser tratada de manera diferente y que se espere que te comportes de una manera distinta debido a tu género aparente. Pero también tengo muchos privilegios como una persona pākehā, cisgénero, sin discapacidades, lo cual hace mi experiencia cotidiana de moverme por el mundo más fácil".
@serahelentattoo

Sarah Carter

"Aprendí a tatuar rodeada únicamente de hombres tatuadores. Para mí no fue difícil en absoluto, pero creo que estaba rodeada de hombres más liberales que otras mujeres. Definitivamente me encontré con tatuadores más primitivos, que tenían una actitud muy diferente hacia las tatuadoras, pero afortunadamente para mí, no afectaron ni influyeron mi carrera. Eran más una reliquia y algo de lo que podía reírme... Creo que definitivamente siempre habrá diferencias entre los géneros en un lugar de trabajo y el tatuaje no es la excepción... Las mujeres simplemente han diversificado las cosas, como pasaría con cualquier situación si aumentan las variables y las opciones. Sin embargo, es difícil determinar cuál es exactamente el efecto que han logrado. Podría decir que: 'Han hecho que el mundo del tatuaje se más suave y más accesible para el público en general', pero en este mundo también hay mujeres duras y difíciles. Podría decir que: 'Han traído una cierta feminidad a la industria', pero ¿qué pasa con todas las mujeres que no se consideran particularmente femeninas? El consejo que le daría a una mujer que quiera entrar al mundo del tatuaje sería el mismo que le daría a un hombre: El respeto se gana".

@sarahcartertattoo

Rose Whittaker

"Empecé mi formación en 2010 en A True Love Tattoo, en el área de Soho en Londres, con Steve Baron... Fui muy afortunada de tener una experiencia de aprendizaje tan buena y estable... Previo a esto, tuve dos experiencias negativas al tratar de abrirme paso en este mundo. El primer tipo que me contrató en un estudio de tatuajes resultó tener ideas más de extrema derecha, lo que de ninguna manera me agrado... El segundo estudio no era mucho mejor, querían £3000 por adelantado para el 'equipo', y me dijeron que 'usara esa falda de mezclilla' cuando volví. No regresé... Comencé a tatuar de tiempo completo en 2012... Me han tatuado y he trabajado en muchos estudios de tatuaje donde he sido la única mujer, y de ninguna manera se sentí intimidada... Creo que si tu portafolio es lo bastante bueno, si trabajas duro y respetas el arte, tu género no debe ser un problema. Creo que a la gente le gusta retratar el mundo del tatuaje como lleno 100% de sexistas repugnantes, pero yo diría que en esta industria no hay más de ellos que en cualquier otra industria o trabajo. Algunas de las personas más progresistas y abiertas que conozco son tatuadores".

@britlle_wrists

Stanislava Pinchuk, aka Miso

"Comencé a tatuar viendo a mi mejor amigo usar una máquina por primera vez. Creo que fue muy inspirador ver a alguien descubriendo este mundo por sí mismo, hablar de un estudio, verlo tatuar a nuestros amigos desde la esquina de mi estudio. Para mí, esto surgió desde un punto bastante subcultural, y eso sigue siendo lo que más me gusta de tatuar. Nunca tuve una preparación, y simplemente aprendí de la gente que me rodea. Honestamente, nunca me he sentido atraída por el entorno de los estudios de tatuaje -donde predominan los hombres, no es la razón, pero definitivamente es un factor. Cuando empecé a tatuar hace siete años, había muchas actitudes inflexibles por parte de los hombres con respecto a ser un tatuador DIY, lo que siempre me pareció muy loco, porque así es como llegaron a acumularse y transmitirse 8,000 años de historia del tatuaje, hasta hace muy poco tiempo. La cultura del tatuaje, para mí, siempre se ha tratado de manera muy estricta sobre la comunidad, el sólo tatuar a los amigos sin que el dinero esté de por medio. Me encanta la permanencia que se logra en cuestión de minutos, y la confianza que hay en esa relación. Me encanta la tensión. Y de verdad entiendo el arrepentimiento".

@m_i_s_o_

Mina Aoki

"Cuando cumplí los catorce años, conseguí un trabajo en un estudio de tatuajes, barriendo atendiendo los teléfonos y limpiando... A veces, cuando tenía tiempo libre, me sentaba y dibujaba con la intención de ser notada o reconocida, pero en mi mente los tatuadores eran hombres grandes y atemorizantes por lo que nunca podría ser tomada en serio. En todas las revistas, la representación del tatuador común era un hombre de aspecto duro que por lo regular usa cuero, y yo no soy eso. Puedo verme dura, y no diría que soy ruda, pero soy mujer... Finalmente, la gente del estudio se hizo a la idea de que aprendiera a tatuar, en particular Steve Pedone y Brad Stevens. [Ellos] me trataron como su igual... y constantemente me impulsaban ser una mejor artista... Tengo que mencionar que mucho del crédito de esto es de mi mamá. Ella me dejó claro que ser mujer no tiene porqué ser una desventaja, y que si quería conseguir algo, yo era la única que haría que sucediera. Entrar en un estudio de tatuajes con esta mentalidad definitivamente me ayudó a no sólo sentir la necesidad de ganar respeto, sino también la exigencia de tenerlo".

@minaaoki

Más de i-D: 3 tatuadoras de la Ciudad de México.

Credits


Texto Zio Baritaux
Todas las imágenes son cortesía de las artistas.