los adolescentes luchan contra el aburrimiento en la ciudad más remota del mundo

El fotógrafo Josh Wotton retrata las vidas de los jóvenes neozelandeses en la era post-Internet.

por Isabelle Hellyer
|
19 Mayo 2016, 9:51pm

Wellington, la capital de Nueva Zelanda, se encuentra situada en un extraño limbo: los relojes no se acaban de alinear bien con el resto del mundo, pero la cultura sí lo está. Cuando vives en un país en el que la Antártida es tu territorio vecino más cercano, a veces puedes llegar a pensar que es algo duro estar al tanto de las cosas que pasan fuera, pero eso era antes de la llegada de Internet. Ahora, las nuevas generaciones de Wellington se encuentran tan cerca de las mejores tiendas y museos del mundo, por mucho que sus casas estén a miles de kilómetros de las nuestras.

Un ejemplo claro de ello es Josh Wotton, uno de los jóvenes que realmente están consiguiendo que Wellington se convierta en una cuidad culturamente conectada con el resto. Cuando no está rebuscando por los rincones de las tiendas vintage del centro, Wotton se dedica a retratar a los chicos que le rodean a modo de diario personal. "Nos pasamos el día montando fiestas en casas o pasando el fin de semana haciendo el vago en el piso de un amigo para despertarnos pronto los domingos e ir a los mercadillos", asegura Josh. Las imágenes que les enseñamos a continuación nos muestran cómo los jóvenes neozelandeses se divierten y así, además, evitan volverse locos.

Más de i-D: Fotografiando jóvenes de la Ciudad de México

Credits


Texto Isabelle Hellyer
Fotógrafo Josh Wotton

Tagged:
Wellington
Cultura
Nueva Zelanda
juventud