Publicidad

los diseñadores de lc:m hacen a un lado la vergüenza sexual

Los códigos gay, las aplicaciones gay y los pasados de cruising: el cómo una nueva generación de diseñadores y artistas están participando en sus realidades queer.

por Stuart Brumfitt
|
15 Enero 2016, 7:25pm

Pieter fall/winter 16. Photography Jason Lloyd Evans

Como Editor de la revista sobre la escena gay, Boyz, alrededor del año 2007, siempre me avergonzaba decir dónde trabajaba porque los personajes de la moda y la cultura que conocía lo rechazaban. La revista siempre tuvo contenido de calidad (Teníamos a Sinitta en la portada, ¡por el amor de Dios!), pero había anuncios explícitos de escorts en la parte trasera y estaba llena de fotos de hombres musculosos con ojos enormes y sin camisa en clubes abiertos durante la noche. Muchas personas la desaprobaban. Pero Christopher Kane no: cuando lo conocí, en los primeros días de Dalston Superstore, me dijo que era un gran fan de Boyz, y se aseguraba de adquirir una copia cada semana por las entrevistas de pop (Lady Gaga, Ciara y Kelis, por nombrar algunos) y por la jugosidad gay general de toda ella. Escucharlo decir eso, puesto que se perfilaba como el diseñador más famoso de Londres, me dio nueva confianza en el trabajo que hacía y me hizo reconocer que mucha gente la disfrutaba. Gracias, Christopher.

Así que fue una gran alegría ver a los diseñadores gay adoptar los elementos más abiertamente gay, sexuales y, a veces de mala calidad, de la cultura gay en los shows de LC:M de este año. El punto de partida de la colección de Sebastiaan Pieter era una fotografía tomada por Robert Mapplethorpe de la pareja sado Brian Ridley y Lyle Heeter posando en cuero, con látigos y cadenas. La imagen inspiró los pantalones, correas de brazos y perforaciones de pene que son populares en la escena de cuero, y la colección trajo un nuevo significado a la "colección crucero"; su suéter rojo brillante y audaz con el logo Cruise era una referencia a la caza pública de sexo de muchos hombres gays.

Pieter otoño/invierno 2016

Puede que la edición limitada de la camiseta "HH" de Pieter no haya significado mucho para la mayoría del público, pero sí para cualquiera que haya utilizado Grindr y conozca las abreviaturas de la app. "HH" significa High & Horny (drogado y caliente), una señal de que la persona que publica está buscando una orgía cargada de drogas, potencialmente una como la que aparece en el controversial documental Chemsex. El suéter HH de Sebastiaan no es para nada una celebración de esto, es más un cuestionamiento, o por lo menos un reconocimiento básico de que es un mundo que sabe que existe. Los lemas anteriores en las camisetas de Pieter incluyen "Fun Now!": "Fun" es el equivalente gay de "chill" en la frase Netflix and chill (Es decir, una forma oculta de referirse a tener sexo). Claramente disfruta las bromas locales. "Tú puedes leer 'Fun Now!', y no saber de qué se trata", explica. "Los heterosexuales pensarán: "Oh, es un suéter muy gracioso". Estás anunciando o mostrando algo que solo pocas personas conocen. Es un mensaje oculto en un dominio público". 

El barómetro actual de lo cool en Londres, J.W. Anderson, también dejó claro que hacer referencia a Grindr no debe ser vergonzoso, incluso en el mundo de la moda a veces snob. Su decisión de poner su show en livestream a través de la aplicación de ligue se trató sin duda más de los intentos de Grindr para reposicionarse al contratar a la firma de relaciones públicas neoyorquina de top fashion, PR Consulting (que también representa a J. W.), pero también es un paso valiente de Anderson, quien manifestó muy francamente: "Grindr es una plataforma social ampliamente utilizada que realmente refleja la cultura juvenil en este momento. En J.W. Anderson siempre buscamos la manera de empujar los límites cuando se trata del género y nuestra estética. Y por supuesto, el alcance global de Grindr es innegable. Es por ello que para nosotros tuvo perfecto sentido que Grindr fuera el primer lugar en transmitir en livestream un show de hombres de J. W. Anderson".

J.W. Anderson otoño/invierno 2016

Sí, existen incentivos comerciales (de la misma manera, Diesel ha decidido hacer publicidad en la aplicación, así como en la versión heterosexual Tinder y Pornhub con clasificación X) pero también es parte de un cambio más amplio en la confianza de la comunidad gay en adoptar o discutir sus gustos, hábitos, estilo de vida, o lo que ven a su alrededor. The Guardian, al reseñar el show, también señaló que la táctica mostró que Anderson "está en la posesión de suprema confianza que le permite a alguien hacer cosas inesperadas, como presentar al mundo enrarecido un show de high fashion en una plataforma de citas, donde se reproduce durante 24 horas". (Pieter comparte esa misma seguridad: "Siento que ahora puedo decir estas cosas, porque nadie se sorprenderá por ellas. Estoy seguro de que ciertos compradores se mantendrán alejados, pero también tengo la suficiente confianza de que eso no afectará mi marca").

Al parecer, Anderson tuvo algunos problemas convenciendo a las agencias de modelos de que sus "chicos" no serían vistos con lujuria en la aplicación de ligue sexual, pero parece que tuvo gran apoyo de la multitud reunida. El New York Times informó que A$AP Rocky aprobaba a "las personas gays que apoyan a los gays", el DJ Michel Gaubert pensó que su uso del "Facebook gay" fue "fantástico" y Bryanboy (quien siempre logró blogguear y tuitear sobre el reflejo de la mordaza, duchas vaginales y hot daddies, manteniendo su lugar todo el tiempo en la primera fila) confesó: "Todas las personas que conozco están en Grindr".

Si bien el show de Anderson en realidad no tuvo interacción con la aplicación Grindr de alguna forma creativa (era solo un banner que te llevaba a un livestream aparte), el año pasado el diseñador Demna Gvasalia hizo que el grupo de la moda confrontara algunas de las realidades de los espacios gay ocultos al mostrarlos en su show de Vetements otoño/invierno 2015 en el célebre club parisino del "clubbing and cruising", Le Dépôt. El lugar ha sido un secreto sexual de muchos de los diseñadores de moda de la ciudad en los últimos años, por lo que la decisión de Gvasalia de hacer su show ahí se leía como un reto de tómanos-o-déjanos para los editores y celebridades reunidas: si quieres disfrutar a los mejores hombres gay y sus creaciones, entonces ven a ver el lugar donde están buscando lujuria en cuanto se acaban las palmaditas en el backstage.

Vetements otoño/invierno 2015

Y no solo es el mundo de la moda el que se ha involucrado en el cruising (buscar una pareja sexual gay en lugares públicos), el cottaging (tener sexo gay anónimamente en el baño) y los ligues. La exposición solista de Prem Sahib en el ICA hacia finales del año pasado se ocupó de estos temas (entre otros). La exposición de Prem demostró que tales ideas pueden ser tratadas de nuevas formas inteligentes. Sus obras minimalistas ciertamente no gritan que están buscando un pene en un baño público o que irán en busca de un gangbang en un sauna gay; sino que exploran la arquitectura, el ambiente y la emoción de esos mundos encubiertos.

"Me pregunto si hay una distancia que nos permite hacer frente a estas cosas de una manera menos temerosa y más segura", reflexiona en una conversación con Sebastiaan Pieter (quien, por cierto, utilizó algunas de las esculturas de Prem en una de sus presentaciones hace algunas temporadas). "Hay todo un nivel de codificación, lo que significa que de todos modos son ideas muy abstractas con las cuales jugar. Solo significan algo para unas cuantas personas. Además, algunos aspectos del cruising casi se han vuelto históricos".

Prem dice que con chemsex llegando a los titulares "no es de extrañar que la gente esté haciendo obras relacionadas con ese tipo de cosas. Es una realidad de estar en Londres en estos momentos, y una realidad para muchos hombres gay directa e indirectamente. Si entras a Grindr, hay que interpretar esos códigos y lo que significan, como 'GMTV' o 'HH'. Todas son cosas para descifrar de la experiencia gay en Londres. Lo que es interesante es la confianza para ponerlos en el mainstream".

Prem Sahib, W1, 2015

Las obras de Prem en el ICA hicieron referencia a los baños públicos y a los ociosos en el sauna y, en su show concurrente en Southard Reid, tomó la decisión interesante de promocionarlas en Boyz y otra revista de la escena gay, QX. (¡El yo más joven estaría encantado de tener a uno de los más importantes artistas nuevos de la ciudad utilizando a Boyz para una pieza!)."El anuncio en Boyz y QX fue una obra en sí mismo. Me gustó la posibilidad de algo difundido a nivel local y sentado en secreto entre los otros anuncios. Tal vez había algo en el tipo de encuentros que podrían ocurrir si las personas estuvieran lo suficientemente intrigadas por la invitación bastante críptica".

Una de sus más recientes obras para la galería es acero pulido cortado del tamaño de un iPhone, "pintado de negro y tiene una superficie tipo espejo con la parte de abajo pintada de color naranja neón". El objeto está colocado sobre acrílico transparente y el brillo que emite lo hace ver "como si hubiera una aplicación que se quedó prendida". La pieza se llama W1, una referencia al código postal de la galería y también a la forma de señalar tu ubicación en Grindr para posibles pretendientes.

Como dijo Sebastiaan, "Cada generación tiene su propia experiencia de lo que se siente ser gay. Los tiempos cambian y todos nosotros somos diferentes en la forma en que expresamos nuestra sexualidad". El ver a este cultivo actual de creativos lidiando con las nuevas realidades de los gay sin vergüenza ni pena, sino curiosidad y confianza, provoca una valentía comunal.

Credits


Texto Stuart Brumfitt

Tagged:
LGBT
gay
Internet
queer
Grindr
sexo
Menswear
JW Anderson
prem sahib
sebastiaan pieter