Publicidad

la guía de tim blanks para llegar a ser un periodista de moda

Nuestro querido Blanks nos da una mirada de su vida como editor de moda, reportero y presentador.

por Stuart Brumfitt
|
03 Febrero 2016, 5:02pm

En una industria que también tiene su buen número de airheads, víboras y aburridos, es un placer ver a alguien tan inteligente, agradable y divertidamente malévolo como Tim Blanks volverse tan exitoso. El crítico de moda se ha beneficiado de haber estado en el momento exacto a través de su carrera, moviéndose dentro del zeitgeist, de medios impresos a la televisión y a la web. Como el cronista líder del ahora difunto style.com ("el mejor trabajo que he tenido en mi vida") estableció una voz cuyo ritmo, facilidad de digerir y rango de referencias ha sido imitado -pero nunca igualado- por otros escritores. El neozelandés amante de camisas de manga corta de estampados brillantes, se encuentra ahora en Business of Fashion, donde se enfoca menos en reseñas cortas y más en artículos de opinión extensos sobre el estado de la industria.

Así que Blanks está perfectamente capacitado para dirigir un programa en línea de escritura para Mastered, un sitio que ofrece un amplio número de cursos dirigidos por una variedad de íconos de la industria que incluyen a: Virgil Abloh, Sam McKnight, Val Garland y Nick Knight. Blanks poco puede enseñarle a sus estudiantes sobre cómo llegó a donde está -entró precozmente a la Universidad de Auckland cuando tenía 15 años, pasó un tiempo "lleno de anfetaminas y vestido de Ziggy Stardust", viviendo con Jerry Hall en LA y trabajando en los colores y la ropa de la legendaria caricatura de los ochenta Inspector Gadget, todo antes de entrar propiamente al campo de la moda y la escritura. Pero proveerá su experiencia, contactos y buena naturaleza a la mesa. "No siento que éste curso sea sobre enseñar", explica a través de una copa de vino blanco. "Siento que este curso es sobre comunicarnos y, de manera divertida, sobre asegurarse". La vida para escritores es difícil y no viene con trabajos bien pagados como los que los fotógrafos y estilistas usan para mantenerse económicamente. Así que esa seguridad que da Tim Blanks es simple pero valiosa para un periodista freelance.

El curso, que comienza en primavera (las inscripciones están abiertas), incluirá tareas con Interview, V Magazine y AnOther, pero será muy orgánico (aunque "no al estilo arroz integral"). Es más sobre Tim respondiendo a las necesidades de sus alumnos. "Todos los que están en el curso ya están haciendo esto. No será una situación tipo salón de clases. Es más un tipo mesa redonda donde yo aprenderé al igual que ellos".

¿Cuándo y cómo empezaste tu carrera en la moda?
Estaba editando la sección de moda de Toronto Live. Después se volvió nacional a finales de los ochenta. Cuando empecé escribiendo no había una industria de la moda per se. No había ready-to-wear ni nada por el estilo. Le propusimos Fashion File a CBC, un canal de televisión canadiense que había lanzado transmisiones de noticias las 24 horas. 

¿Qué hacías antes de eso?
¡Hice los colores y dirección de arte del vestuario de Inspector Gadget! Antes de eso hice varias cosas extrañas como trabajar para Brian Ferry en Los Ángeles. Anduve mucho a la deriva, de hecho.

¿Cuál fue tu gran momento?
Fashion File fue tan adecuado para mí, que era ridículo. Fue enteramente accidental. Estaba trabajando para la revista de moda y CBC estaba buscando programación para llenar las 24 horas, así que buscaban producciones baratas, así que nosotros proveímos de un relleno barato de moda. Fashion File eran segmentos de cinco minutos que mostrábamos todos los días y que se repetían todo el día, después se compilaban al final de la semana en un programa de una hora y se vendían de media hora internacionalmente. Rápidamente se volvió el programa internacional más exitoso de CBC.

¿Cómo terminaste trabajando a través de todos estos medios de comunicación diferentes?
Completamente accidental, es muy loco. Podría hablar infinitamente sobre estar en el lugar adecuado, a la hora correcta. Fui de la revista a la televisión por cable, al mundo digital, al mundo ultra digital. Pero lo que diría sobre eso -como un tipo de inspiración para la gente que probablemente quiera integrarse al curso- es que todo se trata de tener la posibilidad de escribir. No fue porque pudiera usar una computadora ni nada. Fue simplemente porque escribía de la manera más antigua posible. Solo ponía palabras juntas, contaba una historia y creo que eso es lo que este mundo -por todo su diseño tecnológico de escaparates- quiere. La gente ha querido historias desde que salen del vientre y no ha cambiado. La vieja guardia y la nueva ola pueden vivir juntas cómodamente. 

No podías acceder mucho a la moda en ese tiempo.
Bueno esto era 1989-1992 y coincidimos con el fenómeno de la supermodelo, así que el programa se vendía en todas partes del mundo. ¡Fue la educación de moda para gente de todo tipo en diferentes países y CBC odiaba eso porque estaban muy metidos en contenido literariamente serio, o la vida sexual del campañol, o esquiar con Ghandi o lo que sea!

¿Cómo fue la transición de revista a video?
Fui seleccionado por Anita Roddick en Body Shop, así que volví a Inglaterra en 1990, después de empezar a hacer Fashion File. Dejé la revista en Toronto, pero seguí haciendo Fashion File, mientras trabajada para Body Shop. Así que los primeros diez años, mi vida fue mitad Fashion File, mitad Body Shop, lo que fue muy bueno porque tenía el trabajo valioso y también las cosas de moda, ambas se acoplaban extrañamente bien. Con video inicialmente fue difícil pararse enfrente de la gente cuando hay 1000 personas esperando a que comience un desfile y solo estás ahí parado. No había gente haciéndolo, así que generaba curiosidad. Simplemente me divertí mucho y nunca establecí un margen de 'no haré eso, haré esto'. De la misma manera que cuando comencé escribiendo como freelance, escribía hasta para la revista de trenes de Virgin. No tenía orgullo. Cuando le preguntaba a los estudiantes de periodismo a qué se querían dedicar, ellos respondían: "Quiero escribir para Vanity Fair". Pues bien, así no es como las cosas suceden. "Ah pero mi mamá conoce al editor". Ok, entonces desde luego que trabajarás para Vanity Fair.

¿Qué dirías que ha sido lo mejor de trabajar en la moda para ti?
La gente. Soy una persona muy curiosa y es un negocio infinitamente curioso. Desde modelos de 15 años que acaban de bajar del tren con camellos de Uzbekistan a Karl Lagerfeld: no hay ese rango en ningún otro lugar. Y por la moda, he visto cosas que no toda la gente ha podido ver. Cuando estaba en Roma para el desfile de Chanel hace unas semanas, tuvimos un tour de la Roma secreta y fuimos a ver muchos lugares donde la gente nunca entra. Federico Marchetti tuvo una cena en la biblioteca de Leonardo en la que sacaron sus diarios, que la gente nunca ve. ¡Los libros en el que él escribió! No hubiera visto eso de otra manera.

¿Qué es lo peor de trabajar en la moda?
No hay tiempo suficiente. Ni siquiera es el número de desfiles, es simplemente el caos y la desorganización. Es como si un demonio perverso les hubiera puesto tiempo para que solo tengas oportunidad de empezar a escribir algunas notas entre uno y otro pero no de terminarlas. En esta época del año la noche comienza muy temprano, así que no puedes trabajar en el coche. Está oscuro y es extraño y no puedo leer las notas en mi cuaderno. Creo que todo, independientemente de que tan duro lo intentes, se junta para el final del día y empiezas a trabajar a las 9 de la noche y terminas a las 3 de la mañana y tienes que empezar al día siguiente muy temprano. Siempre ha habido ese problema con el tiempo, pero es mucho peor ahora.

¿Cuál es el cambio más grande del que hayas sido testigo en la industria?
La velocidad. Antes tenía un periodo de gracia entre ver algo y escribir sobre él, pero eso ya no existe. Ahora todo es al momento para todos, lo cual también es fabuloso -supongo que puedes sentir el mundo acabarse alrededor de ti. El mundo se está acabando -lo sabemos- pero ahora estamos apurándonos a que suceda a toda velocidad, como si amaramos esta montaña rusa hacia el olvido.

¿Has encontrado nuevas formas de procesar todo?
¡El alcohol! A la manera antigua.

¿Por cuáles tres reglas te riges?
Serían muy diferentes hace cinco años, hace 10 o hace 15. Siempre había sido como: 'Si te gusta el sexo, las drogas y el rock'n'roll', ¿de qué manera lo acomodas? Pero ha cambiado. Tienes que ser paciente. Suena muy trillado, pero cada momento es una bendición, porque la alternativa a la vida es simplemente horrible. Así que paciencia, aprecia cada momento, y mucho mucho tiempo para ti mismo.

¿Siempre has sido bueno en soledad?
Soy muy bueno en eso. Los restaurantes son mi hobby, así que me consiento a mí mismo en un restaurante increíblemente caro y paso una velada maravillosa conmigo mismo.

Así que si alguien ve a Tim Blanks cenando solo, ¿no deberían de sentirse mal por él?
No, es una decisión. ¡Si alguien me ve solo puede que apenas me haya alejado de la gente con la que estaba!

Si no estuvieras trabajando en la moda, ¿qué estarías haciendo?
¡Algo increíblemente flojo! No, probablemente estaría haciendo algo parecido, pero -estaría haciendo algo con las palabras. No estaría haciéndolo muy seguido o diligentemente, pero algo con palabras.

Termina la oración. La moda te hace… Muy, muy feliz.

'Writing: Mastered' es un programa de talentos para escritores profesionales dirigido por Tim Blanks. Las inscripciones están abiertas y los lugares están estrictamente limitados. El programa empezará a finales de primavera. Aplica aquí.

Más de i-D:

10 lecciones de vida según Grace Coddington

Las únicas gotas de sabiduría que necesitarás son cortesía de Miuccia Prada

Credits


Foto vía mastered.com

Tagged:
guías
tim blanks
periodismo de moda