la influencia latina de proenza schouler para primavera/verano 2016

El dúo de Nueva York busca "crear algo hermoso, y luego destruirlo”.

|
sep. 18 2015, 5:15pm

Las modelos del impresionante show de Proenza Schouler de ayer desfilaron a un ritmo formidable, tan rápido que los editores se esforzaban por captar los asombrosos looks en sus iPhones. En el backstage, el diseñador Lazaro Hernández dijo que no había ninguna instrucción específica de correr por la pasarela. "¡Supongo que simplemente estaban muy concentradas!" dijo. "Las chicas volvieron y estaban muy emocionadas, se sentían hermosas, estaban tan entusiasmadas por la ropa. Las chicas estaban llorando en el backstage, fue muy intenso".

También fue muy intenso fuera de backstage. La colección de couture flamenco fue una agradable sorpresa, muchos estuvieron de acuerdo con que este fue el mejor trabajo de Lazaro y Jack McCullough hasta la fecha. Aunque los titulares la han estado proclamando como "española", las referencias eran un poco más abstractas. "Soy latino así que queríamos explorar mi historia personal", explicó Lazaro. "Nunca habíamos hecho eso. Estábamos viendo fotografías antiguas de familia, y había un calor, una sensualidad bruta que se sentía tan ligera, potente, emocional y sexy".

Después de muchas temporadas de experimentar con la tecnología (La de primavera/verano 2015 presumió materiales de la era espacial), esta excursión fue un retorno anticuado al corte y la confección. Los pantalones piqué de vestir en blanco y negro y los vestidos tejidos con olanes tenían el atractivo de la ropa del viejo mundo que se sacaba de enormes cajas atadas con listones grosgrain. "Estamos regresando a una forma tradicional de hacer ropa", dijo Jack. Pero para que no creas que no se ve moderno, Lazaro añadió: "Y luego, cuando es perfecto, lo descomponemos. Creamos algo bello, y luego lo destruimos".

La destrucción como construcción ha sido un sello distintivo de la moda interesante desde que Madeleine Vionnet recortó los vestidos al bies. El enfoque de Proenza para esta colección fue mirar al humilde plátano. "Estábamos viendo plátanos, y a la idea de remover capas, que nos parecía interesante", dijo Lázaro. En la práctica, esto significó tomar la tela blanca para camisa tradicional y "remover las capas del hombro, así que la ropa está prácticamente cayéndose del cuerpo". Vestidos, camisas e incluso chamarras caían desde el hombro, una nueva zona erógena para la marca. Lazaro describe la sensualidad del look como "la idea de la desintegración y una sensación de abandono".

Aparecieron círculos por todas partes, desde recortes en los vestidos hasta aretes redondos hasta los agujeros plateados en los irresistibles tacones puntiagudos. Según Lazaro: "Queríamos que las cosas respiraran, y tienen agujeros. Los círculos fueron un tema, lunares, esferas y botones, pompones. Todo circular y esférico como un elemento formal, fue muy interesante para nosotros". Esferas metálicas colgaban de faldas de celosía en los looks finales de la noche, rebotando mientras las chicas pasaban a toda velocidad. 

¿Y esos vestidos con olanes emplumados en rojo, blanco, y negro que se robaban toda la atención? Los slip dresses emplumados creados en un salón de Alta Costura, a través de un laborioso proceso de unir plumas de aves desde las puntas individuales para crear una red tipo Game of Thrones. Así que cuando Jack dijo: "Queríamos hacer ropa que se sintiera muy elevada", había una riesgosa inversión de por medio.  

En cuanto a lo que viene después de una colección trascendental como esta, Proenza Schouler debe volver a la mesa de dibujo. Pero gran parte de su diseño se encuentra en el momento, a través de la intuición, así que es difícil decir a dónde los conducirá este momento definitorio. Como dijo Lazaro: "Nunca dejamos puesta una tabla de inspiración, nunca. Lo hacemos al principio, dibujamos, y luego rompemos todo. No hay inspiración, es solo el proceso".

Sigue nuestra cobertura exclusiva de fashion week de primavera/verano 2016.

Credits


Texto Rory Satran
Fotografía Jason Lloyd Evans