las esperanzas y sueños de stéphane ashpool de pigalle

Hablamos con el ganador de la edición 2015 del premio ANDAM.

por Elisabeta Tudor
|
22 Octubre 2015, 6:33pm

Photography Maxime Ballestros

¿Quién hubiera pensado que una marca underground cuyo nombre hace referencia al barrio rojo de París podría ganar el prestigioso premio de la moda ANDAM más la cantidad de €250 mil euros? Ambicioso y seguro de sí mismo, Stéphane Ashpool siempre supo que sus sueños de infancia finalmente se harían realidad. Durante los últimos siete años, el diseñador autodidacta de menswear ha estado traduciendo la energía de las calles de Pigalle a la moda, los deportes y los proyectos sociales, y no tiene intenciones de detenerse. De hecho, Ashpool elevó el estándar y decidió, poco después de la apertura de su tercera boutique de Pigalle en Tokio, que iba a abrir una escuela en su barrio y postularse para alcalde. Conoce al Rey de Pigalle.

Hace poco ganaste el premio ANDAM, siete años después de la fundación de Pigalle ...
Siete años se pasan rápido. Comenzamos con nuestra pequeña tienda en la Rue Henry Monnier, cerca de Pigalle. Al principio solo vendíamos camisetas y gorras. Luego empezamos a trabajar en nuestras primeras colecciones y a organizar desfiles de moda alrededor de Pigalle. De una colección a otra, aprendí cómo trabajar con telas y aprendí cómo crear un look específico. Quería diseñar algo intermedio entre ropa deportiva y chic parisino. Todo se desarrolló con mucha naturalidad. A partir de hoy, el 70 por ciento de nuestras colecciones Pigalle se producen en Francia, pero también trabajamos con artesanos en Italia, Portugal, en cualquier otro lugar, así que he viajado mucho en los últimos años para unificarlo todo. A estas alturas tenemos un buen equipo, y aprendí a producir una colección de la A a la Z. 

Eres un diseñador autodidacta, sin experiencia previa en la moda. ¿Fue un reto expresar tus visiones y traducirlas en diseños para usar?
Intenté poner mis ideas por escrito, pero la mayoría del tiempo lo discutía con mi equipo. Constantemente hablábamos de nuestras intenciones, nuestras referencias, les mostraba fotos y luego las distorsionábamos para de alguna manera materializarlas en la moda. Así es como trabajamos hasta la colección primavera/verano 2016, ahora, estamos más estructurados, en realidad tenemos un estudio que se encarga de elaborar patrones, dibujos técnicos y moodboards: un equipo real con un director de diseño. En cuanto a la evolución de Pigalle, el nuevo giro unisex de mis prendas expresa la manera en la que quiero que avance la marca. Quiero hacer realidad todas mis ideas, y finalmente tengo las herramientas y los recursos para lograrlo.

Los shows y presentaciones de moda de Pigalle siempre han sido un 'juego en casa', a excepción de la presentación en Opera Garnier, ¿qué es lo que te fascina de este barrio?
Simplemente soy un hombre que ama su barrio. Nací en Pigalle, siempre he vivido aquí y hay mucha gente a mi alrededor que siente lo mismo. Juntos hemos desarrollado un espíritu creativo relacionado con este barrio. Este espíritu creativo ha trascendido en una boutique y en una marca. Pigalle es realmente un lugar diferente y creativo. Este barrio pasó por un cambio de imagen durante los últimos cinco años y, de forma inconsciente, yo fui líder de este cambio de imagen. Y en verdad era necesario porque Pigalle se había vuelto un tanto sórdido. Ahora, estoy realmente emocionado cuando salgo a pasear. Hay mucha gente de diversos orígenes con diferentes looks y estilos. Ven a pasar el rato con nosotros enRue Duperré, y verás a qué me refiero. Esta diversidad me representa bastante bien, de esto trata Pigalle y la marca.

¿Cómo empezaste a trabajar con Nike?
Todo comenzó en 2007 cuando tuvimos una oportunidad única. El City Hall quería construir un estacionamiento en un espacio libre en la Rue Duperré, y con la ayuda de nuestros vecinos luchamos por convertir ese lugar en una cancha de basketball. Finalmente ganamos y Nike nos ha ayudado a desarrollar el proyecto desde entonces. ¡Y ahora tenemos una de las canchas de basketball urbanas más sofisticadas del mundo! El suelo no hace ruido durante el juego, no te lastimas cuando caes, tenemos una canasta de basketball de aluminio, plexiglás, y así sucesivamente. Incluso los jugadores de la NBA se vuelven locos cuando juegan aquí con nosotros. Espero que esto solo sea el principio, y que en verdad podamos hacer proyectos similares en otros lugares; y también espero que esta cancha de basketball sea muy útil durante los Juegos Olímpicos de 2024.

Así que Pigalle es algo más que una bonita camiseta con un estampado cool. Quieres desarrollar un estado mental que vaya más allá de la propia marca...
Exacto. Pigalle me ayudó a lograr todos los sueños que tenía cuando era niño. Siempre quise crear algo y trabajar con mis amigos y mis vecinos en algo relacionado con el deporte, la música y la moda, y ese algo tenía que ser socialmente relevante. Me siento verdaderamente privilegiado por haber tenido la oportunidad de haber logrado todo esto. Esta es una experiencia muy gratificante, me motiva y define lo que quiero hacer en el futuro.

¿Estás trabajando en otros proyectos creativos y sociales en este momento?
En febrero pasado, me llevé a todos los niños de mi barrio a las Filipinas (nota: los niños a los que Stéphane les da lecciones de basketball), donde establecimos un intercambio cultural basado en los deportes con Titan Basketball, e incluso renovamos una cancha de basketball ahí. Hace un tiempo que quería llevar a mis chicos a un viaje, pero no podía decidir a dónde ir... la idea de visitar una ciudad internacional como Nueva York me parecía demasiado aburrida, quería ofrecerles algo nuevo, una experiencia de la vida real que de otra manera no obtendrían.

¿Tienes alguna misiones similares en tu agenda en este momento?
No he planeado ningún otro viaje por el momento, pero definitivamente no es algo de una sola vez, este tipo de experiencias me importan. Dejé de vender Pigalle a otras tiendas con el fin de proteger mi marca, y también para no someterme a las condiciones de venta al por mayor y ser capaz de seguir produciendo ropa de calidad a un precio justo. Además, solo tengo tres tiendas: dos tiendas insignia en París y una en Tokio, y quiero que se quede así. Limitar la distribución también me permite dedicarme a otros proyectos, como los relacionados con las causas sociales. Quiero pasar tiempo con los jóvenes y mejorar lo que se puede mejorar en sus vidas. Mi sueño es crear una escuela: una escuela deportiva, una escuela de moda, pero sobre todo una escuela de vida, que ofrecerá actividades sociales y creativas después de las clases regulares de la escuela. Una escuela similar a las Steiner Schools, que son, básicamente, escuelas que se centran en el desarrollo de los sentidos de los niños y que les permitan crear sus propias ideas y sueños.

¡De vuelta a la escuela! ¡Eso es bastante inesperado!
Mi verdadera vocación no es ser un diseñador de moda, ¡es lo que menos me importa! Creo que es importante hacer el bien, tener un impacto positivo a tu alrededor, siempre que puedas. El amor que recibo de mi barrio y la gente a mi alrededor me ha permitido seguir adelante hasta el momento. Y me dan ganas de ir aún más lejos.

Tu colección primavera/verano 2016 se llama Ensemble...
La colección está realmente dedicada a la experiencia que tuvimos en las Filipinas. Filmamos a los niños durante los partidos de basketball... y, con el tiempo, las imágenes se volvieron más y más interesantes, por lo que decidimos continuar y terminar la película en París. Mi inspiración ha sido siempre la juventud. Así que decidí diseñar una colección llamada Ensemble, que trata de jóvenes y es para jóvenes: es una colección que celebra la juventud.

Así que todos tus sueños de infancia se volvieron realidad, ¿no?
Sí, logré muchos, pero quiero llevar mis ideas más allá mediante la apertura de una planta de producción en París, gracias al apoyo del premio ANDAM. Y todavía tengo algunos otros sueños para hacer realidad... Quiero abrir una escuela en el barrio, como te dije, y también me gustaría postularme para alcalde algún día, y quién sabe, a lo mejor termine trabajando para otra marca de moda. Pero bueno, cualquiera de estas tres opciones me haría igual de feliz, así que vamos a esperar a ver qué pasa... el tiempo lo dirá.

Credits


Texto Elisabeta Tudor
Fotografía Maxime Ballestros
Director Ange Raynaud
Co director y editor Quentin Labail
Cámara James Carter

Tagged:
Basketball
Fashion Film
Pigalle
stephane ashpool
entrevistas de moda