Publicidad

marni otoño/invierno 2015

Consuelo Castiglioni hace una declaración vibrante de color en Florencia.

por Anders Christian Madsen
|
18 Enero 2015, 1:58pm

La ropa masculina y femenina de Marni siempre ha diferido en su tono. Mientras que su womenswear ha propuesto un guardarropa extremo con vibrantes estampados, parches y pieles, el menswear tiene casi el mismo nivel de disciplina intelectual, pero raya en lo minimal.

Ya sea que sea la magnificencia de Florencia o el hecho de que había una pasarela involucrada, la declaración más grande de Consuelo Castiglioni la semana pasada en el show de Marni en el Museo Marino Marini -la estrella de la feria de Pitti esta temporada- fue el encuentro entre ambas estéticas: masculina y femenina. Con un repertorio de delgados chicos caminando entre piezas escultóricas de arte moderno a ritmo del ensoñador trance Boys Latin de Panda Bear, ataviados en chalecos caricaturescos, unos que esperas ver en un show femenino de Marni. Estos iban con pantalones ligeramente acampanados -algo que esta tendencia de los setenta quiere que volvamos a aceptar- y top parchados que en su totalidad hacían eco con la visión de Castiglioni de un street-style idóneo.

Pero el atractivo hombre nerd, que ha hecho de los lujosos suéteres y abrigos de Marni su uniforme, no debe caer en la desesperación: había mucha sastrería de los sesenta -¿o era inicios de los setenta?- y muchas chaquetas en tonos parduscos que fueron los que compraron el boleto de Marni a Pitti en primer lugar, así que los estudiantes de arquitectura aún pueden ir al estudio sin ser emboscados por un paparazzi en el camino.

marni.com

Credits


Texto Anders Christian Madsen