dentro de 'manus x machina: fashion in an age of technology'

Desde vestidos de platillo volador hasta trajes de buceo, nos asomamos a una hermosa visión del futuro de la moda.

por Jeremy Lewis
|
05 Mayo 2016, 10:25pm

Artificial Flowers gallery

Vivimos en una época en la que el lanzamiento de los nuevos smartphones deja atrás a las colecciones de diseñadores, donde una marca de tecnología ahora puede vender sus productos como bienes de lujo, y donde la ropa deportiva e informal dominan más lo que la gente se pone en realidad que una pasarela. En nuestra época, donde la tecnología es prácticamente la ley, el curador encargado del Costume Institute, Andrew Bolton, repasa el enigma que ha plagado al high fashion desde el ascenso del ready-to-wear: ¿puede el couture ser moderno?

Atuendo de boda, Karl Lagerfeld para House of Chanel, otoño/invierno 2014 Alta Costura; cortesía de CHANEL Patrimoine Collection

Manus x Machina: Fashion in the Age of Technology es la última tesis del curador de exposiciones taquilleras, cuyas previos shows rompieron los récords de asistencia del Metropolitan Museum. En esta exposición propone que la tecnología moderna y la artesanía tradicional no son totalmente opuestos, como pensamos que son, pero incluso son uno y el mismo. Es un acercamiento innovador, pero lógico, al haute couture en especial si consideras el verdadero significado de la expresión.

 "Haute" quiere decir "alta" o "superior." "Couture" quiere decir "costura" y se refiere específicamente a la hechura de prendas. Así que el término, desde su interpretación más sencilla, significa la ropa mejor hecha. Lo que significa "mejor" en el mundo de hoy es algo que Bolton reconsidera a través de las salas de la exposición, continuamente presentando el argumento de que la artesanía no puede seguir definiéndose por los códigos del pasado, y que debe acoger el futuro.

Bolton deconstruye, de manera consciente, los tropos de la Alta Costura, dedicando salas enteras a cada uno de sus pilares: tailleur (sastrería), flou (costura), broderie (bordado), parurier floral (flores falsas), plumasserie (plumería), y así. Ejemplos de Alta Costura histórica son colocados junto a sus descendientes modernos, los rangos de los materiales son asombrosamente hermosos —familiares en partes y grotescos en otras— creando un seductor dialogo histórico.

Vista de la galería superior: Bordados

En una sala, Bolton rastrea la historia del plissé desde los experimentos tempranos de Mariano Fortuny a las exploraciones tardías de la "suma sacerdotisa" de la moda, Mary McFadden, y más adelante con Issey Miyake. Lo que Bolton aclara es que mientras la tecnología pueda seguir avanzando y los métodos puedan cambiar, las nuevas técnicas y las fabricaciones no emergen de la nada, ni tampoco renunciar al pasado. Se trata de una evolución constante. Una red sobrepuesta a mano de seda sintética, unida con tiras metálicas cortadas a laser en un vestido de Nicolas Ghesquière para Louis Vuitton, o las plumas de silicona cosidas a mano en un vestido de Iris Van Herpen muestran, de manera maravillosa, que la tecnología y artesanía exquisita pueden estar juntas en harmonía. 

Un subtema dentro de Manus x Machina habla sobre cómo la tecnología, sus avances, y nuestra dependencia psicológica en crecimiento sobre ella, puede conformar las percepciones del cuerpo. El diseño de la muselina con múltiples extremidades de Comme des Garçons ofrece una declaración profética sobre las convenciones de la belleza y la forma física en la era del Internet. ¿Cuál es el significado de una manga cuando ya no necesitamos nuestros cuerpos para enfrentarnos con el mundo? Con los avances en robótica y las prótesis acercándose a la realidad más que nunca, te hace reconsiderar ese valle siniestro entre lo real y lo sintético, similar al vestido de "granos" de látex que usó Beyoncé a la gala inaugural de la exposición.

Atuendo de boda, Karl Lagerfeld para House of Chanel, otoño/invierno 2005 Alta Costura; cortesía de CHANEL Patrimoine Collection 

Manus x Machina une los hilos de los éxitos curatoriales de Bolton, deleitando los sentidos al igual que provocando la mente. En exhibición hay algunas de las prendas más técnicamente complejas e imaginativas jamás hechas, y verlas dentro del marco de la narrativa cautivadora de Bolton hace a la exposición imperdible. Pero el verdadero triunfo de Manus x Machina es que, a diferencia de todas las otras exhibiciones de vestuario jamás montadas, Bolton no nos está mostrando una inspección del pasado, en cambio un boceto del futuro. ¿Puede ser moderna la Alta Costura? La respuesta es un sí resonante. 

Más de i-D:

El director Andrew Rossi habla sobre infiltrarse en la Gala del Met

Met Gala 2016: Lily-Rose Depp, vestidos con iluminación, y el futuro de la moda

Credits


Texto Jeremy Lewis
Fotografía cortesía de Metropolitan Museum of Art © Nicholas Alan Cope

Tagged:
Met Gala
Cultură
Costume Institute
andrew bolton
manus x machina
entrevistas de moda