moda masculina española: ficción o realidad

La moda masculina es el único segmento dentro de la industria de la confección que crece de manera imparable en volumen de ventas, y la creatividad no le va a la zaga. Muchos son los talentos que han deslumbrado en esta última edición de París, pero...

por i-D Team
|
08 Julio 2014, 2:50pm

Fuera de las fronteras de España, a unos kilómetros de los Pirineos, se presentaba hace escasamente una semana las propuestas de las casas de moda de París. Casas en las que el nombre de la ciudad cobra especial protagonismo, como en la antaño Yves Saint Laurent ahora Saint Laurent Paris. Hedi Slimane lo volvía a hacer y con una fórmula que prácticamente nadie creía que fuera capaz de volver a presentar sobre ka pasarela. A saber: trajes entallados, chaquetas con corbatas finas, botines de punta, rock'n'roll. Eso sí: por primera vez, una mirada sin complejos al look sesentero más extremo. Si Woodstock marcó una tendencia, ahí estaba. Objeto de deseo para algunos, terror hecho prenda para otros, las capas y ponchos de esta nueva propuesta van a ser de lo más deseado (y fusilado por ya sabemos quién).

Hedi Slimane fue el más polémico, como viene siendo habitual, pero no fue el único que destacó. Balenciaga con Alexander Wang al frente enseñaba una línea quizá demasiado Wang. Negro, blanco y gris con concesiones al azul cobalto en prendas correctas. El niño mimado de las últimas temporadas, Haider Ackermann, sin embargo, se atrevía a romper con lo establecido. Volúmenes, superposiciones y tejidos de lo más variopinto ayudan a hacerse a la idea de que el niño ya es un lozano adolescente. Kim Jones se lanzaba a hacer algo alejado del concepto deconstruido chandalero que tantas alegrías nos dio en el pasado, aunque no puede negar de dónde viene ni tampoco hacia dónde va la línea masculina de Louis Vuitton. "Comodidad ante todo", debió pensar.

¿Y en España? En España de momento vamos a otro ritmo. Está la afrancesada Loewe, que está viviendo una auténtica revolución con la llegada de J.W. Anderson como director creativo de la firma. Este cambio no sólo se circunscribe al diseño de las nuevas prendas, sino también a un cambio radical de la imagen de Loewe, empezando por el ya casi extinto cangrejo. Y no, el cangrejo no ha desaparecido, pero si lo han hecho varias de sus filigranas, depurando al máximo las líneas de la casa y también la forma de presentar la colección a los medios. Ahora no se convoca a la prensa en un palacete de algún arrondissement de moda de la capital francesa, no. Un lookbook de cuidadísimos detalles en El Puerto de Santa María (Cádiz), una colección inspirada en los trajes típicos españoles y muchos, muchos ítems de fácil consumo por todos los locos de la moda. El nuevo Loewe (con algo todavía español) está servido.

Y aunque en España no existe todavía una pasarela dedicada al cien por cien a la moda para hombre sí hay honrosas excepciones dentro de las dos grandes (e incluso las más pequeñas). 080 Barcelona y Mercedes Benz Madrid Fashion Week presentan, entre millones de propuestas femeninas, alguna salpicadura de testosterona dispuesta a vestir a los chicos. Es cierto que la genialidad de los Spastor no ha vuelto a pisar la pasarela desde hace años, pero sí lo han hecho los ciberoficinistas de Amaya Arzuaga, los gamberros de Carlos Díez, los pandilleros de María Escoté o los replicantes de David Delfín. No son, ni mucho menos, colecciones íntegramente masculinas, pero al menos no descuidan a un público cada vez más entregado. Y si en Madrid los nombres que suenan ya son un clásico patrio bajo la etiqueta de joven diseñador, es en Barcelona donde de verdad nuevas caras intentan abrirse paso y de manera tan arriesgada como lanzando una colección sólo para hombres.

Georgina Vendrell no es precisamente nueva pero sí lo es su propuesta para la próxima primavera verano 2015. Con cortes que resultan sencillos y a la vez completamente sofisticados y con una paleta cromática que hace alguna concesión al estampado, pero se arrima más a los colores planos tanto en crudo como en azul, blanco y negro, la colección resulta arriesgada y, sobre todo, moderna. Puede que moderno sea una palabra tan pervertida que haya perdido su significado, pero define a la perfección la colección de la catalana: "Perteneciente o relativo al tiempo de quien habla."

También a siglo XXI huele la colección de Guillem Rodríguez, barcelonés de 23 años que parece tener claro lo que significa la masculinidad en el nuevo milenio. Los hombres de verdad llevan vestido y lo que les echen: desde levita hasta pantalones cortos pasando por batas y camisetas con dibujos hechos a grandes trazos con brocha. Tampoco se preocupan estos nuevos hombres por el material del que están hechas sus prendas, pues Rodríguez propone tejidos tecnológicos y bastante pesados para el verano. No parece importarle: aquí se apuesta por el producto final como entidad con vida más allá de los seis meses de una temporada.

Entonces, ¿dónde queda España? Lejos de los fastos de las capitales de la moda masculina, sin lugar a dudas. No hay pasarela propia y pocos son los nombres que se atreven a hacer solo moda masculina. Pero mientras que fuera muchas veces la ejecución es espectacular pero falla el planteamiento, dentro de las fronteras españolas puede que la ejecución sea de natural discreta (o incluso muy discreta), pero el planteamiento, sobre todo en el caso de los más jóvenes, es uno sólido y robusto.

Recomendados


Texto Alberto Sisí Sánchez
Fotografía Jamie Hawkesworth

Tagged:
Alexander Wang
Balenciaga
Louis Vuitton
JW Anderson
ESPAÑA
Jamie Hawkesworth
loewe
alberto sisí sánchez