¿qué cosas absurdas hacemos a los veintitantos?

Esta puede llegar a ser una época muy penosa en tu vida y está en tus manos que deje de serlo. Para ayudarte a conseguirlo, la directora de arte Samantha Jayne ha lanzado 'Quarter Life Poetry': un libro que refleja todo aquello que te impide madurar.

|
16 Mayo 2016, 7:05pm

La procrastinación, la incomprensión y el amor al arte. Los millennials somos esa generación a medio camino entre lo análogo y lo digital —y no se encuentra muy bien en ninguna parte—, que ha crecido viendo 8 horas al día la televisión y que ahora se encuentra con más títulos universitarios que posibilidades de trabajo. 

Entre el materialismo y las pretensiones intelectuales, nos encontramos atrapados entre tener la suerte de no haber vivido la pobreza de nuestros abuelos y tener que pagar a un terapeuta para solucionar nuestros traumas del primer mundo. Pero de todo esto ha nacido un buen puñado de gente como Lena Dunham, que aprovechan la crisis de los 'veintitantos' para hacer algo bonito cargado de sarcasmo y buen sentido del humor (ese que se ríe de nuestras desgracias). 

Una de esas voces perspicaces es la de Samantha Jayne, una directora de arte de 25 años que acaba de lanzar Quarter Life Poetry, un libro que recoge todas esas penosas historias por las que pasa cualquier millennial; desde trabajar gratis -con horas extra incluidas- hasta hacer fotos a tu trasero para ligarte a alguien de Tinder. 

Para promocionarlo, ha dirigido una serie de vídeos cortos que muestran escenas de la vida cotidiana que, aunque sea "bastante triste admitirlo", son 100% autobiográficas. Nosotros las analizamos para mostrarte todas esas cosas absurdas que los millennials hacen a los 'veintitantos'. 

1. Siempre te escondes en que tienes mucho trabajo
Pero lo que realmente no quieres confesar es que lo que más quieres es quedarte en casa con tu pijama de franela viendo The Walking Dead. 

2. Ya eres un adulto (pero solo para decidir tomar drogas y elegir tus muebles de Ikea)
En el momento en que te sale un sarpullido raro por todo el cuerpo, no tardas ni un minuto en llamar a tu madre entre llantos. 

3. El sexo de una noche es mucho más apetecible en la oscuridad y con dos copas de más.
Pero cuando te levantas a la mañana siguiente con el maquillaje corrido y la boca seca junto alguien con una ropa interior horrible y menos atractivo de lo que recordabas. Ahí es donde te planteas seriamente dejar de beber (aunque si se ofrece a traerte el desayuno, puede que no te importe quedarte un poco más). 

4. Te has pasado la mayor parte de tu vida estudiando para conseguir convertirte en lo que quieres ser.
Ahora, te ves sentado en la oficina día tras día, en frente de una pantalla que te recuerda lo monótona que es tu vida y lo terriblemente cerca que está la muerte. ¿Así es como quieres vivir el resto de tu vida? Después de pensar eso, sales a calle y te haces una selfie frente a unas palmeras con el hashtag #lovemylife. 

5. Seguramente te estás riendo —y sintiendo un poco identificado— al ver estos vídeos
Sin embargo, no es nada gracioso cuando te está pasando a ti. Y, de hecho, casi siempre es un poco penoso.  

Más i-D:

Cómo nuestra generación está dejando de ser tan materialista

Explorando la insólita obsesión de la cultura pop por la sobriedad

Credits


Texto Raquel Zas