Vivienne wears dress Andreas Kronthaler for Vivienne Westwood autumn/winter 17. Crown Vivienne Westwood autumn/winter 17 ecotricity. Shoes Vivienne Westwood archive. Andreas wears hat, skirt and boots Andreas Kronthaler for Vivienne Westwood. Trousers Andreas' own.

vivienne westwood y andreas kronthaler están usando la creatividad para salvar al mundo

El querido dúo de diseñadores, esposo y esposa, son fotografiados por Tim Walker para nuestro 'The Creativity Issue de i-D', discutimos con ellos la moda, el activismo y cómo cambiar al mundo. El mensaje de hoy es el CAMBIO.

por Matthew Whitehouse
|
08 Mayo 2017, 3:59pm

Vivienne wears dress Andreas Kronthaler for Vivienne Westwood autumn/winter 17. Crown Vivienne Westwood autumn/winter 17 ecotricity. Shoes Vivienne Westwood archive. Andreas wears hat, skirt and boots Andreas Kronthaler for Vivienne Westwood. Trousers Andreas' own.

"Ahora bien -empezó Vivienne, con su pronunciado acento de Derbyshire, sólo interrumpido por los bocados de ensalada. "¿Conoces mi mapa?, ¿mi mapa rojo y verde? Es lo mejor que he hecho en mi vida". Estamos sentados entorno a la mesa de comedor del estudio que tiene Tim Walker en Bethnal Green, y la mujer que le dio al mundo Seditionaries, Punkature y Mini-Crini explica que su mayor logro ha sido, bueno, ninguna de esas cosas, sino más bien un pequeño mapa que señala cuáles áreas de la tierra se volverán inhabitables si los aumentos estimados en la temperatura son correctos. Hay que admirar la tenacidad de todo ello.

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: justify; font: 8.5px 'Avenir Light'}

El mensaje es -si no lo has entendido- cambiar. Cambia a la energía verde. Cambia a los seis más grandes proveedores de energía por algún otro. Cambia tu forma de pensar, consumir y vivir. Se trata de la continuación del trabajo que comenzó, en parte en 2005, cuando Vivienne se encontró con una entrevista al ambientalista James Lovelock, quien afirmó que para finales de siglo sólo quedarían mil millones de personas debido al calentamiento global. El simple horror de la imagen -las familias nómadas, luchando por encontrar comida- motivo a la diseñadora a tomar acciones. Desde entonces, la creencia en el aprendizaje y la cultura, combinada con un desdén por el consumo indiscriminado, ha sido un tema recurrente en todas las colecciones de Dame Viv. De hecho, da la impresión de que es lo único que la sigue estimulando con respecto a la moda. "Eso es a lo que yo llamo creatividad", dice Vivienne, que si no es la mujer inglesa de setenta y cinco años más famosa del planeta, es con certeza la mujer de setenta y cinco años más visible que sigue haciendo campaña por un cambio radical. "Tratar de comunicarse a través de algo representativo -una imitación de la realidad-, eso es el arte. Así es como entendemos el mundo, de lo contrario ya no podríamos saber lo que pasa más que a través de la intuición, como los animales. Creo que es lo más creativo que he hecho en mi vida".

A Vivienne hoy se le ha unido, al igual que en los últimos veinticinco años, su esposo Andreas Kronthaler. Siendo tanto codiseñador como director creativo de la marca, Andreas forma parte de la historia de Vivienne Westwood de manera mucho más importante de lo que se dice que lo fue Harris Tweed (una única colección en 1987) o el punk (un par de años de apogeo). Da la impresión de que, de alguna manera, se siente aliviado de que ella sea la más conocida de los dos, independientemente de lo que su regularmente fantástico sentido del vestir pudiera habernos sugerido. Pero desde que una reestructuración dio como resultado que la ex marca Vivienne Westwood Gold Label fuera renombrada como Andreas Kronthaler para Vivienne Westwood en febrero, el guapo nativo de Tyrol ha sido puesto bajo la luz de los reflectores, algo que su importancia dentro de la marca exige. "Ciertamente, es una parte importante de la vida, la creatividad o el arte o como sea que se llame -reflexiona con un tono austriaco sincopado-. Es parte de la vida, tan necesaria como cualquier otra cosa".

Más de i-D: Vivienne Westwood es la última verdadera rebelde de la moda.

Con Vivienne utilizando cada vez más el activismo como un medio de expresión, a través tanto de sus colecciones como de sus lanzamientos tales como la vertiente de la marca Climate Revolution, Andreas prefiere utilizar el diseño como vehículo para examinar su propio lugar en el mundo. "Estoy cuestionando todo lo que hago -dice-. ¿Necesitamos otro par de pantalones como éste u otro vestido como ése? ¿El mundo realmente necesita eso?". ("Bueno, yo digo '¡no!'", insiste Vivienne enfáticamente). Él menciona una salvedad: "Si realmente lo pensé bien y decidí que tiene algún significado. Si significa algo para , si es algo que creo que está haciendo del mundo un lugar mejor o un lugar más bello, entonces estoy bien con ello. Pero me estoy cuestionando cosas como éstas. Y creo que eso es lo que mucha gente está haciendo". Ambos ven los paralelos entre la creatividad de ahora y la de los años treinta, cuando la inseguridad económica y social de los años de entreguerras condujo a alcanzar un punto muy alto en cuestión de innovación: aviones, automóviles, la Bauhaus, la Wiener Werkstätten. "Fue una época increíblemente intensa -describe Andreas-. Por lo menos en Europa. Hubo un desarrollo muy extremo, y tal vez en este momento estamos en una situación similar. Políticamente parece un poco similar, tenemos estos dos bandos y todo va por ese rumbo".

Para Vivienne, la única manera de avanzar es escaparse de lo que ella llama el "sistema financiero putrefacto", una infame alianza de bancos, corporaciones y políticos cuyo trabajo es servirle a la gente en el poder, mientras que el resto del mundo se va al infierno en una carretilla. Ella tiene el objetivo de que la mitad del país se cambie al uso de energía verde en los próximos cinco años -algo que considera que podría enviar un mensaje antisistema mucho más fuerte que el voto- ,y ya ha empezado a ver los desfiles de moda de su marca como ejercicios de protesta en contraposición a sólo ejercicios de venta (el desfile otoño/invierno 2017 de enero llevó el nombre del proveedor de energía verde Ecotricity). "Realmente le daría poder al pueblo -explica-. Por eso usamos coronas en el último show. En la primera corona escribí: '¿Quiénes son nuestros gobernantes?', y el punto es que nosotros somos nuestros gobernantes. Sólo es una corona de papel, pero si cada uno de nosotros lleva una significa que, ya sabes, ¡estamos gobernando al mundo!". Sólo cuando haces un recorrido a través de las primeras décadas de activismo y moda de Vivienne -rebelándose a través de la ropa en el 430 de Kings Road; sacando inspiración de la historia para la colección Pirates; moldeando silenciosamente lo que más tarde evolucionaría en el proyecto Climate Revolution- , te das cuenta de que sus razones para hacer cualquier cosa a lo largo de su vida siempre han sido las mismas: quiere entender al mundo por su propio bien y usar ese conocimiento para mejorar las cosas, sin importa lo sacrílego que eso pueda sonar.

"Si la gente realmente quiere ser creativa, debe leer un libro, dar un paseo por el campo y tratar de averiguar cuáles son los nombres de algunos de los árboles - dice-. Comienza a tratar de entender el pasado. Si lo haces, empezarás a seguir tu más profundo interés. Tal vez en este momento no sepas cuál es, pero lo descubrirás". Quién sabe, incluso podría ser lo mejor que hayas hecho en tu vida.

Más de i-D: 10 maneras de salvar el mundo con Vivienne Westwood.

Credits


Texto Matthew Whitehouse
Fotografía Tim Walker

Arreglo Rozelle Parry @ Le Management. Vivienne y Andreas llevan ropa y accesorios Vivienne Westwood otoño/invierno 2017.