las increíbles fotos de las pandillas de chicas motociclistas de carolina del sur

La fotógrafa June Canedo volvió a su ciudad natal de Myrtle Beach, Carolina del Sur, para documentar a las mujeres de color afianzando su postura ante una cultura históricamente masculina y blanca.

por Alice Newell-Hanson
|
22 Mayo 2017, 3:05am

"La representación no es suficiente", dice la fotógrafa June Canedo. "Es muy importante, pero estoy empezando a entender que no es suficiente. También necesitamos saber que esas imágenes de personas de color y la cultura del sur que estamos viendo no provienen sólo de algún tipo blanco que no es de ahí". Habiendo crecido en la zona rural de Brasil y luego en Carolina del Sur como hija de inmigrantes, June dice que no tuvo ningún modelo a seguir en fotografía con una formación como la suya. "Quiero asegurarme de que estoy inspirando a otras personas de color", dice.

June se encuentra en Austin mientras hablamos (su acento sureño es más fuerte que cuando está en casa, en Brooklyn, donde también hace fotografía de moda). Está recorriendo el sur con su pareja Blake Myers (también fotógrafo), documentando los rodeos negros y latinos a lo largo del río de Mississippi y hacia el oeste en Tejas. "Siempre ha habido vaqueros negros -dice-, pero a menudo eso queda fuera de la historia".

Más de i-D: Estas skaters feministas de Arabia Saudita usan la música para pedir igualdad de derechos.

Esta semana, se estrena la primera exposición individual de June en Londres en la galería The Printspace, como parte del Festival de Fotografía Independiente. La galería mostrará once fotografías en tamaño real de su serie de retratos de mujeres de 2015 en la Semana Black Bike, una reunión anual de motociclistas en su ciudad natal de Myrtle Beach en Carolina del Sur. La Semana Black Bike se lleva a cabo cada primavera, explica June, justo en la semana que le sigue a la Semana Harley-Davidson de esa ciudad turística -conocida localmente como "la Semana White Bike". "Hay mucha segregación -dice June-, es Carolina del Sur". Pero en los varios viajes que ha hecho desde su infancia, ha notado un cambio. "Más mujeres usan moto ahora -dice-. De pequeña, cuando veía mujeres en moto, usualmente iban en la parte trasera con sus pequeñas faldas volando al viento. Ahora ellas conducen".

¿Mostrar tus imágenes en tamaño natural fue tu decisión o de la galería? Es increíble.
¡Fue decisión de ellos! Supongo que fue debido a que las imágenes muestran algo que usualmente no se ve. Lo mío siempre ha sido eso, siendo de color, a menudo nos retratan en situaciones tristes. Es difícil encontrar imágenes de personas de color disfrutando y haciendo cosas que están asociadas con la cultura blanca. Históricamente, América ha utilizado la fotografía para colocar o mantener a la gente de color en ciertas posiciones. Estoy muy consciente de eso.

¿Por qué decidiste fotografiar la semana Black Bike en 2015 específicamente?
Sólo comencé a tomar fotos hace unos tres años y siempre vuelvo al lugar del que provengo -ya sea Brasil o Carolina del Sur. Este fue uno de los primeros proyectos que realicé después de Brazilian Girls [retratos de mujeres en las playas de Brasil]. Es curioso porque ahora la gente está muy interesada en ellos. Hace unos años, a nadie le interesaban. Es fascinante ver esta cultura muy específica de imágenes -y esta aceptación de las personas de color y de nuestras culturas- difundiéndose en Instagram y en la vida real. ¡Es impresionante ver el cambio! Honestamente, se debe a que la gente de color ahora está en posiciones en las que podemos acceder a la tecnología y el equipo y los programas como Photoshop y aplicarlos a nuestras propias culturas. Lo que está dando como resultado muchas imágenes hermosas.

¿Cuál es tu estilo cuando haces fotografía documental? ¿Cuánto hablas con tus modelos?
La cámara es secundaria en mis interacciones con la gente. Siempre me acerco a alguien de manera conversacional. Digo algo como: "¡Dios mío, te ves increíble!, ¿de dónde sacaste ese cinturón? ¡Es perfecto!". Entonces, si hay química, les pido que dejen tomarles una foto. Mantengo mi cámara colgada a la espalda hasta que me dan permiso. Todos en mis fotos están mirando directamente a la cámara porque tengo una buena compenetración con ellos antes de tomar la foto. Me gusta que me den una parte de sí mismos. Al final del día, la imagen se hace a través de mi lente, pero no quiero imponerme.

Más de i-D: El skateboarding no es solo para chicos. 

¿Qué tipo de conversaciones tuviste con las mujeres en la Semana Black Bike? ¿Qué las atrajo a la cultura motociclista?
Es una tradición. Esta Semana se ha estado llevando a acabo desde mucho antes de que yo apareciera en la escena. Cuando yo era pequeña en Myrtle Beach, la Semana Black Bike estaba en la cúspide de su existencia. Realmente esta muy de moda. Cada año, gente como Snoop Dogg y DMX asisten a esta Semana. Era algo salvaje y un poco ilícito. Luego, lentamente, a través de una combinación de personas que pueden pagar viajes a cualquier lugar y el aumento de la vigilancia policial, se ha vuelto más familiar. Realmente es muy tranquilo. Y los chicos ya no están tan interesados en ello, es una especie de cultura en extinción. En su mayoría mi conversación con las mujeres fue sobre ese cambio.

¿Qué te hizo querer concentrarte específicamente en las mujeres de la Semana Black Bike?
Antes, las mujeres por lo regular iban en la parte trasera de las motocicletas. Lo recuerdo específicamente, porque sus atuendos eran impresionantes. Las veía de camino a la escuela por las mañanas, un grupo de motociclistas se detenía en un semáforo, y todo lo que alcanzabas a ver era su cuerpo. Siempre estaban en la parte trasera. Pero cuando volví, en estos últimos años, muchas mujeres están conduciendo sus propias motos y tienen sus propios grupos de motociclistas, conformados exclusivamente por mujeres.

¿También ha cambiado su estilo?
El estilo de principios de los años 2000 definitivamente sigue presente. Esa época fue el pináculo de la Semana Black Bike, y debido a que a los jóvenes no les interesa mucho, todas estas personas que hace diez años eran adolescentes siguen asistiendo, sólo que ahora son mayores. Todavía se parece mucho a los primeros videos musicales de Ashanti.

¿Cómo responden los residentes de Myrtle Beach a las dos semanas de motociclistas?
Myrtle Beach ama la Semana Harley-Davidson porque trae dinero a la ciudad. Pero Myrtle Beach es muy racista; la Semana Black Bike no es bien recibida. Mucha gente blanca habla pestes diciendo lo horrible que es. Es el sur profundo. Todavía es muy obtuso.

Más de i-D: Fotografiando a los jóvenes motociclistas del underground de Londres.

Como dijiste, tus proyectos a menudo vuelven a tu lugar de origen y abordan cuestiones sobre identidad. ¿Qué tan consciente es eso? ¿Y cómo lo equilibras con el trabajo editorial?
A veces odio a admitir esto, pero me encanta la fotografía de moda y trabajar en proyectos editoriales. Pero al volver a Brasil o Carolina del Sur mi intención es reconectarme con lo que realmente me interesa: mi cultura, lo que conozco. Estoy muy enfocada en asegurarme de que mis proyectos, al menos para los próximos meses, estén todos basados en la cultura sureña. No me he dado tiempo suficiente para aprovechar al máximo el acceso que tengo a material increíble. La mejor manera de documentar esa cultura es perteneciendo a ella y teniendo conocimientos previos de ella. Es muy importante no sólo ver esas imágenes, sino también saber que esas imágenes provienen de alguien que salió del sur o de la pobreza o de circunstancias paupérrimas. Para mí, mientras crecía, no sólo no hubo representación alguna en las revistas, sino que también, si es que alguna vez la hubo, las imágenes fueron tomadas por tipos blancos. Habría sido muy especial para mí ver una hermosa imagen de alguien de color, y saber que esa foto había sido tomada por alguien originario de ahí que además alcanzó el éxito.

Me encanta leer tus frases honestas acerca de la representación en Instagram.
Es que, ¡soy brasileña! Mi mamá es una de catorce hermanos. Si no levantas la voz, nunca serás escuchada y nada se arreglará. El Internet es sólo otra plataforma para ser yo misma.

i-p-f.org

Credits


Texto Alice Newell-Hanson
Fotografía June Canedo

Tagged:
Black Bike Week
Cultură
June Canedo
entrevistas de fotografía