'raves', fetichismo y devon aoki: recordamos la moda de 'the fast and the furious'

Las tendencias más populares de 2017 reunidas en una película que se estrenó hace más de 15 años.

|
ene. 16 2017, 4:37pm

¿Qué obtienes cuando Vin Diesel, Paul Walker y Ludacris se unen para conducir por un aparcamiento de varios pisos? Una franquicia multimillonaria de películas que lleva 15 años en nuestras carteleras.

Vin Diesel y el resto de la banda se están preparando para estrenar la octava entrega de la serie este año. Siendo que cada capítulo es más exitoso que el anterior, resulta fácil olvidar que las primeras películas de esta amplia serie no tuvieron tanto éxito en taquilla. Las tres primeras películas —The Fast and the Furious (2001), 2 Fast 2 Furious (2003) y The Fast and the Furious: Tokyo Drift (2006) —fueron, a falta de una palabra mejor, bastante arriesgadas.

Las películas trataban sobre rebelión, estafas y subcultura (temas bastante actuales, ¿verdad?), y los personajes iban vestidos con una mezcla extraída de las comunidades marginales de punks, ravers, sádicos y masoquistas. 15 años más tarde, esas partes de la subcultura han regresado a la primera línea de la moda.

Después de todo este tiempo, quizá sea hora de que concedamos a the Fast and the Furious el crédito que merece. Podría incluso afirmarse que aquellas primeras entregas de la serie abanderaban algunas de las tendencias más destacadas de la actualidad. ¿No nos crees? Echa un vistazo a lo siguiente.

La ropa fetish se vuelve mainstream

2 Fast 2 Furious nos presentó a la varias veces protagonista de nuestra portada i-D Devon Aoki como la corredora Suki. Fue su primer papel importante en Hollywood y, dadas sus credenciales en el mundo de la moda, la diseñadora de vestuario Sanja Hays confió a la modelo las prendas más futuristas del filme: desde pantalones de cuero abiertos hasta faldas de corte bajo que enorgullecerían a McQueen.

Actualmente, la moda fetish está más en boga que nunca y sospechamos que hay miles de personas que echan de menos los pantalones de Devon cada vez que aparecen inevitablemente en su página "explore" de Instagram.

El aumento de la popularidad de la moda fetish puede atribuirse (en parte) a nuestra recién descubierta disponibilidad colectiva para hablar sobre nuestras desviaciones sexuales y, por extensión, sobre la ropa que las acompaña. Por supuesto, Internet también ha desempeñado un importante papel: la comunidad BDSM es más accesible que nunca a través de herramientas como Tumblr e Instagram.

Considera, por ejemplo, la enorme popularidad de los vestidos de látex de Atsuko Kudo, o de los arneses de cuero de Zana Bayne. Los vaqueros abiertos de Y/Projects incluso han atraído a la generación Vetements y han conseguido que abracen las prendas fetish. Conforme los diseñadores de moda ahondan cada vez más en lo underground en busca de inspiración, podemos esperar que el cuero ajustado con encaje y el látex brillante permanezcan en las pasarelas y en las alfombras rojas.

Cuanto más alto, mejor

En 2 Fast 2 Furious, Eva Mendes era la agente de incógnito Mónica Fuentes y, a pesar del arriesgado trabajo de su personaje y su falta de tiempo libre, Mendes jamás apareció sin un peinado que parecía recién salido de un salón de belleza.

El cardado siempre ha sido un buen barómetro para detectar el estado de ánimo general de la moda. Puede responder a la pregunta "¿se lleva o lo comedido o no se lleva?". La moda siempre ha oscilado entre el minimalismo y el maximalismo y eso se aplica a todo: a las prendas, al maquillaje y a los peinados. En los 80 se llevaba lo excesivo y lo único más grande que los peinados eran las supermodelos que los llevaban. A medida que el minimalismo regresó al mundo de la moda en los 90, los peinados se desinflaron: se llevaba el pelo liso o bien estirado hacia atrás en una tirante coleta.

Ahora que las supermodelos han vuelto (en esta ocasión rebautizadas como "instagirls"), parece que los cardados también. Su bienvenida se produjo en la temporada primavera/verano'17 y puede atestiguarse en dos potentes figuras de la moda: Jeremy Scott y Rihanna. La colección que Scott diseñó Moschino trajo de vuelta el peinado tipo "reina de la belleza", mientras que la versión de Riri ―inspirada en María Antonieta― nos transportaba al siglo XVIII. Convenientemente, algunos historiadores afirman que Antonieta fue la creadora de la tendencia de los peinados abultados.

El regreso del rave


cargo

Los monos de trabajo y los pantalones tipo fueron la seña de identidad de las primeras películas. El personaje de Michelle Rodriguez aparece por primera vez con este tipo de pantalones de tiro bajo, botas New Rock de trabajo y chapas militares. De forma similar, en 2 Fast 2 Furious, Ludacris nunca aparece sin su impecable mono de trabajo. Ambas prendas se están convirtiendo rápidamente en básicos de la moda una vez más.

El resurgir de este tipo de prendas, como si el apocalipsis estuviera a la vuelta de la esquina, está estrechamente ligado a la renovada obsesión por parte del mundo de la moda con la cultura club. Durante la pasada semana de la moda de Londres, ya confirmamos que las colecciones habían "salido de fiesta", con la mayoría de referencias apuntando hacia las raves de los 90.

Más de i-D: Del pub al club en Topman otoño/invierno 2017

Los miembros de la escena rave británica, como los pioneros del techno Altern 8, fueron algunos de los primeros jóvenes que reinventaron la ropa militar. En gran parte fue debido a la naturaleza físicamente exigente de celebrar fiestas en almacenes abandonados, pero incluso a día de hoy el estilo clubbing sigue pareciendo decididamente apocalíptico: la ropa militarizada y futurista de Nasir Mazhar es uno de los principales ejemplos. En London Fashion Week: Mens, el desfile otoño/invierno 2017 de Liam Hodges, celebró las raves ilegales y ―en palabras de nuestro redactor Felix Petty―la colección otoño/invierno 2017 de Gordon Richardson para Topman Design "supuso un guiño a las raves y al techno de Berlín".

Veo Londres, veo Francia...

En una escena crucial de 2 Fast 2 Furious, la agente Mónica Fuentes interpretada por Eva Mendes arrastra a Brian O'Conner (Paul Waler) por un club de Miami con un sujetador de encaje asomando por el escote de su top: esta combinación no ha envejecido ni un solo día. En 2016, los bustiers, los corsés y los sujetadores se han llevado tranquilamente como ropa exterior.

En gran medida, el regreso del corsé se lo debemos a Prada: una tendencia puesta en marcha en su desfile otoño/invierno 2016. Miuccia tomó ese antiguo símbolo de restricción que se utilizaba para ceñir las cinturas de las adolescentes hasta unos impresionantes 40 centímetros e hizo que sus modelos llevaran una suave versión en lino en el exterior de su ropa. Este nuevo estilo introdujo un nuevo y liberado capítulo para esta prenda. Además, también están los sujetadores de cuero de Daisy, que siguen reinventando la lencería visible como accesorio válido y no como el resultado de una fuerte ráfaga de viento. 

Más de i-D: Sobre cómo 'Dirrty' ayudó a cambiar el sexo en el pop

Credits


Texto Isabelle Hellyer