sobre cómo kylie jenner se convirtió en un fenómeno de belleza moderno

Examinando el impacto cultural de Kylie Jenner, la más revolucionaria de las Instagirls y una belleza hiperrealista diseñada para verse increíble en línea.

|
jun. 6 2017, 3:45am

Instagram

A post shared by Kylie (@kyliejenner) on

Este artículo fue publicado originalmente por i-D UK.

Después de haber visto, en sólo seis semanas, cada uno de los episodios de Keeping Up With the Kardashians para una asignación (no trates —te lo imploro— de hacer lo mismo en casa bajo ninguna circunstancia), me considero una experta. El negocio familiar se ha convertido, lamentablemente, en mi negocio.

Cada pequeña evolución en cada una de las siempre cambiantes chicas K es evidente para mí, de modo que ahora sé exactamente qué cambios se han hecho. Cada línea argumental sin sentido me resulta muy familiar. Las he visto llevar a un vagabundo a casa para hacerle un corte de pelo; que les depilen con láser el trasero; que se enojen y se encontenten con Kris, quien es a la vez amorosa y psicótica. Más que cualquier otro cambio, es alarmante ver a Kylie Jenner cambiar de ser una jovencita inocente a ser un aterrador símbolo sexual —al principio imitando, y luego superando por mucho a Kim.

"New face" no alcanza a definirlo.

La transición de belleza de Kylie me hace pensar en un fenómeno del que escribieron en New York Magazine hace varios años, el cual —igual que Kylie Jenner 2.0 superó por mucho a Kim— dejó a todos mordiendo el polvo: lo llamaron "The New New Face". El New Face no se parecía en nada al estiramiento facial de tu abuela ni tampoco a la cara que tenías en tus veinte. Lo que definió el New New Face en el libro de la revista New York Magazine fue una excitante combinación de, en las palabras del autor, "pómulos tipo el Monte Rushmore, [una] mandíbula angular, [una] frente lisa ... piel radiante, cara en forma de corazón... [no] estirada al típico estilo de los estiramientos faciales... [sino] sólo con los rasgos marcados. " El resultado final para el paciente famoso: "¡Una aproximación fantástica!, ¡Una apariencia asombrosa! Lucen como una representación de ellas mismas, hecha por un fantástico artista".

"De repente la gente se volvió adicta a rellenar cada grieta y hendidura que veían en sus espejos de aumento", le dijo un destacado dermatólogo de Beverly Hills a New York Magazine. "Las cosas llegaron hasta el extremo en que tenía frente a mí a alguien diciéndome: 'Quiero que me ponga otro cc de relleno en los labios', y yo le respondía: 'No puedo ponerte más, se está saliendo por el otro lado' ". El rostro del New New Face, con los brazos musculosos de un yogui y las luminosas mejillas de una niña de tres años, fue —afirmó New York Magazine— Madonna. Otras celebridades que supuestamente fueron parte del New New Face son Cameron Diaz, Lindsay Lohan, Renée Zellweger, Rose McGowan y Melanie Griffith.

Más de i-D: Sobre cómo los desnudos de las mujeres han sido comercializados.

"¡Mejora del producto!", describe New York Magazine que dijo el agente de Madge en relación al tema de la apariencia de su cliente. "Sé que son seres humanos con corazones que laten, pero, ya sabes, estas personas son mercancías, y hacerle mejoras a su producto es lo que están haciendo". Lo que nos lleva, claramente, de vuelta a Kylie. ¿De qué otra forma se puede describir la apariencia de Kylie Jenner, si no con la adición de otra desafortunada "nueva mejora"? Su producto ya fue —suponiendo que seas una de las personas que adoran sus kits de labios— mejorado. No es lo que podríamos llamar un rostro Rushmore, con los rasgos marcados. Es poco tradicional. El rostro New New New Face de Kylie podría ser descrito como Instaface; ella lo llama pubertad, lo cual podría ser cierto en parte, pero posiblemente también en parte es mentira.

Ni siquiera estoy segura de que a las Instagirls les interese cómo las ven los hombres tridimensionales tanto como les interesa lograr tener el rostro adecuado para la cámara. Su aspecto es tan exageradamente afeminado que es casi de una mujer drag a otra, lo cual estoy diciendo como un cumplido.

Cuanto menos diga sobre los aspectos raciales de su rostro actual, mejor. Hay otras escritoras mejor calificadas, menos blancas y más astutas; y además, lo que realmente me interesa en este caso específico es la falsedad del mismo. Hacer un rostro tan nuevo que es casi ciencia ficción es, me he dado cuenta, algo muy de 2017. Es una tendencia. No todas las chicas tienen los medios financieros para tal transformación radical: pero pueden aprender a usar un lápiz de cejas, lápiz de labios mate, un kit de contouring y una fuente decente de luz. Es un hobby, como pintar. Estas chicas sirven como celebridades unas de otras —en Instagram, Snapchat, y Tumblr. Ni siquiera estoy segura de que a las Instagirls les interese cómo las ven los hombres tridimensionales tanto como les interesa lograr tener el rostro adecuado —la mejor, más fina y perfecta cara- para la cámara. Al parecer, aunque soy demasiado mayor y por lo tanto no soy lo bastante sexy para saberlo, en gran parte se toman fotos para las otras chicas. Su aspecto es muy femme; pero es tan exageradamente afeminado que es casi de una mujer drag a otra, lo cual estoy diciendo como un cumplido.

Podrías llamarlo belleza por amor a la belleza. No está diseñada para que los hombres la "entiendan". Definitivamente no está diseñada para que los hombres baby boom la "entiendan" —que es la razón por la que Scott Dissick, el cuñado de mediana edad de Kylie, le dice en broma: "Eso es, quieres que tu labio se extienda hasta tocar tu nariz", cuando se está maquillando. ("¿Cuántos años tienes?", exclama después. "¡Porque te ves como de veinticinco! Y tienes ¿cuántos?, ¿diecisiete?")—. La vanidad toma muchas formas aparte de las selfies de las mujeres, y las adolescentes no son más vanidosas de lo que siempre han sido. De cualquier forma, siempre les decimos que son nuestro pináculo de belleza, así que ¿por qué molestarse en culparlas? Ahora, se están esculpiendo a sí mismas para convertirse en algo totalmente nuevo, que es la versión sexy de ellas mismas que todos hemos estado pidiendo, y algo más. Se están poniendo laca a sí mismas como pasa con los alimentos diseñados para ser fotografiados, es decir, como una cosa que no necesariamente fue hecha para tu consumo. Pienso que ser de alto mantenimiento cuando te mantienes a ti misma por ti misma es genial. Las uñas stiletto lo mismo sirven para sacar ojos que para rascar espaldas.

Más de i-D: Esta es la red social que más perjudica tu salud mental.

"Vivimos en la cultura del espectáculo, llena de imágenes visuales", dice la Dra. Nancy Etcoff, psicóloga de la Escuela de Medicina de Harvard, en una entrevista con la publicación canadiense Fashion. "Se trata de: ¿Cómo conseguir una base de seguidores y cómo mostrar tu contribución única? Puede que tengas que llevar las cosas un poco lejos y gritar un poco para llamar la atención... Estamos viendo una exageración del tamaño de los labios y los ojos, la cual crea una mayor sensación de feminidad, ya que las mujeres [particularmente las más jóvenes] tienden a tener ojos y labios más grandes. Estas exageraciones no están diseñadas para verse naturales".

"Cuando tenía 16 años, me corté el cabello y lo teñí de azul —dijo Kylie, del muy específico momento en que decidió hacer la transición a Instakylie—. [Lo cual] creo que fue el comienzo de todo. Después de eso, simplemente me sentí tan libre que quise experimentar con mi look. Pensé que sabía quién era y cómo quería verme, y una vez que lo hice, fue como: 'Vaya, hay un mundo de diferencia'. Simplemente sentí que podía ser quien quisiera ser, y ahora soy gran fan de la experimentación".

Ser famosa y adolescente significa sentirse incómoda, estar consciente de uno mismo, y aún así mantener estándares altos, dado lo cual, por extraña y a veces absurda que haya sido la metamorfosis de Kylie Jenner, es también sólo algo sintomático.

Algo que también ha dicho en un momento mucho privado es: "Si a la gente no le gusta algo me afecta más que cualquier cosa que haya hecho. Todo tiene que ser perfecto", lo que también podría explicar por qué su máscara nunca se cae y por qué en los avances de su nuevo reality show, The Life of Kylie, se ve como un maniquí de sí misma. Ciertamente no es culpa de Kylie Jenner que el haber estado frente a la cámara desde que tenía nueve años la ponga nerviosa. Y tampoco es su culpa el que al parecer crea que las flappers tenían Restylane (textualmente, gracias a mis notas de las seis semanas en que vi su serie: "Sabes que en esa época era, digamos, ilegal beber alcohol. Por eso The Great Gatsby tenía todas esas fiestas" "¿Tenían inyecciones de labios en ese entonces?" "Ni siquiera tenían alcohol, KYLIE". Ella tiene las fotografías de sus tres hermanas mayores —Kourtney, Kim y Khloe— en la pared de lo que llama la "Habitación del Glamour", como su inspiración de belleza, lo cuál debe decirte mucho más de lo que necesitas saber sobre en que punto se encuentra. Siempre es difícil reconocer las cosas que elegimos por nosotros mismos, y las que otros eligen por nosotros —y lo digo en serio.

Más de i-D: La cuenta de Instagram que cuestiona la censura con imágenes de pezones.

"El contouring ha sido implementado durante años en las producciones teatrales y los estudios de fotografía", le dijo Beau Nelson —maquillista de Kristen Stewart— a elNew York Times. "Las sombras exageradas compensan la fuerte luz de la cámara, la cual puede distorsionar las características faciales, razón por la que la técnica funciona bien en las selfies". La gente mayor que se queja de las Instagirls son casi siempre hombres que están furiosamente ansiosos de ser engañados. Las estrellas de cine, a quienes la mayoría de las adolescentes admiran, no evitan y jamás han evitado que les pinten rostros nuevos. Ser famosa y adolescente significa sentirse incómoda, estar consciente de uno mismo, y aún así mantener estándares altos, dado lo cual, por extraña y a veces absurda que haya sido la metamorfosis de Kylie Jenner, es también sólo algo sintomático.

Las Instagirls han convertido su belleza en un arma a través de deshumanizarla y sobrehumanizarla. La piel no sólo está libre de acné, sino también libre de poros; las cejas son oscuras, gruesas y geométricas; el iluminador es holográfico, no líquido. Son androides. A finales del año pasado, apareció una cuenta de Instagram llamada LilMiquela, con una chica que los usuarios no pudieron descubrir. La pregunta no era, como con Kylie Jenner, si sus labios eran reales, o si ocasionalmente realizaba una pantomima racista de mujer no blanca, sino si Lil Miquela era real en absoluto. "En las trece semanas desde que creó su cuenta —dijo The Independent en septiembre—, Lil Miquela ha acumulado 65,000 seguidores. En ese tiempo llevó a sus seguidores a un delirio de confusión sobre si es o no real. Algunos insisten en que es una imagen generada por computadora, otros piensan que Lil Miquela es una persona real a la que le han hecho mucha edición en línea... Mientras que su corte bob marrón tipo peluca, sus pecas perfectamente dibujadas y sus labios carnosos se asemejan a un personaje de los Sims, en su apariencia hay, sin lugar a dudas, una cualidad humana".

No sería difícil editar, se me ocurrió, las últimas líneas para que se aplicaran a Kylie Jenner. Tampoco se necesita mucha imaginación para ver a Lil Miquela como la chica del futuro.

Credits


Texto Philippa Snow