cuando las líneas se confunden: louis vuitton y supreme

Las líneas entre la moda clásica y la urbana se desdibujaron en el segundo día de desfiles masculinos otoño/invierno 2017 en París ahora que Louis Vuitton hizo una colaboración con Supreme, y Dries Van Noten, Rick Owens y Off-White se enfrentaron a un...

|
ene. 20 2017, 11:45pm

Louis Vuitton fall/winter 17

Desde el surgimiento de Instagram, como se verá en los libros de historia, el rostro de la moda ha cambiado. Las irreverentes marcas de streetwear con una afinidad por Martin Margiela han tomado la tarea de su promoción en sus propias manos, haciendo a un lado a la prensa escrita que alguna vez fueran parte integral del sistema de la moda, creando un nuevo antisistema en la industria y estableciendo una agenda completamente nueva. El segundo día de desfiles masculinos otoño/invierno 2017 en París reflejó estos vientos de cambio mejor que nunca, con un nuevo calendario que vio a Off-White -parte del Grupo New Guards, respaldado por Marcelo Burlon, el cual también posee a Hood by air y Palm Angels- en un prestigioso horario de las 11AM, entre las pasarelas de Issey Miyake y Rick Owens. La marca de Abloh es el Acne de la era de las redes sociales. En esos tiempos, la marca sueca era simplemente una marca conocida y asequible hasta que Jonny Johansson decidió elevarla a la categoría de salón parisino. Una década después, Off-White, quizá más conocida por haber engalanado la espalda de Justin Bieber -sigue la misma ruta, sólo que ahora la búsqueda por parte de la vanguardia parisina es parte de un movimiento streetwear compartido por personas como Kanye West, colaborador de Abloh y diseñador de Yeezy, así como también Vetements y Gosha Rubchinskiy. Y así, Abloh hizo uso del edificio elegantemente diseñado de la UNESCO y aprobado por Jonathan Anderson para su desfile femenino Loewe, llenándolo de árboles y hojas y de una audiencia muy íntima, y haciendo desfilar dramáticas siluetas de streetwear con motivos artísticos, lujosas hoodies e intrincadas chamarras tipo bomber.

Off-White otoño/invierno 2017

A pesar de toda su irreverencia en Instagram, las marcas como Off-White aspiran indiscutiblemente a ser parte del sistema, pero manteniendo su aspecto subversivo y juvenil. Sin embargo, ser una marca que es un fenómeno de las redes sociales no es algo que el dinero pueda comprar -incluso siendo Louis Vuitton, quien mejor hizo una colaboración con uno de ellos. Fue el valioso Instagram el que tuvo a las hordas de la moda de culto salivando en el Palais-Royal la tarde del jueves: Louis Vuitton en colaboración con Supreme -el mejor festín de logos de prestigio, aromas de edición limitada y largas filas que estuvieron esperando toda la noche por el evento. Las multitudes se volvieron locas (había, literalmente, una hilera de chicas lloriqueando al ver desfilar una chamarra de mezclilla cubierta con garabatos de LV y Supreme) y también Instagram. Al fusionar su colección con la invaluable marca Supreme, Kim Jones hizo lo imposible: hizo que Louis Vuitton, tal vez la marca de lujo más buscada del mundo, sea aún más codiciada. Éste era el sistema reverenciando al antisistema y siguiendo el brillante ejemplo de las marcas de streetwear. Si los vientos de cambio estaban soplando, se sintieron más como un huracán. Tampoco sería una locura pensar que Dries Van Noten, uno de los últimos héroes de la moda de Virgil Abloh, estuviera fascinado con un sistema de la moda en evolución. Su colección fue la más conceptual de los últimos tiempos, de esa manera modesta y desenfadada los chicos se vuelven locos en estos días.

Louis Vuitton otoño/invierno 2017

Éste fue el desfile número noventa y nueve de Van Noten, y se desarrolló en el sitio donde hizo el primer desfile en su historia en el año 1993, así el maestro belga hizo lo que todos los novatos están haciendo, de cualquier modo: buscó inspiración en los archivos de Dries Van Noten. "La chamarra más antigua que hemos visto aquí es de 1986. La segunda sin solapa", explicó. "No es que realmente quisiera hacer una colección a partir de piezas de archivo. Pero era realmente importante decir: ¿qué queremos llevar con nosotros al futuro?". Buenas adaptaciones, cosas nuevas, nuevos volúmenes. Realmente quería que la colección tuviera un fundamento. Arquetipos de la moda masculina: jeans, un abrigo color caqui, un abrigo azul marino, una chamarra de esquí, un suéter noruego, un suéter peruano. La camisa blanca: ¿qué se le puede hacer a las proporciones?, con botones, clásica, deslavada, sin deslavar", reflexionó Van Noten. Reintrodujo los hombros ampliados de su catálogo anterior, uno de los elementos favoritos de la joven generación Instagram, quienes están estudiando escrupulosamente los archivos de leyendas idiosincrásicas de Amberes, como Martin Margiela, Ann Demeulemeester y Van Noten. ¿Cuál fue su respuesta ante las sudaderas con lemas y logotipos, a las que esa misma audiencia adora tanto? Tops adornados con las marcas de los fabricantes con los que el diseñador ha estado trabajando a lo largo de su carrera, desde Hainsworth -el proveedor de lana para los uniformes reales- hasta la productora escocesa de tejidos Lovat, los especialistas en lana de cordero Marling & Evans y muchos más. Al poner los reflectores en los expertos que emplea, no sólo celebró a los héroes olvidados de la moda, sino que tomó el rol de los nerds de la era de las redes sociales en su propio ámbito.

Dries van Noten otoño/invierno 2017

"Esta temporada no quería jugar con bordados y esas cosas, sino con las formas. Tenía que cambiar el volumen y las siluetas", dijo Van Noten. "Aquí estamos, listos para el futuro. ¡Y optimistas!". Rick Owens compartió ese punto de vista que estaba en concordancia con lo que refirió en las notas que hizo para su desfile "una reacción al último ciclo de mis colecciones, que se trataron acerca de un enfrentamiento elegante del declive físico y ecológico". Continuó: "Puede ser que haya resumido esa sensación de fatalidad en los últimos desfiles y que ahora sea el momento de seguir adelante". Nadie en la moda tiene tanta honestidad y emoción como Owens, y a diferencia de la generación Instagram que lo ama casi tanto como Margiela, no tiene pretensión alguna en su teatralidad, ni un motivo comercial ulterior ni una búsqueda de vanguardismo. Al igual que sus temporadas recientes, esta colección fue una creación pura y una expresión natural de los sentimientos y temores de Owens, expresada en enormes telas acolchadas escultóricas, que en cierta forma parecían corazones humanos. Los comparó con una sensación de protección frente a un mundo al que aún le teme, incluso estando decido a ir en contra de la oscuridad. "Quería que fuera un nuevo comienzo, quería que fuera un comienzo alegre, pero entonces lo vi y todo estaba muy constreñido y acorazado, como preparado para cualquier contingencia, por lo que aún se trataba mucho sobre protección", admitió.

Rick Owens otoño/invierno 2017

"Se suponía que sería acerca del glamour, la ostentación, la extravagancia y la alegría, y de los placeres dionisíacos, pero resultó que aún era sobre el miedo, al menos un poco. Los diseños se trataron sobre la respuesta al miedo en general. Así que es inevitable". Ir a un desfile de Rick Owens en estos días es lo más cercano a asistir a terapia durante el extenuante maratón de la Semana de la Moda, y por ello es también la experiencia más auténtica que podrías tener. Se encuentra tan alejado del circo de las redes sociales de la moda como puede estarlo una marca en estos tiempos, lo que lo hace casi el diseñador más antisistema de todos, aun cuando ahora también es, como dijo recientemente en una entrevista para i-D, parte del sistema. Owens no es parte de ninguna carrera de tendencias o de alguna ola. Es absolutamente auténtico: emocionalmente agudo y eternamente empático. "Quiero que todo lo que hago sea siempre una influencia positiva. Tengo la oportunidad de poner algo bueno o algo malo allá afuera, y esta es mi idea sobre lo que es bueno. Así que es algo muy personal", dijo. "Creo que en general soy optimista, pero también soy muy realista. El mejor consejo que me han dado es: 'La vida no es justa, así que sigue adelante', y lo tomo muy en serio. Te ayuda a recordar ser agradecido por todo y no ser... ¿Cuál es esa palabra que es tan buena? Jactancioso".

Credits


Texto Anders Christian Madsen
Fotografía Mitchell Sams