bae doona es la estrella del cine coreano que viaja por el mundo tomándose selfies

Bae Doona es amada por los Wachowski, por los creadores del cine coreano y por Louis Vuitton. Después de protagonizar la serie Sense8 por todo el mundo, regresó a casa para protagonizar A Girl at My Door, una película compleja sobre una mujer joven y...

|
sep. 18 2015, 7:50pm

Bae Doona está en un Londres particularmente húmedo para promocionar su más reciente película, A Girl at My Door. Ha vivido aquí antes, tras aparecer en Cloud Atlas de los Wachowski. "Me encantó Londres, me gustó mucho, pero no creo que Londres me ame", dice riendo, "porque siempre está lloviendo cuando estoy aquí". Aunque la capital británica insiste en llover sobre la cabeza de Doona, hay mucho amor para ella en todos los demás lugares. La actriz surcoreana de 35 años ha sido durante mucho tiempo una favorita de los cineastas nacionales y ha logrado mayor atención a través de sus apariciones recurrentes en los proyectos de los Wachowski (creadores de The Matrix), incluyendo un papel principal en su nueva serie de Netflix Sense8 este año.

También se le reconoce por siempre ir más allá de los límites. Su primera película requirió que Doona no usara maquillaje, algo que otras actrices no estaban dispuestas a hacer. Ha interpretado a una muñeca sexual con sentimientos en Air Doll y ha abordado desafiantes escenas de sexo en Plum Blossom. Ahora, en A Girl at my Door, el debut del escritor y director coreano July Jung que se estrenó en Cannes este año. Es la historia de Lee Young-nam, interpretada por Doona, una jefa de policía transferida a un pequeño pueblo de pescadores después de algo relacionado con mala conducta sexual con otra mujer. Una vez instalada en la Corea rural, se encuentra envuelta en el drama interno de sus vecinos, mientras la joven adolescente Doo-hee es abusada regularmente por su padrastro y su abuela. Ella acoge a Doo-hee, quien -como la mayoría de las cosas en esta película lánguida y estudiada- no es tan sencilla como parece.

Decidiste aparecer en A Girl at my Door justo después de leer el guión…
Por lo general tengo un problema con mis decisiones, pero esta fue bastante fácil. Solo seguí mis instintos. Estaba en Londres filmando Jupiter Ascending y recibí un correo electrónico de Lee Chang-Dong, el productor de la película, y uno de los cineastas coreanos más famosos. Me sorprendió porque no lo conocía. Así que lo leí, me tomé cinco minutos y le dije que sí.

¿Por qué?
Pude sentir la soledad que experimentaba el personaje. Me encantó la forma en la que July Jung lo escribió; es muy refinado y sofisticado. No es directo, sino inferido. Considero que el director es la parte más importante de una película. Lo más importante para mí al momento de elegir una película es saber quién es el director. 

La película detalla una relación compleja entre Lee Young-nam y la chica adolescente Sun Doo-Hee. ¿Crees que una escritora y directora estaban en mejor posición para explorar las sutilezas de esto?
Puede ser. Yo no lo pienso así. A veces, cuando leo el guión de un director varón, siento que los personajes femeninos están sin acabar. Con éste, pude entrar en personaje con mucha facilidad.

¿Cómo ves la relación entre las dos protagonistas?
No estoy segura de que mi punto de vista sea el mismo que el del director. Es bastante compleja. El personaje tiene un sentimiento maternal hacia Doo-Hee. No lo sé. En el set también estaba confundida. No estaba segura de que mis sentimientos fueran los correctos. Lo que recuerdo fue estar muy, muy sola cuando interpreté a ese personaje, así que cuando veía a Doo-Hee, quería abrazarla, pero también pensaba: "¿Me abrazas por favor?" Es ese tipo de sentimiento. Pero no quiero imponerle a la audiencia mis ideas acerca de la relación, porque es importante que la audiencia la piense por sí misma. 

A los Wachowski claramente les gusta trabajar contigo, pero ¿qué es lo que te gusta sobre trabajar con ellos?
Me gustan los directores que son como pintores. Me gusta que pinten usándome -¿Eso tiene sentido? Dejo que ellos me dirijan.

¿Eso no te hace sentir vulnerable?
¿Vulnerable? No. Algunos actores se quejan de eso, pero, personalmente, creo que los directores son los creadores y los actores transmiten lo que ellos quieren decir. Estoy feliz de ser un lienzo para ellos. Me pueden usar como una herramienta para comunicarle a la audiencia lo que quieran a través de mí.

¿Lograste disfrutar alguna de las ciudades en las que se filmó Sense8?
Fuimos a nueve ciudades en ocho países -asombroso, ¿verdad? Así que cada dos semanas íbamos de una a otra. En realidad teníamos mucho tiempo libre. Había ocho personajes principales y si estábamos rodando en Berlín, el actor alemán era el más activo porque estaba contando su historia. Los demás no teníamos nada que hacer, así que nos íbamos de turistas

Es un poco lamentable que el guía de turismo local para cada ciudad estaba atrapado en el rodaje...
Sí, pero hice mi mejor esfuerzo en Seúl. Después de filmar a las 10 pm, llevaba al resto del elenco en auto por todo Seúl. Hice lo que pude, ¡estaba agotada! Realmente me encantó. Me sorprendió que les encantara la sauna coreana [una sala dividida, donde puedes darte un baño de vapor, puedes beber y bañarte completamente vestido]. ¡Sé que suena un poco raro! En realidad yo nunca había estado allí. Fueron allí por sí mismos.

Has tenido que dominar muchas habilidades para tus películas: ping-pong, tiro con arco y kick boxing. ¿Cuál ha sido el mejor?
Tuve que aprender el lenguaje de señas para una película y español para Sense8. Me encanta aprender algo. ¡Creo que puedo aprender cualquier cosa y me pagan por ello!

Eres una fotógrafa entusiasta pero necesito preguntarte acerca de una foto extraña en tu Instagram... una con una imagen de tamaño real del director Xavier Dolan. Explícame.
A Girl at My Door se estaba estrenando en Japón en ese momento. Alguien publicó una foto de tamaño real mía en Twitter [de la película]. Pensé que tenía que tomarme una selfie allí conmigo misma. Viajé allí -haces solo hora y media de Seúl a Tokio- y tomé la selfie. Luego me encontré a Xavier Dolan. La imagen de tamaño real era de él sosteniendo un trofeo en Cannes así que ¡la tomé para compartir su victoria!

Credits


Texto Colin Crummy