los padrinos de la cultura del fanzine

El legendario skater y artista contemporáneo Ed Templeton y su mujer Deanna nos instruyen sobre la historia del fanzine.

|
07 Abril 2015, 10:05pm

Ed Templeton ha estado fotografiando a skateboarders sangrando y adolescentes besándose desde 1993, en su época de skater profesional. Deanna, su mujer, es una fotógrafa muy conocida que comenzó su carrera retratando la escena punk desde 1985. Los dos, que rara vez van sin sus cámaras, han desarrollado una impresionante obra colectiva. En la última edición de la Feria del Libro de Arte de Los Ángeles se presentaron algunos ejemplos de esa obra, y hablamos con ellos sobre su trabajo y cómo los fotógrafos viven dentro de ellos.

¿Cómo compararías una exposición fotográfica con un libro de fotografía?
Ed Templeton: En realidad puedes contar una historia en una secuencia a través de un libro de fotografías. En teoría, la persona que lo contempla está sentada poniendo toda su atención a lo que tiene ante sus ojos. Es un espectáculo igual de bueno, pero diferente. Nosotros somos raros a la hora de encuadrar, de imprimir y de plasmar nuestro trabajo. Con un libro estás mirando a un trozo de papel, mientras que en una exposición observas un trabajo artístico. Hoy en día hay muchos fotógrafos que tan sólo se dedican a imprimir enormes y brillantes fotografías en las que no se aprecia la construcción que hay detrás de todo ello. Con los viejos fotógrafos, ves absolutamente todo lo que compone cada imagen.

¿Cuáles son sus principales referencias?
Ed: Mencionamos mucho el Raised by Wolves de Jim Goldberg. Es efímero, como las fotografías. Escribe en las fotos o incluye lo que sus alumnos habían escrito, y gracias a eso obtienes mucha más información.
Deanna Templeton: Vivian Maier me emociona. Está en el mismo nivel que artistas como Robert Frank o Bruce Davidson.

Háblame sobre los fanzines que hacen para la feria.
Ed: Boo-Hooray publicó mi fanzine More Profiles to Study, que es una secuela de otro llamado Profiles to Study. Suena muy ridículo dicho en voz alta. No hay ningún significado profundo detrás. Se trata de que tenía tantos perfiles como para hacer un par de revistas de arte. Con Deadbeat Club, un colectivo del que Deanna y yo formamos parte, estamos haciendo uno con personas sosteniendo sombrillas. Después de un tiempo, tengo un gran archivo, así que las clasifico con palabras clave. Después hago estudios tipológicos de las cosas a través de temáticas muy específicas.

Deanna, tu fanzine They Should Never Touch The Ground, ¿está influenciado por una canción de Fugazi que habla de banderas?
Deanna: Empecé a fotografiar a todos esos niños europeos que llevaban banderas de Estados Unidos. Cuando llegué a casa, me di cuenta de que estaban en todas partes.
Ed: Un amigo en común suele hablar con Ian MacKaye de Fugazi cuando vamos a sus espectáculos. Nos dieron pases de backstage, y pensamos que eran de nuestro amigo. Finalmente nos dijo que eran en realidad de Ian. Me puse tan nervioso cuando apareció que sólo pude decir: "Eh, hola, alguien me dijo que te viniera a saludar". Y él respondió: "Oh, Ed Templeton. He leído todas tus entrevistas. Soy un gran fan". Fue una locura.
Deanna: Cuando elegí el título para mi fanzine, que proviene de la canción Facet Squared, se la envié a Ian para que me diera el visto bueno. Él contestó al email diciendo que sí con la canción de fondo, y así fue como la incluimos en el trabajo.

¿Creen que Internet contribuye a que los fanzines pasen de moda?
Ed: Una página web nunca podrá sustituir a un objeto físico. Aunque lo cierto es que este formato ha cambiado mucho desde la idea original, cuando los niños que vivían en medio de la nada querían desarrollar su propia obra artística y lo conseguían gracias a una fotocopiadora.
Deanna: Yo hice el mío con mi impresora de inyección de tinta. Y entonces, un montón de tiendas comenzaron a distribuirlos, algo que realmente contribuyó a conseguir el panorama que hay en la actualidad.
Ed: Ahora los fanzines se han globalizado y mercantilizado. Los hacemos y luego los vendemos a través de una página web.

ed-templeton.com

Credits


Texto Paige Silveria