anthony turner: el estilista más solicitado de nueva york

En el backstage del emblemático show de primavera/verano 2016 de Proenza Schouler, el favorito de la semana de la moda y colaborador de i-D nos contó sus secretos para el mejor pelo.

|
sep. 21 2015, 10:55pm

Anthony Turner dice que lo más difícil de la semana de la moda es no poder conseguir una buena taza de té en el backstage (los estadounidenses no consumen té). "Lo demás es lo esperado. No dormimos mucho, trabajamos todo el día, pero las cosas son así", explica. Y al ser uno de los estilistas de pelo más solicitado en la moda (hace el show de Proenza Schouler cada temporada, ha trabajado en campañas de Alexander Wang, e hizo el peinado -que la hacía lucir como si así se hubiera despertado- de Lara Stone para el 35th Birthday Issue de i-D) no es como si no supiera en qué se está metiendo. 

En el backstage, en la zona de peinado y maquillaje en la sala del show de Proenza en el Meatpacking District, solo dos horas antes del show, las cosas están sorprendentemente tranquilas. Mientras hablamos, los estilistas profesionales del equipo de Bumble and bumble hair de Anthony le llevan modelos para que las apruebe. Él ve rápidamente el cabello sostenido con pinzas de cocodrilo y sonríe o da anotaciones. 

Las trenzas al estilo de Cuba se encuentra con Nueva York en Proenza Schouler

El look para el show es "una mujer latina fuerte y segura", dice Turner. Acaba de explicarle esta mañana el concepto a su tropa con peine en mano, pero fue el resultado de una larga conversación con Jack McCollough y Lazaro Hernandez de Proenza. "Lo mejor de trabajar con ellos es que realmente te involucran en su proceso creativo", dice. Había ido a su estudio en tres ocasiones en el período previo al show, habló con ellos acerca de sus inspiraciones, le cortó el pelo a las modelos y experimentó con diferentes trenzas. "Pasamos por muchas propuestas antes de llegar a este punto. Es ese proceso el que te hace sentir como si estuvieras poniéndole tu esfuerzo".

Es un estilo de trabajo similar a la forma en la que los diseñadores crean sus colecciones. Están constantemente "creando algo hermoso, y luego destruyéndolo", le dijeron a i-D esta semana. Es un diálogo de auto-edición que previene que su ropa parezca exagerada. A Anthony le encanta ese proceso ("Me emociona mucho, por las referencias y las ideas"), y es la razón por la que McCollough y Hernandez lo enlistan cada temporada.

Siempre hay algo improvisado en los peinados de Anthony. Como el peinado perfecto para la regadera. Para la mujer latina de la colección primavera/verano 2016 de Proenza, quería hacer una trenza que se sintiera fresca, y no demasiado teatral, no demasiado parecida a un disfraz de Halloween de Frida Kahlo. "El look se siente muy casero e imperfecto, pero tiene una fuerza", describe. El cabello se jala desde la nuca y luego se trenza, sin trozos esponjados y una especie de raya en medio desordenada. Es fuerte. Se trata de una mujer segura de sí misma". También dejó a cuatro modelos con crops más cortos -incluyendo a las que abrieron el show y que son principiantes en la pasarela, Selena Forrest y Shelby Hayes- y cabello natural.

Shelby Hayes y Julie Hoomans en Proenza Schouler

Los otros dos shows importantes de Nueva York en los que Anthony trabajó en esta temporada, Opening Ceremony y Creatures of the Wind, también celebraron la individualidad. Los chicos de Creatures estaban interesados en la idea de Camden para la primavera, (muy) en concreto: "Una chica que acababa de regresar de Burning Man a Londres y no se había lavado el cabello durante días". Así que Anthony le dio a las modelos versiones que se usan en un festival a su cabello usual, con un swoosh desordenado en la parte delantera parcialmente domesticado por un pasador. En Opening Ceremony, donde un tercio de las modelos eran en realidad bailarinas disfrazadas, Anthony comenzó con la idea del movimiento y dejó respirar el cabello de cada modelo, manteniéndolo "ligero y apto para el aire libre".

Peinado de festival de música en Creatures of the Wind

Pero en la moda no todo es color de rosa, admite Turner. El proceso no siempre es divertido. Le pregunto qué ha aprendido desde su primer show (que fue, ya sabes, la colección de graduación CSM de Christopher Kane), y dice que lo que hay que recordar es: "No te cuestiones demasiado". Y continúa: "Por desgracia, trabajamos en una industria muy negativa... Lo es". (Debo haberme visto poco convencida). "Realmente no escuchas mucho las cosas buenas, pero siempre escuchas las cosas malas. Así que tienes que mantenerte tan firme en tus creencias como sea posible". 

El look super natural de Opening Ceremony

Y cuando no puede cambiar las cosas malas, a veces las dibuja. De vez en cuando en el Instagram de Anthony aparecerá una ilustración oscura garabateada "de personajes extraños en situaciones bastante horribles vestidos con high fashion": un hombre hundiéndose en un pantano vigilado por una mujer con una statement cape, una figura con un pulcro traje a rayas con un pájaro en el lugar de la cabeza. Son parte de una obra de garabatos macabra, al estilo Edward Gorey, en la que el estilista trabaja durante su tiempo de inactividad. Lo ayuda a relajarse. En cuanto al resto de su feed frecuentemente son puros LOL, y que tiene casi 19 mil seguidores: "Instagram para mí es simplemente una extensión de la pared de mi dormitorio en la casa de mis padres donde crecí. No me lo tomo muy en serio". Es más probable que encuentre la inspiración en el mundo real.

Recientemente, Anthony se trasladó a Londres, que, dice, "tiene una actitud vale madrista que se filtra a través de todo, incluyendo el cabello". Tras siete años de vivir en Nueva York, se inspira otra vez por la creatividad de Londres: "¡Ver a todas estas personas en el Bethnal Green, el pub de la clase trabajadora, haciendo cosas dementes con la manera en la que se visten! Londres tiene una sensación de peligro; nunca sabes lo que podría pasar después ... me alimento de eso".

Sigue nuestra cobertura exclusiva de fashion week de primavera/verano 2016

Credits


Texto Alice Newell-Hanson
Fotografía Jason Lloyd-Evans