Publicidad

reviviendo los días de gloria y las boogie nights de disco con bill bernstein

Desde los famosos de la escena hasta los niños reales rockeando, la lente de Bill Bernstein capturó a todos quienes disfrutaron de la magia de la pista de baile de la disco.

por Lynette Nylander
|
04 Diciembre 2015, 5:03pm

Las pistas de baile llenas de humo de los años setenta han sido durante mucho tiempo una fuente de inspiración para los chicos que vinieron después. Todos conocemos las fotografías icónicas de Bianca Jagger llegando a Studio 54 en un caballo blanco; Andy Warhol, Jerry Hall y Halston acurrucados alrededor de mesas cubiertas de champán y una bebé Brooke Shields sentada al lado de una joven Mariel Hemingway. El glamour de los años setenta solo ha crecido conforme se desvanece de la memoria y el fotógrafo Bill Bernstein estuvo allí capturándolo todo.

Se involucró en la escena cuando fue enviado de forma inadvertida a cubrir una noche en Studio 54 para Village Voice, terminó documentando la escena durante varios años, por lo general frecuentando las discos underground de la ciudad y fotografiando a los chicos que eran tristemente célebres en la pista de baile. Ahora bien, objeto de una exposición en Londres y el libro que la acompaña, Bernstein, que vive Nueva York, nos explica el atractivo permanente con todo lo disco y el porqué las cosas nunca fueron las mismas después de la crisis del SIDA.

¿Cómo fueron tus comienzos fotografiando la vida nocturna de la ciudad en Nueva York?
Estaba empezando mi carrera fotográfica independiente en ese momento y estaba haciendo mucho trabajo independiente para Village Voice, y se me asignó una tarea para ir a Studio 54 una noche y ¡era imposible entrar! Te quedabas parado en la calle durante horas y nunca entrabas, así que pensé que sería una buena oportunidad para poder entrar porque tenía credenciales de prensa. Así que me quedé para el evento que tenía que fotografiar y después de que terminó el evento, pensé: "Bueno, ya que estoy aquí puedo ver de qué se trata todo esto". Así que me quedé y me sentí muy atraído por la escena disco.

¿Naciste y te criaste en Nueva York?
Nací en Nueva York, pero me crié en los suburbios. Fue un período de tiempo particularmente emocionante en la Ciudad de Nueva York, era verdaderamente creativo, hubo un momento mágico pero breve, antes de la crisis del SIDA, y la gente prácticamente se quedaba en casa. Hubo un período de cerca de tres años, donde la disco era un fenómeno, había una gran cantidad de creatividad en las propias discos.

¿Qué es lo que más recuerdas de esa época?
La gente se disfrazaba para las discos. No en todas las discos, pero en algunas de las más populares, como Studio 54 y Paradise Garage, la gente venía con disfraces. Se trataba de ser escandalosos, fue un momento de liberación gay, liberación de la mujer e igualdad racial, todos estos movimientos se estaban expresando en la pista de baile. Había mucha apertura y aceptación y fue muy mágico, se manifestó en la pista de baile, eso era lo que estaba viendo. Todos los juicios fueron suspendidos durante ese período; era muy inclusivo, gente queer, gente trans, ese tipo de cosas, eso fue lo que me atrajo.

Toda la fotografía documental que asocias con ese tiempo tiene a las mismas personas. El foco principal de tus fotografías son personas reales dentro de los clubes nocturnos. ¿Por qué elegiste concentrarte en esa gente?
Porque pensé que era la parte más interesante de la escena. Estas personas tenían trabajos de día, tal vez eran meseros o meseras, para poder dormir la mayor parte del día, pero poder estar de fiesta toda la noche; se convirtió en su estilo de vida. Eran los que estaban ahí cuando me iba a las seis de la mañana. Como fotógrafo, a lo largo de mi carrera he trabajado con muchas celebridades importantes y si bien disfruté fotografiarlos en la época disco, esa no era la historia para mí y también la otra cosa es que todo el mundo estaba fotografiando a las celebridades. Pululaban en la mesa de una celebridad y simplemente sacaban la fotografía y pensé: "Bueno, ¿por qué querría fotografiar esa foto solo porque todos los demás la estaban sacando?".

¿Qué crees que la gente obtenía de la disco?
Creo que cuando recuerdas a Nueva York en ese momento, era económicamente difícil, la ciudad estaba casi en bancarrota. Así que creo que la gente estaba buscando una vía de escape y la disco era un escape perfecto. Era realmente algo que te podía atraer para alejarte de la situación económica que estaba sucediendo en ese momento. Podrías entrar en una disco y convertirte en una estrella, incluso si no lo eras en el exterior.

La epidemia del SIDA tuvo un gran impacto en la escena. ¿Cuál era el estado de ánimo cuando la epidemia del SIDA estaba ocurriendo?
La llamamos el cáncer gay. La gente no sabía lo que era, pero sabía que sus amigos estaban muriendo en masa y muriendo muertes horribles. Había muy poca información sobre lo que era o lo que podría ser, así que la gente salía de fiesta como si no hubiera un mañana. Creo que fue a principios de 1981 cuando la comunidad médica básicamente anunció que habíamos descubierto este virus llamado SIDA y que se contagiaba a través del sexo. Había muy poca información acerca de cómo se podría contraer. La gente estaba preocupada cuando la saliva te tocaba la cara, no sabíamos si podíamos contagiarnos por tocar a alguien. La gente se asustó y los homosexuales y heterosexuales y todos se asustaron y mucha gente dejó de ir a los clubes y todo se volvió diferente…

¿Por qué crees que la gente todavía está obsesionada con los años setenta?
Siempre pienso que después de 25 ó 30 años, de repente todos quieren mirar atrás y tratar de entender una determinada época. Ahora puedes verla con ojos frescos y realmente ver todo el panorama. Tenía muchos otros lados, pero la disco fue un fenómeno.

¿Cuáles son algunas de las diferencias que ves en la forma que se vestían los jóvenes en los años setenta en comparación con ahora?
Realmente ya casi no salgo a clubes, pero creo que ahora los jóvenes son más receptivos a la comunidad trans. Es decir, tengo un hijo de 12 años de edad que habla de las personas transgénero y no entiende cuál es el problema. Dos chicos gay se casan, o dos lesbianas se casan, ¿cuál es el problema? En los días de disco, la gente se arriesgaba al ser gay, salías y te podían golpear o matar, incluso si las discos eran un refugio seguro. Ahora, a pesar de que no todos han cambiado su actitud, hemos visto cambios, incluso hace cinco años no era así. Se necesita mucho tiempo para que sucedan cambios serios, ya sabes.

¿Qué fotografía en particular recuerdas haber tomado?
Hay una de una mujer transexual antes de la operación en una fiesta y estaba bailando desnuda, pero estaba cubierta de la cintura para abajo con una especie de tela de seda, o algo así, y estaba bailando y recuerdo fotografiarla. Había básicamente una multitud de gente sentada, viéndola a ella y a sus genitales masculinos incircuncisos asomándose debajo de la tela. Solo recuerdo estar bastante sorprendido porque todos están sonriendo y aplaudiendo y una mujer en la parte trasera levantó el puño en el aire, y a mí, lo que realmente demuestra cierta aceptación y la multitud felicitando con honestidad a esta persona.

En ese entonces también me encantaba fotografiar en las roller discos, se separaban en pequeños grupos y tenían competencias y sacaban sus mejores pasos y luego la otra persona se ponía en medio y hacía su mejor paso y eso siempre era divertido, era una gran exhibición de pasos de baile. Hay algunas imágenes increíbles en el libro, era muy divertido volver después de tanto tiempo de no verlos y hojearlas y encontrar muchas cosas que no había notado antes. 

billbernsteinphoto.tumblr.com

Disco: The Bill Bernstein Photographs se publicó por Reel Art Press. reelartpress.com

Credits


Texto Lynette Nylander
Fotografía Bill Bernstein © Bill Bernstein / Reel Art Press

Tagged:
LGBT+
gay
AIDS
queer
disco
trans
70s
Cultură
sida
VIH
Bill Bernstein